SANTA FE › TRAS EL FRACASO DE LA PARITARIA DOCENTE NACIONAL, QUé PASARá EN SANTA FE.

Idas y vueltas con mucho en riesgo

Después del retiro de la oferta de Nación, Ctera está más cerca del paro para la fecha de comienzo de clases. El nuevo escenario pone más expectativas en las negociaciones con el gobierno de Lifschitz, que continuarán esta semana.

 Por Pablo Feldman

"La Argentina sin clases" que se postulaba en esta misma columna hace una semana está a punto de concretarse. Y como se dijo también, el "sin clases" aludía al "dificultoso inicio del ciclo lectivo" y a parámetros de justicia social. Mauricio Macri está a punto de asegurarlo y sólo le resta saber que harán las provincias después del histórico retiro de la propuesta hecha por el Ministro Esteban Bullrich, que a mitad de semana habia anunciado un 40,1 por ciento para los docentes, dejando estupefactos a los representantes sindicales que tenían esa cifra como expectativa de máxima. Tanto que el 30,1 por ciento que la provincia de Santa Fe había formalizado para sus maestros parecía una miseria, aun cuando los docentes nucleados en Amsafé cobran más que lo que percibirían los de Buenos Aires con el aumento abortado incluido. Lo cierto es que la "doble función" de Sonia Alesso (máxima dirigente a nivel nacional y provincial) la obligará a redoblar esfuerzos para destrabar una situación que de negociación pasó a conflicto y por lo que parece una provocación del gobierno nacional. Como en el dilema del "huevo o la gallina", desde la Nación utilizaron como pretexto del papelón sin precedentes que "cerrar la paritaria nacional entorpecería los acuerdos en las diferentes provincias" y en Santa Fe se especula con "el marco nacional". En ese sentido, lo que parecía una oferta insuficiente comparada con la nacional hasta el viernes, pasó a ser un buen punto de partida, 5 por ciento por encima del techo que puso Macri del 25 por ciento para todas las paritarias. Detalle no menor, a tal punto que "hasta Hugo Moyano quiere parar", dijo a este cronista un dirigente sindical que conoce los movimientos del camionero que la semana anterior visitó la Casa Rosada y se marchó sonriente.

Como en su momento se habló de "los Fernández", ahora ya se habla de "los Bullrich". Y las diferencias no son sólo de orígenes y estratos sociales sino de rendimiento y duración. Más allá del final con pena y sin gloria de Aníbal, y de la deserción de Alberto, ambos ministros sirvieron prolongada y eficientemente a sus Presidentes. En el caso de Patricia y Esteban han batido el récords: en el debut, cada uno a su tiempo, protagonizó episodios difíciles de relatar. La fuga y misterio -jamas se concretó ni se conoció el informe de lo ocurrido en los primeros días de enero- la llevó a Patricia a por lo menos insinuar su renuncia. No fue aceptada, pero esa sucesión de desatinos la acompañará el tiempo que dure en el cargo. Esteban, que se sepa, no presentó su dimisión, y si bien no hay fecha para una nueva reunión con los representantes docentes, el día que eso ocurra tendrá un par de opciones: concurrir con una careta o soportar las carcajadas de sus interlocutores a los que les ofreció el 40,1. En su defensa, hay que decir que alguien de otro ministerio o más arriba le dijo "dale para adelante" y en rigor consiguió el título de todos los diarios que priorizaron semejante oferta a la que por esas horas aceptaba otro grupo de fondos buitres, que dicho sea de paso será más dinero que el que insumirá el porcentaje de aumento a los maestros. Otro atenuante para el joven Esteban es que la suba del mínimo para ganancias anunciado al día siguiente se postergará para el año 2017, con los cual no es solo él es centro de las oraciones y evocaciones de quienes esperaban ese alivio anunciado en la campaña.

Si bien a esta altura el "el modus operandi" no sorprende -anunciar y desdecirse- como ocurrió con la coparticipación a CABA, la leche a 4 pesos a los tamberos o la licitación de bonos más los pronósticos de la lluvia de dólares por la liquidación de los chacareros (que va con cuentagotas), lo grotesco del episodio llama la atención: ¿Quién, y para qué le dijo a Bulrich que ofrezca el 40 por ciento?

La respuesta ofrece variantes pero, para no ceder a la tentación de las teorías conspirativas, es mejor esperar cómo evoluciona la historia. Faltan apenas 10 días para el inicio del ciclo lectivo. En rigor, de lunes a viernes, la semana que se inicia. A esta altura no habrá incio de clases. Lo adelantaron los dirigentes de todos los gremios docentes.

En el caso de Santa Fe, y más alla del buen comienzo de las negociaciones, se agrega el hecho de que la máxima dirigente provincial es a la vez quien lidera el gremio a nivel nacional. Bien podría ocurrir que Amsafé llegue a un acuerdo -ad referéndum de sus bases- con el gobierno de Miguel Lifschitz pero en la Nación, Ctera convoque al paro. Se hace difícil imaginar un escenario distinto en la provincia que el que ofrezca la Nación. Mientras tanto, seguirán las reuniones. Como se dijo aquí también, a diferencia de lo que ocurre con el gobierno de PRO, el Frente Progresista está convencido de que las paritarias son el instrumento idóneo para acordar salarios. El marco legal en Santa Fe es de absoluta libertad para reclamar y protestar sin que se aparezcan policías de civil, como ocurrió el viernes en la sede de Ctera para averiguar quiénes participaban del acto y qué periodistas lo estaban cubriendo. "En coincidencia y continuidad del nuevo protocolo de actuación frente a protestas sociales, estas actividades de espionaje contra las organizaciones populares representan otra expresión de la politica de criminalización de la protesta del actual gobierno", denunció la confederación docente. Un maestro curtido en esas lides le agregó una nota tragicómica: "Es que Patricia no quiere que su sobrino Esteban le arrebate la medalla de oro al papelón".

Compartir: 

Twitter
 

Como dirigente de Amsafé y Ctera, Alesso debe redoblar esfuerzos para destrabar el conflicto.
Imagen: Sebastián Granata.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.