SANTA FE › EL ASCENSO DE PORRETI

Amigo de Corral

 Por Juan Carlos Tizziani

Desde Santa Fe

El ascenso de un amigo del intendente de Santa Fe y presidente de la UCR, José Corral, que operaba con el ex jefe de Policía de la provincia Hugo Tognoli, volvió a dejar a la vista la otra puerta giratoria. Se trata de Diego Poretti, un funcionario inamovible del Ministerio de Seguridad en los últimos dos gobiernos, que ahora pasó al Ministerio Público de la Acusación (MPA) por el decreto 1071/06 del gobernador Miguel Lifschitz que lo designó subsecretario de Persecución Penal en la Fiscalía Regional Nº1 de Santa Fe. Poretti, Tognoli y el juez Jorge Pegassano estaban imputados por un supuesto "allanamiento ilegal" en una razzia en Colastiné Norte, en junio de 2012. Los denunció el fiscal federal Walter Rodríguez al descubrir que el operativo se había realizado sin "orden de allanamiento", "resolución fundada", ni "expediente", por lo que pidió la nulidad y, en febrero de 2014, los imputó y abrió una investigación penal que se frenó al mes, porque en marzo, el juez federal Reinaldo Rodríguez se declaró incompetente. Tras un año de ping pong judicial, la causa terminó en el despacho de un fiscal de la provincia, Gustavo Urdiales, quien intentó desligarse dos veces: primero, se la devolvió a Rodríguez y después, se la mandó a un juez correccional, hasta que en diciembre, la tumbó y pidió su archivo. El archivo de la causa, en el último día hábil de diciembre de 2015 y el pase de Poretti de la Casa Gris a Tribunales se conocieron por informes de los colegas Héctor Galiano y Gustavo Castro. Poretti es otro afiliado de la UCR que salta al Ministerio Público de la Acusación, donde ya fueron designados parientes de tres ex rectores de la Universidad Nacional del Litoral: Mario Barletta (hoy diputado nacional), Albor Cantar (subsecretario de Políticas Universitarias de la Nación) y Juan Carlos Hidalgo. Más otros ex militantes de Franja Morada: el fiscal regional de Reconquista Eladio García y el ex fiscal regional de Santa Fe Ricardo Fessia. Todos llegaron por concursos.

La relación política entre Poretti y el intendente de Santa Fe quedó marcada por dos hechos. En marzo de 2014, cuando Corral descalificó la investigación a su amigo al considerarla un supuesto "exabrupto" del Ministerio Público y estigmatizar a los denunciantes que llamó "fiscales de La Cámpora". Y antes, tras la renuncia de Tognoli y el recambio en el Ministerio de Seguridad, Poretti fue uno de los pocos funcionarios que quedaron en el área, donde hoy sigue como subsecretario de Control de Fuerzas de Seguridad y Agencias de Seguridad Privada. En la gestión anterior, se había desempeñado como subsecretario de Coordinación Operativa.

Al resolver el archivo de la causa, Urdiales admitió que el operativo de Colastiné Norte -que el fiscal Rodríguez imputó a Poretti, Tognoli y Pegassano- se realizó con lo que llamó "inconvenientes", "irregularidades" y "grandes desprolijidades", pero que no eran "causa suficiente para motivar una responsabilidad penal".

"Irregularidades a nivel administrativo existieron (allanamientos simultáneos con escasos datos concretos, un informe erróneo sobre la existencia de motivación formal sobre una entrada a un domicilio privado en concreto, entre los más relevantes) pero no causa suficiente para trasladar esa base fáctica a motivar una responsabilidad penal en concreto", concluyó Urdiales. Y así zafó Poretti, que ahora será su jefe.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.