SANTA FE › AGREGó OTRO CAPíTULO AL CONTRAPUNTO ENTABLADO CON LIFSCHITZ

Macri sigue pasando facturas

El jefe de Estado enrostró una serie de obras encaradas y prometidas por la Nación para la provincia, repitió que el gobernador "es de los que más cuesta trabajar en equipo" y espera que "las cosas mejoren con el socialismo",

El presidente Mauricio Macri le agregó otro capítulo al contrapunto entablado con el gobierno de Santa Fe, y sin recular ni un poco en su reproche sobre la actitud política de Miguel Lifschitz para con él. En otro reportaje concedido a una radio local y en el que se atrevió a pronosticar un crecimiento económico de 3,5 por ciento en 2017, el jefe de Estado enrostró una serie de obras encaradas y prometidas por la Nación para la provincia y, en contraste, reiteró aquello de que Lifschitz es "de los gobernadores con los que más cuesta trabajar en equipo".

"Santa Fe viene de años de no tener diálogo, de no tener un trabajo en conjunto con la Nación y nosotros estamos haciendo 650 viviendas después de 12 años en los que el Estado no las hacía", planteó el mandatario al comenzar una enumeración de inversiones federales en Rosario que, en rigor, algunas las inició el gobierno anterior. "Y después de todo esto -prosiguió- cuando escucho algún responsable del gobierno provincial resulta que todo lo que les pasa y que tiene que ver con su responsabilidad y jurisdicción, hasta el caso de un camino rural, es responsabilidad de la Nación. Y no es así. En vez de querer trabajar en equipo, la provincia está en esa actitud. Tal vez quedaron con el chip de su relación con el kirchnerismo, que también era el responsable de todo", señaló el Presidente ayer en el programa "Todo pasa" de la FM Radiofónica.

El pase de factura presidencial abarcó viviendas, el mejoramiento barrial del plan Promeba, gestionado desde la administración de Cristina Fernández, el financiamiento del ex Movibus, avenida Circunvalación y autopistas. "Estamos haciendo cloacas para que Rosario tenga 100% (de su ejido con esa infraestructura) en 2019. Hay cuatro proyectos integrales de mejoramiento de hábitat en los barrios Villa Moreno, Itatí, Delito, Cerámica. Hemos puesto 125 millones de pesos para terminar el Metrobus zona norte, que reduce un 25% el tiempo de quienes usan ese servicio. Estamos transformando en autopistas las rutas 33 y 34. En 2017 vamos a finalizar (la remodelación de) la avenida Circunvalación", se explayó.

El entredicho a través de los medios entre el líder del PRO y el socialismo santafesino acaparó la escena política de la semana. Aquel acusó a este de mezquindad política, luego de que el rosarino asumiera en una entrevista que no era de los gobernadores predilectos en Casa Rosada. Primero salieron otras espadas del PS a contestar: Antonio Bonfatti, Alicia Ciciliani, Rubén Galassi. Y luego el propio Lifschitz, quien interpretó que a la coalición Cambiemos "le molesta la presencia del Frente Progresista en Santa Fe, en ese esquema tan funcional al gobierno que es dividir la sociedad entre kirchneristas y ellos, como si nada hubiera en el medio".

El titular del Ejecutivo provincial se definió como "crítico con moderación" y explicó que hoy le toca ser así: "No sólo por razones ideológicas, pero el régimen de importaciones está afectando a las industrias de la provincia y dejando gente sin laburo", señaló.

Entonces Macri aceptó reaparecer en un medio rosarino y reiteró la queja. "El gobernador dijo que no es de los preferidos, pero insisto: él es de los que más cuesta trabajar en equipo. Es la forma de ver la política que tiene el socialismo. Yo creo que cada uno defiende sus ideas, la gente elige, pero al día siguiente hay que trabajar todos juntos porque la gente quiere que le solucionemos sus problemas, no le importa si el Presidente es de un signo político y el gobernador, de otro".

Sin mencionarla, también trazó diferencias respecto de la intendenta Mónica Fein: "Con la intendencia hemos trabajado bien: terminamos el Metrobus en forma conjunta, hacemos cosas. Espero que las cosas mejoren y el socialismo tenga una actitud de compartir la responsabilidad y de trabajar en equipo".

Durante la entrevista, Macri describió sus meses de gobierno como un período de "sinceramiento" que "implicó decisiones duras". "Se que hay mucha gente a la que se le ha hecho más difícil el fin de mes, pero no había otra posibilidad en el camino de construir en base a realidades y no a mentiras". El Presidente dijo que "lo más complicado ya pasó" y afirmó que "para este fin de año ya se volverá a crecer: en Rosario se sentirá antes, tal vez, porque está influenciado por el gran motor del campo. Esto nos llevará a crecer el año que viene entre 3 y 3,5 por ciento".

Compartir: 

Twitter
 

"Santa Fe viene de años de no tener diálogo", dijo el Presidente.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.