DEPORTES › UNOS 250 MIL ROSARINOS VIERON EL PASO DEL RALLY DAKAR POR ROSARIO

Muy cerca de los corredores

Sin inconvenientes, la prueba pasó por el puente Rosario-Victoria y la autopista a Córdoba, en la modalidad enlace, lo que permitió al público agolparse al lado del camino para ver de cerca a los competidores. La carrera largó en Río Cuarto.

Alrededor de 250 mil rosarinos contemplaron el paso de los competidores del rally Dakar por la ciudad. Los vehículos partieron desde Victoria, cruzaron la conexión vial con la localidad entrreriana y tomaron la Avenida Circunvalación hasta la bajada de la Autopista Rosario-Córdoba. Circularon en la modalidad enlace, fuera de competencia, por lo que pudieron ser divisados bien de cerca por todas las personas que se ubicaron a lo largo del trayecto. Formalmente, la carrera comenzó cuando las primeras motos llegaron a Río Cuarto alrededor de las 10 de la mañana. Gendarmería Nacional se encargó de la coordinación del operativo de seguridad. El director de la Agencia de Seguridad Vial de la provincia, Gustavo Franco, aseguró que durante la jornada "no hubo mayores novedades y por suerte salió todo bien".

Desde las 4 de la mañana, los vehículos comenzaron a ponerse en marcha al otro lado del río Paraná. Victoria fue el punto de llegada de la primera etapa, la que comenzó el primer día del 2011 con la largada simbólica desde el Obelisco. Todo ese trayecto fue cubierto por ruta, a una velocidad media, mucho menor a las elevadas que obliga la competencia. Las motos fueron las primeras en partir desde Entre Ríos. El español, Marc Comá, fue el primer en hacer rugir el motor de su KTM. De a uno, en soledad, o agrupados en tandas de entre tres y cuatro, los conductores de los vehículos de dos ruedas fueron quienes recibieron los rayos del ardiente sol de domingo que comenzaba a asomar.

Luego de las motos largaron los autos, los cuatriciclos y, finalmente, los camiones, que por su peso y límite de velocidad completan las etapas en un tiempo muy superior al resto de los vehículos participantes. Con tres ediciones encima y ya conocedores de algunos de los corredores, los fierreros ubicados a los costados del trayecto aguardaban el paso de sus favoritos. En los cuatri, el más esperado era el argentino Marcos Patronelli, campeón de la última edición, pero con varios problemas en el inicio del Dakar 2011. En cambio, el español, Carlos Sainz, es uno de los más admirados por todos en la categoría autos. Los argentinos ya lo conocen por sus múltiples participaciones en la fecha del Campeonato Mundial de Rally que suele realizarse en la provincia de Córdoba. Los fanáticos celebraron su paso con gritos, palmas y revoleando remeras.

El operativo de seguridad comenzó unas horas después de la medianoche. Alrededor de 1.200 efectivos controlaron las zonas de paso. Gendarmería Nacional se encargó de comandar las acciones a través de la disposición de cinco puestos y patrullajes móviles. A su vez, la concesionaria de la conexión Rosario Victoria, Puentes del Litoral, reforzó los patrullajes para impedir que los espectadores se detuvieran en las banquinas. En el monitoreo, los gendarmes fueron acompañados por la Agencia de Seguridad Vial de la provincia y otras fuerzas de la región, la Policía de Santa Fe, la Guardia Urbana Municipal, la Dirección de Tránsito y Defensa Civil. La Municipalidad de Victoria instaló 3 puestos sanitarios con asistencia médica, bomberos y un helipuerto en uno de los accesos a las islas.

Los organizadores de la prueba internacional determinaron que dentro de los límites del territorio santafesino no se monten "zonas de espectadores", sin embargo, una multitud se congregó a lo largo de Circunvalación y la Autopista Rosario-Córdoba. Según cálculos oficiales, 250 mil rosarinos disfrutaron de la etapa Victoria-Córdoba, un largo enlace de 556 kilómetros con unos 200 kilómetros de especial, según las categorías, primero de tramos rápidos y después de montaña.

El tránsito por el puente Rosario-Victoria fue normal, sin restricciones para circular. Los conductores tenían prohibido detenerse en las banquinas y en los estacionamientos cercanos al peaje de la conexión vial. Al competir más de 400 vehículos el paso de los competidores se extendió hasta después del mediodía.

La etapa fue ganada por Sainz, quién mira a todos desde arriba en el inicio del periplo de 9.500 kilómetros por paisajes argentinos y chilenos. En motos, el sorpresivo vencedor fue el portugués Rubén Faria, a bordo de una KTM. El checo, Josek Machachek, aventaja en cuatriciclos, categoría que tiene al argentino Sebastián Halpern en un expectante tercer puesto.

Seguramente, la multitudinaria escena volverá a repetirse el último día de la competencia, el sábado 15 de enero, cuando el Mundo Dakar vuelva a circular por Rosario. Como parte del trayecto de la etapa Córdoba-Buenos Aires, los competidores que logren superar la extenuante prueba tomarán la Autopista Rosario-Córdoba hasta la Avenida Circunvalación desde Pellegrini hacia la Autopista Rosario Buenos Aires para llegar, finalmente, al autódromo de Baradero, punto final de la carrera.

Compartir: 

Twitter
 

La gente se agolpó desde las 4 de la mañana a la vera de la ruta, para seguir en detalle las pruebas de los corredores.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.