DEPORTES › EXPIRó EL DERECHO DE ADMISIóN Y EL PANADERO OCHOA VOLVIó A LIDERAR LA BARRA LEPROSA

Un pacto de convivencia bastante frágil

Las distintas facciones de la barra sellaron un acuerdo, que se pondrá a prueba en el partido del sábado. En tanto, Matías Pera y Maximiliano Rodríguez pueden ser procesados, en los próximos días, por la agresión contra Ochoa en septiembre.

 Por Alejo Diz

Al expirar en el mes de enero la restricción judicial impuesta a los barras de Ñuls, los violentos de la popular leprosa retomaron protagonismo el viernes, en cancha de Quilmes, donde se presentó el equipo de Roberto Sensini, y lo harán el sábado en el Coloso del Parque, cuando la lepra reciba a Lanús. La tribuna rojinegra volvió a ser liderada por Diego "El Panadero" Ochoa, quien se mostró en el compromiso ante Estudiantes, aunque las facciones enfrentadas por el poder del paraavalancha del parque Independencia pactaron un acuerdo de convivencia a fines de 2010 que sirvió para descomprimir la tensión estallada el 4 de setiembre último, cuando Matías Pera y Maximiliano Rodríguez expulsaron a Ochoa del estadio a las trompadas.

En aquel partido con Independiente del último 4 de septiembre, Pera y Rodríguez -este último conocido en la popular como "El hijo del Quemado"- tomaron a Ochoa por la espalda, lo bajaron a las piñas y luego una turba de violentos lo tiraron a las afueras del estadio en prendas menores, entre patadas y trompadas, agresión que fue registrada por las cámaras del seguridad del club.

Ochoa denunció en la Justicia a sus agresores por "lesiones y robo", ordenando en consecuencia el juez de Instrucción N 4, Juan Carlos Vienna, la restricción al ingreso a cualquier estadio de fútbol donde se mostrara Ñuls a 23 violentos de la tribuna, identificados por el video de las imágenes captadas por la cámaras del Coloso, como así también por información aportada por la Policía, que luego utilizó para aplicar el Derecho de Admisión a otros 123 irracionales.

Fuentes judiciales anticipan a Rosario/12 que en los próximos días Pera y Rodríguez serán procesados en la causa por la agresión el líder de la barra leprosa, situación jurídica que los alejará por dos años del estadio de Ñuls, de acuerdo a las facultades que otorga la nueva Ley del Deporte para los procesados por hechos de violencia registrados en el marco de un espectáculo deportivo.

La interna en la barra de Ñuls disparada en septiembre tuvo un correlato judicial inesperado por los propios violentos ante la denuncia de Ochoa, lo que llevó a detenciones y límites impuestos por parte de la Justicia que no benefició a ninguna de las facciones en pugna.

Quizá por eso en los últimos días de diciembre los grupos enfrentados se reunieron y llegaron a un pacto de convivencia para el corriente año. El encuentro fue animado por Ochoa, quien el viernes, en chancha de Quilmes, demostró conservar el peldaño más alto de la popular al dirigir el viaje para alentar al primer equipo ante Estudiantes, del que participaron los hermanos Vázquez, Sergio y Daniel, y miembros de la familia Cantero, que ganó repercusión pública por la participación en el ataque el micro de Ñuls que acabó con la vida de Walter Cáceres, tras feroz balacera al colectivo que trasladaba a la hinchada.

A los Vázquez se les endilgaba la autoría intelectual del golpe a Ochoa perpetrado por Pera y Rodríguez, mientras que los Cantero afrontaban la violenta disputa por el poder en la popular dejando en claro la pretensión por arrebatarle el rol de líder a Ochoa.

Pero los Cantero están cercados por la Justicia en diversas causas, los Vázquez no quieren salir del anonimato que encuentran acudiendo al sector de plateas del Coloso y Ochoa se resiste a dejar las riendas de la popular. Estas situaciones llevaron a que las facciones enfrentadas lleguen a un pacto de coexistencia que versa sobre el compromisos de los rebeldes a deponer acciones de violencia al tiempo que Ochoa detendrá sus embestidas judiciales.

Afuera del trato quedaron Pera y Rodríguez, que tras el frustrado intento de desbarrancar a Ochoa perdieron "padrinazgo" en la popular y se encaminan a ser procesados por la Justicia, por consiguiente a ser los únicos que en tiempo más tendrán prohibida la asistencia a cualquier cancha de fútbol donde juegue la lepra. El arreglo por conveniencia entre los violentos se puso en práctica el viernes en cancha de Quilmes y atravesará su prueba de fuego el sábado en el Coloso, cuando el primer equipo del parque Independencia anime ante Lanús su primer encuentro en condición de local.

Compartir: 

Twitter
 

El Panadero Ochoa volvió a la cancha. Se mostró en el partido contra Estudiantes en La Plata.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.