CULTURA / ESPECTACULOS › TEATRO. SE ESTRENA EN EL TEATRO DEL RAYO LA OBRA TODO SE INCENDIO DE REPENTE

Personas enfrentadas al triste final

La obra dirigida y escrita por Paula Valdés Cozzi es un "drama coreográfico" que abreva en distintas artes contemporáneas. La producción general es del grupo Pause. Son seis seres humanos atrapados en un lugar, en situación límite.

 Por Julio Cejas

A partir de hoy y durante todos los domingos de febrero y marzo, a las 21.30; subirá a escena en el teatro Del Rayo (Salta 2991) la obra Todo se incendió de repente, escrita y dirigida por Paula Valdés Cozzi. Esta propuesta considerada por sus responsables como "un drama coreográfico" está enmarcada dentro de las artes escénicas contemporáneas del movimiento y será interpretada por Brenda Adaro, Guillermo Gatto, Aaron Lescano, Malena Salzman, Leandro Simoniello y Alejandra Valdés.

La asistencia coreográfica y la preparación física de este elenco está a cargo de Aylen Ferraris; mientras que Marcia Vitali es la encargada del diseño y la realización de los vestuarios; Alexis Perepelycia es el creador del diseño y la puesta de sonido; Alejandro Guirlanda es responsable de la iluminación y Nicolás Panasiuk trabajó en la parte escenográfica.

La producción general es del Grupo Pause, el mismo que estrenó el sábado pasado la obra Moderna, con la dirección de Sebastián Villar Rojas que aquí colaboró con Valdés Cozzi en la dramaturgia, composición y puesta en escena.

Todo se incendió de repente nació de un deseo personal de la directora, que además de bailarina es docente y coreógrafa de danza contemporánea y artes escénicas del movimiento, en un intento por trabajar desde un fuerte rol externo junto a un número importante de intérpretes.

"Me interesaba la posibilidad del rol de dirección como otra manera de encarar lo que estaba acostumbrada a hacer desde la creación grupal; en ese punto me encontré con personas que estaban en esa misma búsqueda; estudiantes de mis clases particulares que de algún modo me dieron el puntapié inicial para tomar ese rol", comentó Valdés Cozzi a Rosario/12.

Esta dúctil creadora es Profesora Superior de Danza Contemporánea recibida en el Instituto Provincial de Danzas y Expresión Corporal Isabel Taboga; donde forma parte desde el año 2003 del elenco de bailarines del Ballet Estable de Danza Contemporánea de dicha institución.

Estudia actuación con el pedagogo teatral Oscar Medina y la docente y actriz Claudia Cantero y en el 2005; estrena como productora, directora e intérprete la obra de danza contemporánea Habla por mí, que participó en el Festival Internacional de Nuevas Tendencias Escénicas El Cruce y en el Argentino de Danza que se realizó en Santa Fe en el 2008.

"Inmediatamente me ganó el entusiasmo y convoqué al resto del elenco actual; a nivel de la poética que imaginaba y deseaba, la presencia de al menos seis personas en escena era muy importante; el eje compositivo de la obra está puesto fundamentalmente en lo físico, en la potencia del cuerpo a través de la danza contemporánea, sin embargo existe al mismo tiempo un lei motiv literario o narrativo que recorre subterráneamente la obra", plantea la directora.

Con respecto a la estructura dramática de Todo se incendió de repente, la creadora de la idea parte de una trama interna pero no en el concepto tradicional de lo que se entiende a la manera aristotélica. "No se trata de una historia con principio, nudo y desenlace; en esta puesta el final es el principio y los hechos que se suceden no son necesariamente cronológicos o lógicos; juego mucho con la ficción y con los extrañamientos, algo similar a los giros de efecto que se producen en el cine, en películas bizarras y clase B, yo creo que el espectador podrá terminar de armar su historia, cargarla de más o menos sentido de acuerdo a las sensaciones que lo recorran durante la puesta", aclara Valdés Cozzi.

En el proceso de creación y montaje de este singular espectáculo, los seis intérpretes que le dan vida a la obra y su directora investigaron y utilizaron diferentes recursos compositivos pasando por lo coreográfico tradicional como por la improvisación, sirviéndose de la literatura, del cine, de la dramaturgia teatral y hasta de conceptos estéticos de la plástica.

Esta impronta de investigación también se aplicó en la selección del material musical, donde el grupo realizó una búsqueda muy particular que según sus integrantes pasó por "hacer convivir piezas y temas musicales aparentemente irreconciliables".

La directora destacó ante todo la experiencia fundamental que significó el trabajo en equipo y el asesoramiento y la labor de mucha gente, sin cuyo aporte no se hubiese podido concretar este proyecto.

"Es así como me encontré trabajando junto a Sebastián Villar Rojas, escritor y dramaturgo, autor de la nouvelle Para Ongry que ha sido fuente inspiradora o germen de Todo se incendió..., mientras que en la construcción sonora de la puesta trabajé junto a Alexis Perepelycia; en vestuarios con Marcia Vitali; en diseño de iluminación con Alejandro Ghirlanda, en asistencia coreográfica y preparación física con Aylen Ferraris y en escenografía, logística y asistencia técnica con Nicolás Panasiuk; todos ellos, talentosísimos y creativos artistas", agrega la directora.

Todo se incendió de repente es, según sus responsables, un drama coreográfico, una puesta donde el movimiento y la danza se presentan como una posible narrativa, como un discurso con sus propias reglas.

En este drama, seis personas conviven en un mismo espacio, en una suerte de casa post final (real o imaginaria), un lugar del que no pueden irse. Están forzadas a entenderse, a estar juntas.

Precisamente a partir de esta imposibilidad, nace la necesidad de "matar el tiempo, juegan, inventan actividades, a veces se ofenden y se pelean, son seres humanos atravesando un triste final", según palabras de la propia directora.

"Algo ha ocurrido: ¿las fuerzas de la naturaleza? ;¿una catástrofe?, hay indicios de que pudo ser una ruptura amorosa, una pérdida irreparable, una muerte: tal vez, simplemente, alguien sueña y ese sueño es la realidad; aunque nadie lo sepa; aunque todo se incendie de repente".

Compartir: 

Twitter
 

Para la directora de la obra, la presencia de al menos seis personas en escena era muy importante para la dramaturgia.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared