DEPORTES › PASCUTTINI SE FUE PORQUE VOLVIERON A AMENAZARLO

Scarabino en una encrucijada

El presidente de Central definirá en las próximas horas si sigue en el club. En caso de tomar licencia -una versión que toma cada vez más fuerza- sería reemplazado por Marcelo Gastaldi.

 Por Alejo Diz

Nuevas amenazas a José Aurelio Pascuttini pusieron en jaque la suerte política de Pablo Scarabino al frente de Central. El coordinador de las divisiones inferiores del club abandonó ayer la ciudad tras recibir nuevas pintadas difamatorias. Es improbable que el "Coco" vuelva a asumir el cargo en las divisiones menores y con su renuncia también se alejaría el titular de Arroyito, que tiene en sus compañeros de Comisión Directiva a los instigadores de la persecución contra el máximo responsable del proyecto de inferiores. De tomarse una licencia, el hombre elegido para reemplazarlo es el ex tesorero Marcelo Gastaldi. Entre tanto, Paulo Wanchope seguirá su carrera en el exterior al interiorizarse de la situación económica del club.

"Yo le dije a Pablo (Scarabino) que lo iban a traicionar. Y eso es lo que pasó", asumió un directivo canalla que tiempo atrás ejerció un cargo relevante en la conducción. Pero, ¿quiénes son los traidores? "Hay que buscar en los nuevos nombres", apuntó el dirigente. Tras las elecciones de septiembre no hubo grandes movimientos. Entre los principales cargos, la nueva cara es Omar De Fazio, actual protesorero, que fuera acercado a Arroyito por el secretario Gonzalo Estévez y el representante Juan Carlos Silvetti. De Fazio ganó protagonismo en la directiva auriazul por su disposición para colaborar con la tesorería. En más de una ocasión el dinero acercado por el nuevo dirigente sirvió para cubrir urgencias financieras. Pero su inclusión en la conducción auriazul fue erosionando la relación entre Estévez y Scarabino.

Al mismo tiempo, el trabajo de Pascuttini al mando de las inferiores fue afectando intereses de representantes, barras y hasta de algunos dirigentes que ven en el entrenador un obstáculo que impide desplegar "algunas políticas deportivas", de acuerdo al eufemismo que se cita para estos casos. A pesar de los esfuerzos de Scarabino por lograr la continuidad de Pascuttini, ayer el Coco dejó la ciudad por recibir nuevas pintadas difamatorias. Su alejamiento parece irreversible. Frente a este panorama, el presidente evalúa tomarse unos días de licencia o bien renunciar al cargo. Aunque para eso espera la confirmación de que Pascuttini no volverá a trabajar en el club.

Algunos dirigentes esperaban anoche a Scarabino en la sede céntrica de la entidad para interiorizarse de la situación. Pero el presidente no se acercó al club y mantuvo su teléfono celular cerrado, alimentando así los rumores sobre su futuro en la entidad. De dejar el sillón canalla, sus compañeros de comisión resolvieron reemplazarlo con Marcelo Gastaldi, actual vicepresidente segundo, atento a que Juan Dalbes, vice primero, no dudará en seguir el camino de Scarabino.

El que tiene más claro el panorama es Paulo Wanchope. Tras recibir la noticia de que Central no puede afrontar su contrato, ayer el costarricense se negó a entrenar por la tarde, acusando un oportuna gripe. Otro de los ausentes en el ensayo fue Cristian González, aunque el Kily no jugará el domingo en Jujuy contra Gimnasia y Esgrima por estar suspendido.

Compartir: 

Twitter
 

Scarabino no se acercó al club y mantuvo su teléfono celular cerrado. Los rumores sobre su futuro en la entidad crecieron con el correr de las horas.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.