CIUDAD › LOS TAXISTAS CON PLAN PROPIO PARA FRENAR LAS NUEVAS CHAPAS

Tarifa y horarios más estrictos

Habían amenazado con parar el lunes, pero luego decidieron abrir otra negociación con el municipio para evitar nuevas licencias.

 Por Guillermo Zysman y Alicia Simeoni

Tras amenazar con un paro de actividades que iba a comenzar el lunes a las 8, finalmente, titulares de licencias y peones de taxis flexibilizaron su postura y decidieron elevar una contrapropuesta al municipio que incluye, en lugar de agregar nuevas licencias, un cronograma de cumplimiento de horarios para los fines de semana según la patente y la incorporación de choferes eventuales para cubrir la demanda nocturna. Además, reclamaron la elaboración de un estudio "científico y serio" a cargo de la Universidad Nacional de Rosario para detectar las verdaderas falencias de todo el sistema de transporte de la ciudad. El plan B de los tacheros contempló una exigencia reiterada: aumento tarifario para garantizarle rentabilidad al sistema. El ofrecimiento se conoció después de una larga y tensionada jornada en la que se barajó la opción del lock out patronal por tiempo indeterminado.

Antes del mediodía los peones y titulares de licencias llegaron al Concejo. Allí, las cúpulas de las cámaras y el sindicato fueron recibidos por el presidente de la Comisión de Servicios Públicos, el socialista Pablo Colono y los ediles Patricia Lagarrigue (PS) y Fabio Gentili (PJ).

Minutos antes de la asamblea que alrededor de las 2 de la tarde decidió el paro que iba a comenzar el lunes a las 8 de la mañana, tanto los representantes de las asociaciones de dueños de taxis nucleados en Catiltar y en ATTI y el mismo Sindicato de Peones de Taxis habían dicho que no habría "piquete" en Villa Hortensia -donde sesionaba el Concejo por la tarde-, ni tampoco paro, porque los concejales habían asegurado que el tema no se iba a tratar en la jornada de ayer.

Sin embargo, cuando los dirigentes que habían estado con Colono, Gentili y Lagarrigue bajaron del Palacio Vasallo hasta la reunión de taxistas, sobre calle 1º de Mayo, se disparó una fuerte discusión. José Iantosca de Catiltar resumió la postura argumentando que la asamblea es "soberana" y como ellos informaron que la última palabra la tenía el intendente, los taxistas pidieron entonces -y pusieron el paro como mecanismo de garantía- ser recibidos por la Comisión de Servicios Públicos y por Lifschitz.

Iantosca dijo que el conflicto podría destrabarse "si nos ponemos a trabajar en un estudio serio en lo que es el problema del transporte". Tanto el referente de Atti como el de Catiltar explicaron que si hay que aumentar el número de chapas esa decisión debe surgir de un estudio "científico" en el que pidieron que participe la UNR.

"Estamos comprometidos con cuotas de $1200 con el Banco Municipal (en el marco de los créditos solicitados para renovar las unidades). Si se incorporan 500 chapas y nos baja el 20 por ciento de la recaudación (por la mayor competencia), no sabemos con qué vamos a pagar. El chofer de taxi se lleva $1000 o $1100 de sueldo, así que si le bajan el 20 por ciento de qué va vivir" se quejaba Iantosca al tiempo que volvía a reclamar aumento de la tarifa: llevar la bajada de bandera a $2.20 más 12 centavos por cada cuadra recorrida y un adicional de un peso por radiollamada diurna y de $1.80 cuando el servicio se preste durante la noche.

En la asamblea, el titular del Sindicato de Peones de Taxis, Horacio Boix dijo querer aclarar que "como entidad sindical no estamos en desacuerdo con la creación de nuevos puestos de trabajo pero sí queremos que se haga un análisis serio, que se ponga en práctica una reforma de nuestra actividad para ver como podemos solucionar el problema del usuario. Después de ese estudio, si no alcanzan las que hay, ver entonces cual es la cantidad de licencias que se deben largar".

A última hora de la tarde, cuando el conflicto se había agudizado a niveles prácticamente irreductibles, apareció el Plan B. Durante una reunión de la que participaron todos los sectores taxistas se acordó una propuesta alternativa a la entrega de 500 nuevas licencias: un cronograma de cumplimiento para los fines de semana de acuerdo a la terminación de la patente (los días pares saldrían los coches con chapas pares) más la incorporación de choferes eventuales para cubrir la demanda nocturna.

Según precisó Cesca estas propuestas ya habían sido consensuadas por los partes "pero la decisión de agregar chapas cortó el diálogo". De todas formas el referente de ATTI aclaró que los patrones y peones insistirán en reclamarle a la Municipalidad que se revise todo el sistema de transporte (taxis, remises y colectivos) además de exigir un aumento de la tarifa.

El intendente se encontraba anoche en la localidad bonaerense de Morón participando de una reunión de Mercociudades. Estuvo al tanto de las novedades que se fueron generando durante la jornada a través de contactos telefónicos con sus colaboradores. Según pudo saber este diario, en la intendencia apuestan a conseguir consenso político con las fuerzas mayoritarias del Concejo antes de enviar un mensaje al cuerpo propiciando que 500 nuevas unidades circulen por las calles de la ciudad.

Compartir: 

Twitter
 

Los taxistas en el Concejo con los ediles que integran la Comisión de Servicios Públicos. Quieren "un estudio serio de la universidad" que detecte las falencias de todo el transporte.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.