CULTURA / ESPECTáCULOS › TEATRO CHRISTIAN ALVAREZ, DELEGADO GREMIAL DE ACTORES ROSARIO

"Debe valorarse el trabajo de actor"

"El sindicato es el ente que puede representar y defender
a los actores", señala el dirigente gremial rosarino, quien
revaloriza la puesta en funciones de la delegación local.

 Por Julio Cejas

Soplan vientos de cambio en el ámbito teatral rosarino y el retorno de la delegación local de la Asociación Argentina de Actores (AAA) es una señal que apunta a dignificar la profesión actoral. Como ya lo adelantara Rosario/12 en su edición del domingo pasado, uno de los flamantes delegados gremiales recientemente elegido, el actor Christian Alvarez, accedió a trazar un panorama de lo actuado en diferentes asambleas del gremio de actores.

"A mediados de setiembre de este año -plantea Alvarez- se llamó a una reunión en la que nos enteramos algunos pocos de la convocatoria proveniente de la Secretaría del Interior de la Asociación Argentina de Actores, donde se planteaba la posibilidad de la reapertura de la Delegación Rosario". La movida estaba encabezada por la rosarina Patricia Martinelli, actual delegada general de la delegación local que reside en Buenos Aires y que tenía contacto fluido con los actores rosarinos a partir de sus viajes permanentes a la ciudad.

A partir de esa gestión y la decisión política de la A.A.A de reabrir la delegación que se hallaba cerrada desde hace 10 años nace la decisión y la posibilidad de volver a recuperar la obra social, uno de los bastiones del sindicato. "Al perderse la delegación en su momento, la Obra Social de Actores (OSA) perdió bastante fuerza en el interior -planteó Alvarez a este diario-, en los últimos años se realiza un convenio entre Actores y el Sindicato Argentino de Técnicos de Televisión (SAT) por lo que la cobertura para los actores de la obra social fuera de Capital Federal es directamente a través del SAT.

En diferentes reuniones se pulsa para ver quién tenía ganas de hacerse cargo de esto y entonces tomamos la posta con Patricia Martinelli, Mariana Brarda, Daniel Lanceros para abrir la delegación a partir del reconocimiento por parte de la delegación central de que existía una cantidad determinada de dinero; producto de las retenciones realizadas a los actores locales por parte de la Municipalidad en estos últimos años".

Los integrantes de la nueva Comisión Directiva eran concientes de que esos aportes quedaban en Buenos Aires y nunca volvían a Rosario lo que impedía cualquier accionar para reabrir la delegación. "La conducción reconocía esas retenciones a partir de 2005 hasta la fecha, con ese dinero se podría reabrir la delegación a nivel oficina y estructura, esto se potenció a partir de un encuentro de delegaciones de todo el país donde los compañeros de Córdoba, Mendoza y Mar del Plata dejaron sentado en actas el compromiso de ayudar para que se reabra la delegación Rosario".

Según Alvarez, esta situación se comenzó a generar en el marco de una coyuntura muy importante que se viene dando en el país con las delegaciones del interior, como el caso de Tucumán y Bahía Blanca que se vienen consolidando año tras año.

El delegado gremial de Actores Rosario comentó la particular situación de las delegaciones de Córdoba y Mar del Plata que tienen una actividad fuerte en las temporadas de verano, y en la que los elencos que no son de ese lugar pueden dejar un uno por ciento de esos aportes para que quede en esas delegaciones. Esto significaría un crecimiento económico sustancial para esas delegaciones; si se tiene en cuenta que la mayoría de las grandes compañías de teatro comercial porteño que recalan en esas plazas recaudan cifras considerables que no se destinan para el fortalecimiento de la actividad del teatro de Córdoba y Mar del Plata.

"A partir de esta situación comenzamos a lanzar una intensa campaña de afiliación; a reafiliar a los que son afiliados y lo dejaron de ser al no haber delegación local, logrando formar una comisión provisoria con 20 personas que se afiliaron y nosotros cuatro como integrantes de la comisión directiva".

Uno de los graves problemas que atraviesa el conjunto de los actores rosarinos es la exigencia por parte de las entidades oficiales de facturas para cobrar las funciones o cualquier servicio que se preste.

"A partir de esta nueva situación -plantea Alvarez- estamos en condiciones de poder monotributar para los compañeros que no son monotributistas, ya que para hacer una función para la Municipalidad, la Provincia, el Instituto Nacional del Teatro, o cualquier Fundación hay que presentar factura, nosotros no queremos que facture el actor sino el gremio".

De esta manera el Sindicato sería el intermediario entre los que contratan los servicios de los actores, previa retención de lo que corresponde al aporte sindical y a la Obra social que es el 6 por ciento, retenciones que vuelven en beneficio de actor, generando así trabajo. "Esto apunta a que en cualquier lugar sea valorado el trabajo de los actores como cualquier otro trabajo, eso es lo que queremos hacer entender a todo el mundo", plantea Alvarez.

-¿Por qué la iniciativa llega de Buenos aires y no parte del movimiento teatral local?

-Es un ida y vuelta porque es un objetivo que ellos plantearon y nosotros lo tomamos, el mandato va a ser de acá, esto trae resistencia porque es muy difícil movilizarnos; todavía quedan resabios de otras épocas donde influía lo político-partidario, donde se estaba de un lado o de otro, y también está el tema de lo estético que nos separó, sin pensar que lo que nos iguala es el trabajo.

Partiendo del convencimiento de las posibilidades concretas de trabajo que existen en Rosario, Alvarez va más allá en la autocrítica de los propios actores y su impotencia a la hora de afrontar ciertos compromisos. "Es característica la soberbia que tenemos como artistas y sobretodo en determinados ámbitos de esta ciudad donde creemos que somos el eje de la cultura del mundo, esto en un punto tiene algo de cierto pero también es verdad que somos totalmente amateur porque estamos siempre mirando a Buenos Aires, en todos los órdenes, mientras sigamos así vamos a creer que esta iniciativa de Actores surge por el mandato de Capital".

Los integrantes de la nueva delegación Rosario de Actores intentan capitalizar la necesidad que tiene la conducción nacional de reforzar sus filiales, al haber cumplido ya dos mandatos de una gestión legitimada por los votos de los afiliados del interior. "Paradójicamente -se entusiasma Alvarez- todo pasa por Buenos Aires pero esto no es tan así cuando se necesita la legitimación de ciertos mandatos para continuar conduciendo".

-La tan mentada profesionalización vuelve al tapete...

-Exacto, en la medida que podamos reconocernos como trabajadores que somos remunerados por nuestro trabajo vamos a comenzar a entender la profesionalización desde otro lugar. Durante mucho tiempo nuestra actividad se desarrollaba coincidiendo con los preceptos de Gené: "profesional implica todo aquel que profesa su hacer"; eso es el origen porque en principio no hacemos teatro para recibir plata, pero es un poco inmaduro porque uno sabe que de esto tiene que vivir, necesita tener un marco donde se lo reconozca como trabajador. Hace ya muchos años que en esta ciudad, algunos teatreros viven de su trabajo pero esta situación no se ha extendido al grueso del movimiento teatral ni tampoco a los conceptos que tiene la sociedad acerca de los trabajadores independientes.

Ratificando estos conceptos, Alvarez plantea la necesidad de romper con determinados cánones que exceden lo artístico y que limita al teatro a las funciones en las salas. "El teatro no está solo en las salas, ojalá que las salas te dieran la posibilidad de comer, lamentablemente no se da, pero el trabajo está en los barrios, en la calle a la gorra, en los talleres de teatro, en los lugares oficiales donde se cobra por una función o por dar clases, en las escuelas de teatro, en los bares; los titiriteros son un claro ejemplo de que se puede trabajar y vivir de esto".

Los responsables de la nueva conducción de la delegación local de Actores vienen a ocupar un espacio perdido que resignificará las relaciones entre los actores y las instituciones oficiales. "El sindicato es el único lugar genuino que nos representa, ni la Secretaría de Cultura de la Provincia, ni de la Municipalidad, ni el propio Instituto Nacional de Teatro, nos representan como actores. Lo que tienen que tener en claro no solo los actores sino también los bailarines y coreógrafos que también pertenecen a nuestro gremio es que el sindicato es el ente que te puede representar y defender y que no tenés que salir a pelearla solo, que hay detrás un sindicato con el respaldo de casi 100 años de existencia, con leyes y convenios nacionales que hay que respetar y que son derechos inalienables del actor".

Como muestra del sentido solidario y el espíritu cooperativista que alienta sus acciones, la delegación Rosario de la Asociación Argentina de Actores centraliza sus actividades en el subsuelo del emblemático Centro Cultural La Toma, Tucumán 1349.

Compartir: 

Twitter
 

Alvarez anunció una nueva campaña de afiliación.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.