CULTURA / ESPECTáCULOS › TEATRO. "LA 45. NO VOY A LLORAR, DE ESO YA ME CANSE" VIENE A ROSARIO

Las dos caras de una misma mujer

La obra de Cecilia Propato que se estrena el próximo plantea la historia de Grace y Rebecca, dos mujeres policías que cuidan la entrada de un banco ante la mirada de una monja

 Por Julio Cejas

El próximo viernes a las 22, se presentará en el Teatro de La Plaza (Entre Ríos 1051), "La 45 -no voy a llorar, de eso ya me cansé", obra de la dramaturga y directora porteña Cecilia Propato. La propuesta que podrá verse también el domingo 20 de abril a las 20, llega precedida de una gran expectativa generada a partir de la actividad que la autora ha desarrollado en nuestra ciudad desde el año pasado. Propato que durante cinco años dictó en nuestra ciudad, Talleres de Dramaturgia en el "Centro de Expresiones Contemporáneas" en el marco de el proyecto "El Rojas fuera del Rojas", reestrenó el año pasado "Romancito" dirigida por Carlos Romagnoli, en una propuesta conjunta de los grupos locales "La Escalera" y "Sarna con gusto".

A fines de noviembre volvió para presentar su libro "Guiones para ver y mirar" (Colección Devenires de la Editorial Nueva Generación) en el que participó como compiladora de guiones cinematográficos, incluyendo el trabajo de tres realizadores audiovisuales rosarinos.

"La 45" plantea la historia de Grace y Rebecca, dos mujeres policías que cuidan la entrada de un banco ante la mirada insistente de una monja que observa todos sus movimientos. La vida de cada una de esas mujeres irá entrando en contacto a partir de un móvil en común: la violencia familiar. Según se anuncia en las gacetillas de prensa: "Grace y Rebecca parecieran ser las dos caras de una misma moneda", interviniendo el tema de la violencia masculina a partir de la intertextualidad con `Un tranvía llamado deseo', de Tennessee Williams". De esta manera y a través de un ingenioso juego dramático, una de las protagonistas se identifica con aquella emblemática Stella de la inmortal obra de Williams, prototipo de la mujer maltratada.

Según declaraciones de la propia dramaturga, este texto surge "tomando como punto de partida a tres personajes: dos mujeres policías y una monja vinculados entre sí desde un punto de vista institucional a la violencia y a la represión respectivamente". De alguna manera este es un fuerte condimento que se anuncia desde las sugestivas imágenes del afiche publicitario y que atrae a gran parte de los espectadores que se dan cita desde el año pasado en los diferentes espacios en donde se montó la obra de Propato. "La 45 ﷓no voy a llorar, de eso ya me cansé", se anuncia como un "melodrama que combina a la manera clásica las dosis justas de humor y tragedia, una mirada original sobre una problemática muchas veces silenciada".

Otra de las temáticas que sobrevuelan la estructura dramática de este interesante trabajo es la idea sostenida por la autora que fundamenta la posibilidad de que "una relación amorosa pueda sobrevivir en el lugar menos esperado", dice Propato. Hay una respuesta por parte de una de las protagonistas que asume un rol de protección frente a quien encarna el símbolo de la resignación y la aceptación pasiva frente a la violencia de su pareja.

A partir de esta estrategia dramática, Propato, arremete contra los prejuicios y la discriminación, asumiendo en su propuesta estética un claro compromiso ideológico que pone de manifiesto la falta de claridad de ciertas instituciones que se proclaman defensoras de la libertad y protectoras de la familia en discursos que se contraponen con el accionar cotidiano.

Una vez más el tema de la violencia sacude la escena nacional quizás como reflejo de tantas otras violencias privadas, íntimas y no por eso menos perturbadoras a la hora de trazar un mapa de la sociedad en la que vivimos. "De esta manera también apunto a desarrollar el origen de la violencia a modo de espiral, el micro y macro sometimiento y padecimiento que hace a la víctima ser receptora de un encadenamiento de violencia a lo largo de su vida", explica Propato. Encadenamiento que también a veces la convierte en victimaria sin por ello quitar responsabilidad a sus actos impropios. Analizando las cuestiones paradójicas de su obra, la autora y directora porteña, se permite reflexionar acerca de la elección de sus personajes y el rol que desempeñan en la sociedad. "Grace, una mujer policía, que supuestamente va en contra de los actos agresivos de los sujetos para con una sociedad y que los enfrenta con violencia, a su vez es víctima de golpes y maltrato". La mujer policía es superada internamente por la mujer maltratada debido a que es una mujer que una vez amó a su maltratador."

Dentro de los marcos de investigación que viene dándose la dramaturgia argentina de los últimos años, el cruce con textos clásicos es otro de los interesantes recursos que explora "La 45..."

"Surge paralelamente el punto de vista de Stella, personaje de 'Un tranvía llamado Deseo', como mujer golpeada. De este modo Grace y Stella se miran como espejos, se alimentan una a la otra y se completan , mientras Rebecca, la otra mujer policía es la que toma una postura contra esa violencia", señala la dramaturga.

A la creadora de estos personajes le gusta definirlas como "las dos caras de una mujer o el equilibrio de una mujer", en donde una representa el sentimiento y la otra la razón, mientras una está en una cárcel de violencia cotidiana (Grace), la otra puede ver la situación desde una distancia y tomar el hecho como algo que es indebido y negativo".

Por otro lado los fundamentos que los responsables de esta propuesta artística señalan a la hora de detenerse en los móviles sociales que sostienen el tejido donde se anudan las relaciones conflictivas, son más que alarmantes. "Según la Dirección General de Políticas de Género, en el 2006 se registraron 26.631 denuncias por violencia familiar, durante el 2005 las comisarías de la mujer recibieron 8800 denuncias por maltrato físico. Según un artículo publicado en el diario Página/12, en Capital Federal, se asistió a 3700 mujeres golpeadas y hubo 123 homicidios", dijeron.

El próximo viernes a las 11.30, en el local "Verde que te quiero verde" del Palace Garden, tendrá lugar la conferencia de prensa en donde la autora presentará ante los medios, una serie de propuestas que se anexan a la presentación de su obra "La 45". Allí Cecilia Propato presentará una performance de "La viuda y el amante", un grupo de teatro extrautilitario "que toma todo de todos" y que se integra a partir de un trabajo de la autora en compañía de David Señoran.

En esa misma conferencia donde la autora dialogará con los medios y el público acerca de su particular enfoque de la multiplicidad estética que aborda en sus diferentes trabajos, presentará también el dictado de un Seminario de Dramaturgia. Basado en la escritura a partir de la Técnica de Estallido Dramático, este Seminario se desarrollará por única vez el sábado 19 en el mismo local del Palace Garden, donde se anunciará oficialmente el estreno de "La 45".

El elenco integrado por David Señoran, María Lía Bagnoli y Laura Rojas, contó con el aporte del propio Señoran en la Coreografía, mientras que Alejandro Guiggi y el elenco de La 45 fueron los responsables del vestuario y Marcelo Alvarez de la iluminación. Otro de los atractivos de esta obra es la selección musical basada en los temas musicales de la popular cantante española Bebe.

Compartir: 

Twitter
 

El elenco está integrado por David Señoran, María Lía Bagnoli y Laura Rojas.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.