CULTURA / ESPECTáCULOS

Una megaobra que permite revisitar la poesía de Diz

El tercer tomo de la obra escogida de Hugo Diz, revela una
tarea titánica tanto de la editorial, como del autor rosarino
que originó nuevas versiones de sus poesías más importantes

 Por Roberto Retamoso

La publicación del tercer tomo de Palabras a mano, de Hugo Diz, última entrega de su Obra Escogida, representa la conclusión de un importante esfuerzo asumido por la editorial Ciudad Gótica de nuestra ciudad, tendiente a la recuperación y difusión de la poesía de una de las voces más representativas de nuestro medio. Cuando a mediados de 2003 la editorial dirigida por Sergio Gioacchini se propuso semejante proyecto, su realización no dejaba de vislumbrase como problemática, dado lo extenso de la obra por editar, y el trabajo que suponía escoger, dentro de la totalidad de la poesía de Hugo Diz, aquellos textos que debían integrar estos nuevos volúmenes.

Por otra parte, la selección de textos significó, en concreto, un minucioso trabajo de reescritura por parte del autor, dado que éste no se limitó a elegir los textos que integrarían la nueva versión de su obra, sino que, por el contrario, en múltiples ocasiones generó nuevas versiones de los poemas originales. De tal modo, obra escogida pasó a designar, en este caso, no sólo una versión selectiva de la poesía de Hugo Diz, sino además una versión actualizada. Lo cual revela, como es obvio, la actitud y la concepción a partir de las cuales el autor se permitió volver sobre sus textos, considerándolos como realizaciones relativas siempre sometidas a la posibilidad de corrección y cambio.

Sobre tales bases y principios, entonces, los lectores contemporáneos tienen la posibilidad de descubrir -en el que caso de aquellos que por diversas razones no pudieron acceder a las distintas manifestaciones de su poesía-, o de revisitar -en el caso de aquellos que habiendo leído sus distintas entregas se enfrentan ahora con una nueva versión de la misma-, la obra poética de Hugo Diz. Obra que reconoce diversas etapas de realización, a las que en buena medida expresan los tres volúmenes publicados por Ciudad Gótica.

Porque si el primer tomo de Palabras a mano incluía buena parte de su poesía política, aquella que fuera acuñada en libros como Poemas insurrectos, Algunas críticas otros homenajes, Historias veras historias o Manual de utilidades, y el segundo tomo, editado en 2004, integraba los textos de su etapa francamente lírica, como Las alas y las ráfagas, A través de los ríos y los mares o Baladas para Marie, este tercer tomo, por su parte, expone gran parte de la poesía hasta ahora inédita de Diz, como son sus libros Que las flores vengan a mí, Cordeles, Apuntar al índice, Ludir y Sin decirlo esta canción dirá tu nombre.

De manera que este último volumen de la Obra Escogida se diferencia respecto de los anteriores por el hecho de presentar, por primera vez, textos que hasta hoy no habían sido impresos. Lo cual le brinda un atractivo singular a su lectura, puesto que ya no se trata de la experiencia de releer los poemas del autor de Manual de utilidades, sino de leerlos por vez primera. Enfrentado con lógica curiosidad a esos textos, el lector habrá de constatar la continuidad que representan respecto de sus tendencias líricas, como si se dijera que aquello que la poesía de Diz había venido macerando en la última década, ahora se revelase en sus formas más depuradas y genuinas.

Al respecto, puede decirse que, por encima de sus rasgos peculiares, los poemas pertenecientes a estos libros hasta ahora inéditos poseen un denominador común, consistente en la exaltación de los tonos y acentos de una palabra poética que revela una fina sensibilidad frente a los estímulos e impresiones del mundo. Esa palabra está sabiamente trazada en la escritura de los poemas, y por ello lejos de rehusar el legado de la tradición, se apropia de él para convertirlo en recurso efectivo de su propia construcción. Así, una sección del libro Que las flores vengan a mí está constituida por sonetos, compuestos con la maestría que sólo brinda el trato experto con las formas clásicas de la lengua poética.

Podría decirse que ello no es más que un momento del libro, e incluso del volumen. Pero ese momento, nítido en su singularidad, es el punto ejemplar en el que la poesía de Hugo Diz exhibe su amplitud y su grandeza, como si quisiera recordar al lector que ninguna aspiración de modernidad puede sustraerse de la impronta que sobre el presente labra la tradición clásica. De ese modo, el tercer y último volumen de su Obra Escogida permite apreciar la riqueza una poesía que supo construirse en una amplitud de registros verdaderamente notable.

Compartir: 

Twitter
 

Palabras a Mano, el tercer tomo editado por Ciudad Gótica. Diz es una de las voces más representativas de la ciudad.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.