CULTURA / ESPECTáCULOS › LEONEL CAPITANO VUELVE A CANTAR EN EL OLIMPO

Imagen de trovador de tangos

Su última aparición fue en el programa de Maradona. En vez de aprovechar esa popularidad, optó por recluirse y esperar la ocasión para presentarse solo con su voz y el bandoneón.

 Por Edgardo Pérez Castillo

Tomando distancia de las conductas habituales en aquellos artistas ensimismados en lograr el éxito inmediato, Leonel Capitano se recluyó del circuito tanguero luego de su aparición, el pasado 5 de septiembre, en La noche del 10, el popular producto televisivo que lanzó a Diego Maradona como conductor. Con ese mismo criterio de preservación artística, el cantante y baondoneonista rosarino planea con cautela su desembarco en el tentador mercado europeo, mientras planifica la edición de un nuevo disco. Entre medio, esta noche el músico volverá a los escenarios para presentar en soledad Capitano no abandona el barco, a las 21.30 en el bar Olimpo de Mendoza y Corrientes.

Allí el músico repasará algunas obras registradas en su disco, junto a parte de los que ya se perfilan para una próxima producción, según adelantó en su diálogo con Rosario/12: "Es lo que estoy haciendo en estos últimos años, pero por todo lo que cuesta sacar adelante desde el armado y la estructura que tiene el tango, los temas nuevos se fueron rezagando, y los tenemos para una futura producción solista, que se va a empezar a grabar a mediados del 2006".

Mientras tanto, la presentación de esta noche marcará además su retorno a los escenarios luego de un período de reclusión planeado por el propio artista. "La idea fue tomar un poco de distancia por el hecho que después de que estuve en el programa de Diego cantando `Mi tango para Maradona` empecé a recibir ofertas de trabajo que estaban demasiado influidas y determinadas por esa participación en el programa. Opté por la idea que tengo con respecto a la música, decidí tomarme unos meses, dejar pasar un poco el tiempo y que la gente no me identifique puntualmente con eso que hice, que fue más una satisfacción personal que un logro artístico. A fuerza mayor, y creo que atinadamente, tuve que descansar un poco y no quedar pegado a esa aparición, que para mí fue excelente, pero que no termina de sintetizar todo lo que puedo hacer como artista", explicó.

Capitano es consciente de que su determinación está muy alejada de las conveniencias comerciales: "Fue una decisión difícil. Si bien no niego el hecho de la poca difusión que tiene la música que yo hago, básicamente adopté la postura de un trovador de tangos. La imagen del trovador de tangos es una imagen que no existe mucho en la historia del género, pero yo tomo el modelo de géneros como el folklore o el rock nacional, donde un tipo compone y escribe sus tangos y los toca con su instrumento o su grupo. Desde esa postura uno tiene que avalar con su actitud, y con lo que dice, qué cuenta y qué canta. El haber salido en televisión y haber sido escuchado por millones de personas tiene su beneficio, pero preferí dejar pasar el tiempo y no quedar como el tipo que se aprovecha de la situación, porque para mí fue realmente una cuestión más personal que artística".

Sentadas esas bases, el recuerdo que Capitano tiene de su encuentro con el Diez es preciso: "Fue muy fuerte, y si bien yo intenté abstraerme de la emoción para poder hacer lo que había planeado, dentro de una cosa que no estaba estipulada en el formato que era cantar en vivo y a capella, me tuve que concentrar mucho para abstraerme de la emoción de encontrarme con él para, artísticamente, poder hacer lo que quería. Por suerte me salió mejor de lo que esperaba y generó un pequeño fenómeno de identificación por el hecho de salir de la gente, de ser como uno más de la tribuna y no ser uno de los invitados, le generó a la gente un poco de identificación. En ese aspecto, por los mails que me llegaron y la gente que me hablaba, fue una experiencia a la cual los artistas casi marginales como yo estamos preparados o habituados para afrontar".

Capitano continúa ahora con el proceso de preproducción de su próximo disco, el cual comenzaría a registrarse en algunos meses más. "Pienso que voy a empezar a grabar algunas de las cosas que ya están hechas. Estoy trabajando con un músico extraordinario como Víctor Parma, trabajamos en proyectos complementados, y estamos esperando para grabar y sacar el disco en el 2007. Pero no descarto una reedición de mi disco anterior, que salió de manera independiente y esta vez se publicaría por medio de una compañía", anticipó.

En ese mismo plano de proyectos, la explotación del creciente mercado europeo no figura en los planes inmediatos del artista. "Mi idea es que lo que hago artísticamente sea valorado en toda su dimensión, y hoy en día para mí no es un logro terrible, como la gente cree, ir a cantar a Japón. Los japoneses consumen lo que sea a nivel cultural, cosa que puede venir muy bien económicamente, pero mi idea es meterme en donde se me pueda valorar en mi dimensión, en España o en Cuba", dijo.

Compartir: 

Twitter
 

El cantante y baondoneonista rosarino planea con cautela su carrera artística. "Haber sido escuchado por millones de personas tiene su beneficio", admitió.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.