CULTURA / ESPECTáCULOS › EL SILENCIO DE LORNA, DE LOS HERMANOS DARDENNE

El abismo de un dilema angustiante

 Por Leandro Arteaga

En una primera instancia, me resulta irresistible pensar la temática de los hermanos en el cine, porque así como los belgas Jean Pierre y Luc Dardenne, son muchos otros los que también admiramos: los Taviani, los Coen, los Fleischer y, cómo no, de pie todos nosotros, los mismísimos Auguste y Louis Lumiere, padres del cine.

Pero volvamos a los Dardenne y al film que nos ocupa, para señalar y celebrar su artesanía narrativa, su dignidad moral, dada por una cámara que elige acompañar personajes marginales, al costado de las luces de ciudad de tarjeta postal, con problemáticas profundas y terribles, justamente aquellas que la alfombra citadina prefiere ocultar bajo su manto para invisibilizar.

Así como con sus films anteriores -Rosetta, El hijo, El niño , también con El silencio de Lorna los hermanos Dardenne arriban al personaje desde detalles pequeños, que se desarrollan gradualmente conforme avanza el argumento. Sabremos lo necesario: la nacionalidad belga que Lorna, finalmente y con alegría, obtiene; un marido drogadicto que intenta recuperarse y al que ella trata con indiferencia; un taxista nocturno con el que Lorna participa en tratos ilegales; un amor desesperado que separa la distancia; más el trabajo estanco y cotidiano en la tintorería (tarea para ser desempeñada -tal como destacara mi amigo Manuel Bendersky, luego de ver el film sólo por inmigrantes).

Con estos elementos, cuya imbricación generan conflictos nuevos, mientras nos develan costados terribles y difíciles de digerir, se construye El silencio de Lorna. Es así que uno no puede menos que, valga la paradoja, maravillarse con el film. Porque es admirable desde su construcción, porque no precisa de golpes de efecto ni de discursos unívocos o políticamente correctos. En El silencio de Lorna asistimos a una de las tantas historias pequeñas que sintetizan mucho, que permiten develar una sociedad compleja, europea, y perversa.

Lorna (Arta Dobroshi, brillantemente) pareciera, por momentos, quebrarse. Porque sabe que ha obrado de manera espantosa. Aún cuando su necesidad vital la empuje a adentrarse en situaciones inmanejables, hay algo de sí misma que la corroe y que la lleva a desnudarse, a compartirse sexualmente: de forma ambigua, contradictoria, tanto como lo permite la misma manera de ser -por impredecible femenina.

Y cuando asistimos a este foso de abismo, nos damos cuenta de nuestra posición de espectadores. Tranquilizante por una parte: porque sabemos que no estamos allí, en el problema que la pantalla nos propone; pero desesperante por la otra: porque no podemos ser indiferentes, porque el film nos arroja dentro del problema (será por ello, estimo, que varios espectadores se retiraron de la sala). La angustia, entonces, obra allí, tanto durante como luego de la proyección, rasgo que habilita a entender que el cine de los hermanos Dardenne conmueve de modo cierto o, en otras palabras, de forma artística.

9 (nueve) puntos

El silencio de Lorna. (Le silence de Lorna).

Bélgica/Francia/Italia/Alemania, 2008

Dirección y guión: Jean Pierre y Luc Dardenne.

Fotografía: Alain Marcoen.

Montaje: Marie Hélene Dozo.

Intérpretes: Arta Dobroshi, Jérémie Renier, Fabrizio Rongione, Alban Ukaj, Morgan Marinne, Olivier Gourmet.

Duración: 105 minutos.

Salas: Monumental, Del Siglo, Showcase, Sunstar, Village.

Compartir: 

Twitter
 

El silencio de Lorna devela una sociedad compleja y perversa.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.