CULTURA / ESPECTáCULOS › UNA VIDA PRIVADA, CON DOS íCONOS

Aquellos años felices

 Por Emilio A. Bellon

Desafiante exponente del nuevo cine europeo de fines de los 50, Louis Malle integró el llamado Nuevo Cine Francés, La Nouvelle Vague. Su filmografía está abierta a producir cuestionamientos, lo que generó, en más de una oportunidad, persecuciones y censura por parte de las instituciones vigentes.

A tres años del estreno de Los amantes, film que despertó un auténtico escándalo -había transcurrido apenas un año y medio del estreno de La dolce vita de Federico Fellini-, Malle reunió a dos grandes estrellas de aquellos años: la figura ícono de Brigitte Bardot y el nuevo latín lover (sólo uno de sus costados), Marcello Mastroianni. El film es Una vida privada y se podrá ver hoy, en una única función, a las 21.30, en la Sala Madre Cabrini.

En una clave original de lo que podría ser una comedia de encuentro amoroso, Malle ubica su historia en el mundo del cine y centra su atención en la figura de una estrella; aspecto que replanteará Jean Luc Godard, algunos años después, en El desprecio, sobre novela de Alberto Moravia y con la presencia de la misma subyugante actriz; para muchos la Marilyn Monroe del cine francés.

Si bien Una vida privada plantea una historia de amor entre dos personajes, una actriz y un director de teatro, la mayor significación se da en torno a la figura de los mitos, la soledad y los mandatos.

Señalemos, con respecto a la actriz ya legendaria, hoy representante de sectores xenófobos y discriminatorios, que en los 60 la novelista Simone de Beauvoir, nombre que era familiar en los círculos intelectuales, escribió un ensayo que fue recibido calurosamente. Nos referimos a "Brigitte Bardot y el síndrome de Lolita". En uno de sus páginas leemos: "La leyenda que la publicidad ha creado alrededor de Brigitte Bardot la identificó durante mucho tiempo con ese carácter infantil y perturbador". Vadim la presentaba como "fenómeno de la naturaleza". Ella no actúa -dijo . Ella existe. "Es verdad", confirmó BB.

Recordemos que a principios de aquella década, la Bardot estaba presente en fotografías y pósters, se la aludía en canciones populares y era personaje soñado en un film interpretado por James Stewart. En la edición de un matutino porteño del último sábado se informa que recientemente se ha editado un DVD que incluye tres de sus títulos de mediados de los 50: Esta dichosa mujer, Deshojando la margarita y Y Dios creó a la mujer.

Compartir: 

Twitter
 

Brigitte Bardot fue una figura omnipresente en los años 60.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.