CULTURA / ESPECTáCULOS › "TRíADA", UNA MUESTRA INDIVIDUAL DEL ARTISTA ROSARINO MAURO GUZMáN

El exceso y la sobreexposición

Son tres videoinstalaciones con tres videos cada una, rodados en una única locación, con una estética deliberadamente amateur, donde Guzmán despliega una autoparodia como autor donde resuenan ecos de Marcel Duchamp, Ed Wood y Andy Warhol.

 Por Beatriz Vignoli

Mañana a las 19 se inaugura, en el museo del subsuelo de Sarmiento 763, "Tríada", una muestra individual de Mauro Guzmán. Con curaduría de Nancy Rojas, reúne tres videoinstalaciones con tres videos cada una (más una gráfica que imita los métodos promocionales de la industria del cine) y constituye la culminación de su proyecto multidisciplinario "Linda Bler, artista poseída". Iniciado en 2006, el proyecto abarca nueve cortometrajes en video que parodian clásicos del cine a la vez que exploran cuestiones que van desde la función social del artista hasta la angustia frente a la nada.

Todas las películas son protagonizadas por su alter ego, Linda Bler, quien no es otro que Guzmán mismo travestido en estrella de cine con vestido blanco y peluca rubia, actuando a su vez en papeles por los que toda diva que se precie mataría. El error y lo grotesco, el ridículo y lo tragicómico no son aquí defectos sino virtudes. "La Trilogía del terror" está compuesta por "I feel like Linda Blair" (7' 9", abril de 2006), "Carrie, the power of the mind" (14' 45", junio de 2007) y "Rosamaría's baby" (18' 45", febrero de 2008). "La Trilogía del amor trágico", realizada en mayo de 2008, es un homenaje a Leonardo Favio que comprende "Nazareno Cruz y el Arte" (26'), "La Nancy" (22' 20") y "Boquitas pintoras" (23' 15").

Rodado prácticamente en una única locación, el proyecto fue sumando cada vez más actores y camarógrafos, dentro de una estética deliberadamente amateur, casera y low fi que contamina las instalaciones mismas, y donde Guzmán despliega una autoparodia de sí mismo como autor donde resuenan ecos de Marcel Duchamp, Ed Wood y Andy Warhol.

"La Trilogía del amor trágico viene con el plus del autocine", cuenta Guzmán a Rosario/12 refiriéndose a "Autocine Guzmán", la instalación con que ganó el Premio ArteBA Petrobras de Artes Visuales 2008. El borrador del proyecto enviado a Petrobras adjuntaba un "testimonio autobiográfico ficcionalizado" donde el artista fantaseaba, a partir de relatos familiares de una luna de miel en Mendoza, con que había sido concebido en un autocine. Guzmán habla un poco pretenciosamente de jugar a hacer una obra literaria de Manuel Puig en el arte y cuenta: "Hay un cartel, Autocine Guzmán, con lucecitas de colores que no funcionan todas, hecho con listones de madera. Hay seis autitos y una especie de sulky. La gente se sienta en los autitos de a dos, se pone unos auriculares y ve la película. Los autitos son de lo mismo que cuando filmo: madera recortada y pintada, cartón, cintas... casi como autos más de feria que autos verdaderos. Los asientos son reducidos, entonces quedás muy pegado al otro que está sentado. Como esta idea de ir en pareja, o verlo en pareja. Mi idea era que en la instalación el cuerpo del espectador quede involucrado como yo lo involucro en la obra, y que pueda implicarse a diferentes grados de distancia. Está el que se sienta y se ve las tres películas, el que ve sólo una, el que ve una parte, y el que sólo pasa y ve gente mirando películas adentro de un autocine. La instalación es un objeto estético fuerte, de tal manera que si un espectador viene caminando y no tiene ganas de sentarse a mirar, ya vio la obra. Está viendo una imagen fuerte, las sillas, gente sentada, y ya vio algo".

El travestismo y el error como poética del desvío son estrategias cruciales de este trabajo, según señala la curadora, para quien "el exceso y la sobreexposición, caracteres elementales del esteticismo de Guzmán, son modalidades afines al orden de lo travesti" y "el resto de los dispositivos camp que aparecen como elementos visuales de escenificación también son índices de un arte que aspira a reemplazar una realidad actual por una realidad sintética".

Y es verdad que Guzmán explota tierna y cómicamente algo de la patética megalomanía de la drag queen cuando Linda Bler interpreta a Susana Giménez como La Mary o a Tippi Hedren como Melanie Daniels. Además Nancy Rojas, quien usa su propio nombre en los créditos de cámara y curaduría, también se desdobla en la escritura y la actuación a través de su propio alter ego, Roberta Valenti. La producción es de Studio Brócoli, que a su vez es un proyecto artístico de Rojas y Guzmán. En el elenco de los cortos se lucen profesionales de trayectoria como Vivi Tellas, colegas artistas como Sebastián Pinciroli o Alejandra Tavolini y actores en general, con o sin experiencia.

Mauro Guzmán (Rosario, 1977) cursó la carrera de Bellas Artes en la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario y estudió teatro y artes escénicas en la escuela integral de formación de actores La Sociedad del Angel. Expone desde 2001. Es miembro fundador de Roberto Vanguardia, espacio de producción investigación y difusión del arte contemporáneo (2004 a 2005). A partir de 2006 trabajó con Nancy Rojas en el proyecto Studio Brócoli. En octubre de 2008, el cuadro final de su políptico gráfico titulado "La historia de amor más bella, más grande y más heroica de todos los tiempos", perteneciente al patrimonio del Museo Castagnino+macro, se expuso en la muestra Culto y valentía, curada por Rojas en el Museo Castagnino. La obra suscitó polémica por su tratamiento de la figura de Jesucristo. Por eso hay algo de justicia poética en que se lo haya seleccionado como uno de los 507 artistas de la publicación Younger than Jesus, guía global de autores nacidos después de 1976.

Compartir: 

Twitter
 

"Linda Bler", no es otro que Guzmán mismo travestido en estrella de cine con vestido blanco.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.