CULTURA / ESPECTáCULOS › EL TEATRILLO PRESENTA DOS OBRAS CLáSICAS EN APUR

Los alumnos, al escenario

Las directoras Luciana Evangelista y Daniela Ominetti seleccionaron "La importancia de llamarse Ernesto" de Oscar Wilde y "Prohibido suicidarse en primavera" de Alejandro Casona, representadas por actores que son alumnos.

 Por Edgardo Pérez Castillo

Desde hace 14 años, El Teatrillo sostiene una formación de nuevos actores que, todos los años, incluye la puesta en escena de obras de autores, por lo general, clásicos. En esta temporada, las directoras Luciana Evangelista y Daniela Ominetti seleccionaron La importancia de llamarse Ernesto de Oscar Wilde y Prohibido suicidarse en primavera de Alejandro Casona, respectivamente. En diálogo con este medio, Evangelista distinguió los puntos en común que, a partir de la búsqueda artística de El Teatrillo, pueden encontrarse entre una y otra propuesta, y resaltó además los factores que las diferencian.

"Cada una trabaja la obra desde la puesta en escena, la actuación, con una línea y una propuesta estética --apuntó--. Lo que tenemos en común es que trabajamos con autores clásicos. De distintas épocas y estilos, pero con autores, obras y argumentos que generalmente son conocidos. Trabajamos con autores clásicos porque los argumentos son consistentes, y nos permiten realizar una adaptación que acerque esos textos al público. Luego las producciones varían en su estética, porque no es lo mismo Wilde, que está ambientado en una época victoriana, que Prohibido suicidarse en primavera, una obra más poética y atemporal. Podríamos decir que un punto de encuentro en ambas producciones es que trabajamos de forma profesional".

En ese sentido, la directora resaltó que "si bien los actores son alumnos, hay un buen nivel de actuación y un buen nivel de producción general, en relación a la puesta de luces, vestuario y escenografía". "Cada cosa está pensada en relación al texto, a las actuaciones, no hay nada puesto al azar. Las dos buscamos cuidar mucho la cuestión estética y funcional de la obra", remarcó Evangelista, una de las responsables de sostener un proyecto que, desde sus comienzos, buscó cerrar los ciclos de talleres con presentaciones que no tuvieran la liviandad de una muestra, pero que ello no implicara una presión para los jóvenes actores.

"Hace muchos años exponemos nuestras puestas al público. Pero los alumnos llegan a la instancia del escenario cuando están realmente preparados. Para éso tratamos de cubrir todos los espacios para que ellos se preocupen sólo por actuar. Y hacemos además pequeñas temporadas, como para que tengan la posibilidad de actualizar en cada función lo que trabajaron durante varios meses en las clases, los entrenamientos y ensayos. Es una elección nuestra, nos lleva mucho trabajo, pero hemos tenido muy buenas experiencias", admitió.

El Teatrillo dio además un nuevo paso para ampliar su estructura, a partir de la incorporación de Lucía Madrid, Luciana Curaba, Belén Llovera, Sergio López, Luciana Gallo y Cintia Lapalma al cuerpo docente. "Estamos trabajando con un grupo de seis alumnos que hacen asistencia de dirección en las obras y están empezando a dar algunas clases --explicó Evangelista--. Desde hace dos años los estamos capacitando como para darles la posibilidad de que trabajen con nosotras. Cuando empezamos éramos un grupo muy chico, pero ahora tenemos 13 grupos, entonces necesitamos un staff más grande".

Con ese respaldo, las directoras presentarán esta noche las dos últimas funciones de La importancia..., que a las 20 y 22.30 subirá al escenario de Apur (Córdoba 2971). En esa misma sala, Ominetti dirigirá Prohibido suicidase en primavera, obra que en octubre se presentará los viernes 16 y 30 a las 22.30, y los domingos 11, 18 y 25 a las 20.

Compartir: 

Twitter
 

Se podrá ver "La importancia de llamarse Ernesto", de Oscar Wilde.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.