CULTURA / ESPECTáCULOS › JUAN SASTURAIN PRESENTó LAS NOVEDADES DE LA COLECCIóN "NEGRO ABSOLUTO"

Con reflejos de un buen detective

La aventura, la presencia de un héroe, fueron algunos de los rasgos del género policial que Sasturain destacó como especialmente atractivos para su gusto. Vino a Rosario a presentar tres libros de Ricardo Romero, Federico Levin y Osvaldo Aguirre.

 Por Beatriz Vignoli

Ayer, en el auditorio del Centro Cultural Librería Ross, se presentaron las novedades de la colección de novela policial Negro Absoluto, que dirige Juan Sasturain: Los bailarines del fin del mundo, de Ricardo Romero; Ceviche, de Federico Levin, y Todos mienten, del escritor y periodista rosarino Osvaldo Aguirre. Con un protocolo bastante original, Aguirre presentó el libro de Levin, éste el de Romero y este último, cerrando el círculo, el de Aguirre. Luego Sasturain dialogó con el público sobre la pasión por el género policial que lo llevó a crear esta colección. Fue una escena amable, esta de escritores que se leen entre ellos y hablan de sus obras desde el lugar del lector, no del crítico.

El público les descerrajó a quemarropa varias preguntas, que Sasturain abarajó con los buenos reflejos de un detective de novela negra bien temperado. La colección se promociona como "ambientada en Buenos Aires" y la inquietud de un oyente rosarino al respecto detonó una interesante discusión sobre si es posible que una ficción transcurra en un lugar real, siendo que las ficciones son precisamente eso. Y sin embargo, como subrayó Sasturain para cerrar una polémica que él mismo reconoce como algo fechada, la dicotomía entre evasión y realismo es falsa. "Es imposible evadirse de la realidad", afirmó el escritor. "Los escritores de ficciones no se evaden de la realidad, sino que la enriquecen convirtiéndola en literatura", sostuvo.

La aventura, la presencia de un héroe, fueron algunos de los rasgos del género que Sasturain destacó como especialmente atractivos para su gusto. Cabe agregar que los tres autores presentados han comenzado a publicar series de libros en forma de sagas, lo que equivale a decir, por el lado literario, que crean cada cual su propio mundo imaginario, y, por el lado editorial, que la apuesta de la colección es a largo plazo.

Aguirre, como acertadamente lo presentó Romero, "busca la historia detrás la noticia". Su obra literaria se beneficia de su experiencia como periodista. En este nuevo libro es la segunda vez que aparece Germán González, periodista de policiales del mítico diario Crítica que dirigía Natalio Botana en la Buenos Aires de los años 30. Al igual que en la novela anterior de Aguirre, titulada Los indeseables, Germán sale a la calle con Aronson, su ladero fotógrafo, en busca de las crónicas de sangre que tanto gustaban al público de la época. El comienzo de la novela fue muy elogiado por Sasturain y Romero. El asesinato de Antonio Rossi, militante anarquista siciliano, que es el tema de esta primera escena, se cruza en la trama con la resolución feliz del secuestro de Alfredo Etcheverry, el hijo de un abogado famoso. La ficción dentro de la ficción juega un rol a través del suplemento de historietas de Crítica. Con humor, Romero expresó la fascinación por la época del libro que le surgió en su lectura de las escenas ambientadas en la redacción del diario o en la fonda donde los periodistas, a la salida del trabajo, devoran abundantes pucheros "de esos que uno cree que va a encontrar todavía en Pipo, pero ya no".

La comida es un elemento clave en Ceviche, de Levin. Con su característico interés de investigador por el hallazgo de datos concretos, Aguirre señaló que supo por este libro qué era un ceviche, la comida típicamente peruana del título. Héctor "El Sapo" Vizcaya es el protagonista de la saga que Levin inicia con este libro, y debe su apodo a la gordura que es resultado de su gusto por la comida. En busca de nuevos manjares, "El Sapo" da con datos cruciales. Romero, por su parte, multiplica los investigadores que recorren tanto su nuevo libro como el anterior, El síndrome de Rasputín. A todos sus protagonistas los signa además una discapacidad en común. Abelev, Muishkin y Maglier son tres amigos que padecen el síndrome de Tourette, que les hace producir tics involuntarios. El mundo que habitan se halla entre el policial, el folletín y lo fantástico. Romero, con humor de antihéroe, hizo gala del mismo sentimiento de inadecuación y torpeza de sus personajes: luego de presentar magistralmente a su colega Aguirre, calificó injustamente su propia presentación de "desordenada".

La impresión que dejaron todos es la de un proyecto editorial y literario sólido, que indaga las convenciones del género policial para darle nuevas vueltas de tuerca, en busca de una versión argentina del género que enriquezca la realidad de los lectores de hoy.

Compartir: 

Twitter
 

Sasturain expuso su pasión por la novela negra.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.