CULTURA / ESPECTACULOS › RETROSPECTIVA HOMENAJE MANUEL FERRER DODERO, INTERPRETE DE SU ENTORNO

El rosarino que supo pintar su siglo

El pintor nació en 1900 y falleció en 1983. Participó activamente de la escena local en Rosario en los años 20, los del comienzo de la modernidad artística. La muestra en el Museo Gustavo Cochet de Funes fue curada por Sabina Florio.

 Por Beatriz Vignoli

El próximo domingo 26, a las 17, se inaugurará la muestra retrospectiva homenaje Manuel Ferrer Dodero, intérprete de su entorno, curada por la doctora Sabina Florio, en el Museo Gustavo Cochet, (Avenida del Rosario y Gustavo Cochet, Funes). La muestra se podrá visitar los jueves de 10 a 12, los viernes de 16 a 18 y los sábados y domingos de 10 a 12 y de 16 a 18, hasta 10 de octubre. La curadora de la muestra dedicó a este pintor, docente y gremialista de la plástica una importante investigación que complementa las ya realizadas acerca de Augusto Schiavoni y Manuel Musto para su tesis; Florio es doctora en arte por la UNR con mención en Historia. Cuenta en su detallado texto de catálogo que Manuel Ferrer Dodero nació en 1900, el mayor de cuatro hijos de un español oriundo de las islas Baleares; falleció en 1983 y durante su vida fue un artista que participó activamente de la escena local en Rosario en los años '20, que fueron los de los comienzos de la modernidad artística en la ciudad.

En 1932, la revista rosarina Cinema publicó la biografía de Ferrer Dodero, quien cuenta allí que su padre, que también pintaba, tenía establecida en la esquina de San Juan y Laprida una casa de artículos de pintura. "Aquella casa era continuamente visitada por artistas pintores, que sostenían con mi padre largas charlas, comentando los cuadros y haciendo consideraciones generales sobre el arte de la pintura". Esto fue un estímulo temprano que decidió su vocación. Su formación plástica tomó un carácter formal cuando a los catorce años fue llevado por Eugenio Fornells al Ateneo Popular, donde el maestro catalán dictaba clases de dibujo y pintura. "En ese sentido resulta significativo reparar en el criterio que ha tenido la primera generación de artistas nacidos en nuestra ciudad, quienes eligieron como tutores a maestros del mismo origen étnico que el de sus padres", apunta Florio. "El Ateneo Popular, que abrió sus puertas en 1914, era por entonces la única instancia gratuita de formación. Cuando la institución cerró por problemas financieros, continuó sus estudios con Enrique Munné en la Agrupación Artística del Centro Catalán. Respecto a sus exposiciones, los hijos del artista recuerdan que el padre mencionaba haber realizado su primera muestra a los doce años". La primera muestra de Ferrer Dodero fue realizada en 1926 en la sede local del salón Witcomb, donde presentó 40 cuadros con gran éxito comercial. Las obras representaban paisajes con motivos locales: "el puerto, las barrancas y los barrios adyacentes a la urbe", como consigna una reseña de la época. La crítica de entonces lo consideró un pintor localista. "Desde la reseña se vincula la propuesta del joven Ferrer con la de Angel Vena e Italo Botti, hecho que nos permite inferir la proximidad de nuestro autor con los planteos del primer nacionalismo cultural en boga por entonces", conjetura Florio, refiriéndose a las influyentes ideas de Ricardo Rojas.

Hacia fines de los años '20, Ferrer Dodero se trasladó a Santa Fe, donde vivió más de diez años. Allí trabajó como reportero gráfico para el periódico El Orden. Realizaba apuntes dibujados ilustrando reseñas. Prolífico paisajista, en 1930 presentó una exposición individual. La familia contó a Florio una anécdota: "En las obras de este período abundan los paisajes del Paraguay, un peculiar inglés, propietario de una estancia ubicada en medio de la selva paraguaya, "secuestró" al creador por un lapso de al menos tres meses. Con el objeto de que realizara un retrato de su esposa, el europeo habría subido "de prepo" a Manuel en su barcaza. Al parecer, tanto el británico como el pintor estaban armados". La sierra cordobesa de Mina Clavero, las montañas del noroeste, la vegetación del noreste y la llanura de la pampa fueron motivos de sus pinturas argentinas, igual que distintas zonas de la ciudad de Rosario y sus alrededores.

"En las primeras décadas del siglo XX, los salones constituían para los artistas una de las pocas posibilidades de exhibir públicamente sus creaciones. Ante la suspensión del Salón de Otoño por razones económicas, se formó el grupo Nexus. La agrupación, que reunió a la mayoría de los artistas activos de la ciudad, surgió a raíz de las reuniones mantenidas en la casa de Manuel Ferrer Dodero", sigue la curadora y precisa que hubo antes otro grupo de ese nombre creado en Buenos Aires. El núcleo duro de la agrupación rosarina Nexus conformaría en 1937 la filial local de la Sociedad Argentina de Artistas Plásticos (SAAP) donde Ferrer Dodero tuvo un rol protagónico. En la filial local de la SAAP ocupó el cargo de Pro Secretario en 1937, de Secretario en 1938 y de Presidente en 1939, siendo reelegido en este último cargo para el período 1942 1943. Desde la SAAP se retomó un reclamo, iniciado en los años veinte por el grupo Nexus, en pro de la apertura de una escuela de arte. Tras años de gestiones, en 1942 abrió sus puertas la Escuela Provincial de Artes Plásticas. En su carácter de Presidente de la filial rosarina de la SAAP, Manuel Ferrer Dodero organizó en el salón Cifré (cuyos sótanos había pintado años atrás) una celebración alusiva el 23 de agosto de 1941. Paralelamente a la labor gremial y al dictado de la asignatura "Color" en la Escuela Provincial de Artes Plásticas, fue premiado en unos salones y jurado en otros. También presentó una gran muestra individual en la Galería Renom de Rosario en 1937 y otra en el local de la SAAP filial Rosario en 1945. Recién en 1977 hará otra más en Renom.

Plácido Grela, en su libro sobre la historia de Funes, menciona la existencia de un proyecto, que finalmente no se concretó, consistente en la creación de un barrio de artistas y escritores de la localidad. Se resolvió comprarle las tierras a José Gerbino, en parcelas individuales, con el propósito de hacer una colonia de intelectuales y personas vinculadas a las actividades artísticas. Adquirieron terrenos Luis Ouvrard, Manuel Ferrer Dodero, Pablo Pierre, Guido Papis, Nicolás Melfi y el escritor Fausto Hernández. Asimismo, se radicó en el lugar Gustavo Cochet, quien edificó su casa taller, que hoy constituye el Museo donde puede verse la exposición que es tema de esta nota.

Según Florio, "Manuel vivía en una amplia casa con tapial, gallinero, conejera, un caballo, árboles frutales y flores, entre las cuales se destacaban las dalias y los girasoles. Plasmó en sus obras una notable variedad de calles de Funes y salió a pintar los alrededores con una moto a la que adicionó un carrito para portar sus herramientas. Sus hijos recuerdan que realizó los últimos cuadros de motivos florales recostado en su cama. Por entonces, su esposa sembraba girasoles para alimentar las invenciones plásticas de su marido. Manuel Ferrer Dodero vivió en Funes hasta el final de sus días".

Compartir: 

Twitter
 

Uno de los retratos pintados por Manuel Ferrer Dodero.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared