CULTURA / ESPECTACULOS › "LA SOLTERONA Y EL LADRON", EN ARRIESGADA PUESTA DE SEBASTIAN NUñEZ

La ópera se adueña del café concert

El director y regie rosarino Sebastián Núñez, trasladó esta ópera cómica escrita en 1939 por Gian Carlo Menotti, al ámbito íntimo del café concert. La puesta valoriza mucho más el trabajo de actores﷓cantantes que de cantantes﷓actores.

 Por Julio Cejas

Desafiando las tradiciones y la ortodoxia de la lírica, el director y regie rosarino Sebastián Núñez, traslada "La solterona y el ladrón", ópera cómica escrita en 1939 por Gian Carlo Menotti, al ámbito íntimo del café concert. La innovadora propuesta que cuenta con la presencia de destacadas figuras del canto y la música local, se estrenó recientemente en el Bar La Sede (San Lorenzo y Entre Ríos) y podrá verse todos los viernes de mayo y junio a las 22, hora en que se sirve según los organizadores, un estimulante "servicio de comidas y bebidas".

"En principio esta obra de Menotti se presta para poder ponerla en un espacio como el del café concert, otra ópera no sería tan adaptable. La temática se enmarca en el contexto social de la famosa `ley seca', en los Estados Unidos, en ese submundo se encuentra esta solterona que ha quedado como petrificada, hasta que aparece en su vida, ese ladrón que le asaltará el corazón", cuenta Núñez a Rosario/12.

Desde sus comienzos la obra considerada por su propio autor como "ópera grotesca", reviste características poco frecuentes en su género, ya que fue compuesta para radioteatro y estrenada en 1939 en el estudio de la emisora NBC y sólo despúes de el éxito obtenido en ese formato, pasa a montarse en salas.

Núñez, egresado de la carreras de Regie y Escenografía, del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón de Buenos Aires, considera que esta propuesta tiene una trama muy narrativa donde el conflicto se desarrolla al comienzo mismo y las acciones transcurren en tiempo real.

La regie toma como punto de partida, el universo del cine mudo y el radioteatro de los años '40 en Estados Unidos y lo conjuga con una estética grotescamente refinada que se extiende desde la concepción musical a la escenografía, el vestuario, la iluminación y las situaciones dramáticas de la obra.

"En un espacio muy reducido trabajamos apoyando al grupo de cantantes, dos vestuaristas, un caracterizador, dos asistentes técnicos: Uno en iluminación y otro en video y sonidos. Casi cuatro personas atrás del escenario más la pianista, sosteniendo la labor de el elenco", dice Núñez.

El grupo está integrado por artistas de la talla de Maru Gayol, Alicia Caruso, Marcela Centenaro y Jorge Ferrari, en voces y actuación, coordinados por el piano de la destacada maestra Patricia Gandini. Mientras que el vestuario pertenece al creativo Ramiro Sorrequieta, la escenografía de Luciano Stechina, la caracterizació de María Soledad Prince, los videos y films de Gabriel Palermo, la asistencia técnica de Hernán Vizgarra y la asistencia de dirección de María Florencia Sorrequieta.

"La obra está planteada como la escribió Menotti, compuesta para una soprano ligera, una mezzosoprano una soprano lírica y un barítono. Nos tomamos algunas licencias en algunos cortes musicales por necesidad de realización y es una versión en piano que reemplaza a la orquestal", explica el director. Para Núñez, "La solterona y el ladrón", trasciende la denominación de "ópera grotesca" con la que la definió el autor y prefiere considerarla como tragicómica.

-¿Cómo definirías tu mirada desde la regie acerca de este original trabajo?.

-El trabajo de regisseur se divide en dos grandes áreas: El área de análisis dramático y musical y la del trabajo netamente actoral, con los cantantes o actores, yo hice un mix, estoy en los dos campos. La obra la lleva adelante la maestra Patricia Gandini desde el piano, ella es la que está comandando los tempos y la rítmica y las tesituras de la parte musical o sea la métrica﷓ dice el director.

Según Núñez su apuesta mayor fue al rendimiento actoral y al cantante como actor dentro del escenario, tratando de descontextualizar el ámbito en el que se hacía la obra, a diferencia de una sala teatral donde se necesitarían más cantantes líricos que actores.

"En esta propuesta se valoriza mucho más el trabajo de actores﷓cantantes que de cantantes﷓actores. Ese fue el hallazgo, los cantantes se dispusieron a una obra muy difícil de cantar y de actuar correctamente, está muy bien actuada, pero el canto pasó a estar un poco más atrás, los recursos son en su mayoría teatrales", explicó el responsable de la puesta.

-Este espacio que elegiste es un homenaje al café﷓concert, al cual estás muy vinculado desde tus orígenes...

-Rosario tiene una tradición muy grande de café﷓concert, me pareció interesante continuar esa labor en un uno de esos espacios y no en una sala. Es una puesta compleja: La iluminación, la composición del vestuario, la escenografía, todo está en función de ese espacio pequeño. Se trata de jerarquizar el café﷓concert a partir de este trabajo﷓ concluye Núñez.

Compartir: 

Twitter
 

Los actores-cantantes se mueven dentro de una ambientación de radioteatro de los `40.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared