SANTA FE › EL SOCIALISMO DEFINIO ACUERDOS COMO PARTE DEL FRENTE PROGRESISTA

Luz verde para las alianzas

El congreso provincial del partido de la rosa formalizó la candidatura de Hermes Binner, quien criticó al gobierno nacional y por las dudas se despegó de Macri. Las listas no se confirmaron, pero en el acto estaban todos.

 Por Luis Bastús

El Partido Socialista formalizó ayer la candidatura de Hermes Binner a diputado nacional y blanqueó por primera vez en un documento político que el objetivo es "trabajar firme para que sea el primer socialista presidente de la Nación". El ex gobernador, en el cierre del plenario provincial que deliberó ayer en la Facultad de Ingeniería, vaticinó que el Frente Amplio Progresista "será gobierno en Argentina, en 2015 o 2019, pero lo será a fin de cuentas porque -analizó- los populismos no tienen reemplazantes y este modelo ya da señales de su agotamiento".

Unos 700 congresales de distintas localidades de la provincia deliberaron a lo largo del día y arribaron a un pronunciamiento previsible pero necesario para formalizar los acuerdos de coalición para los comicios de este año. El PS aprobó entonces otra vez su participación en el Frente Progresista Cívico y Social como estrategia electoral, y circunscribió precisiones sólo en cuanto a la postulación de Binner. Pero en primera fila estaban sentados todos los nombres que se barajan ya como número puesto para la conformación de listas de la alianza provincial: el titular de la UCR, Mario Barletta, y el de la Coalición Cívica, Pablo Javkin, como partícipes de la boleta de diputados junto a Binner y a la socialista Alicia Ciciliani. Y también dieron el presente otros referentes invitados de las fuerzas que componen la coalición, como Alicia Gutiérrez (SI), Verónica Benas (Pares), Libres del Sur, y el diputado nacional Fabián Peralta (GEN), aunque ya es un hecho que su hermana, Mónica, irá con lista propia a las primarias para concejales, compitiendo con la serie que componen el binnerista Miguel Angel Cappiello, el arista Carlos Comi y la radical Daniela León, todos presentes y sonrientes ayer.

Los que sonreían menos eran los militantes identificados con el senador Rubén Giustiniani, que ayer dejaron connotar algún malestar porque la conducción del partido -entienden- no les ha dado espacio para discutir siquiera el armado de listas, y se ha acatado sin más trámite la voluntad de Binner. Un reproche que los aludidos refractan recordandole su victoria en las internas de 2011. Por eso ayer, una de las conclusiones de las comisiones de trabajo del congreso partidario llamó a "fortalecer la unidad partidaria más allá de los sectores internos".

El debate de los militantes también advirtió sobre límites en cuanto a los sectores que puedan sumarse o no a la política de alianzas del socialismo. Y Binner, en el cierre, aludió a esa disquisición para despejar cualquier especie que lo pegue al líder del PRO, Mauricio Macri. "Una cosa es lo institucional y otra es lo electoral, y sabemos dónde y con quién estar en uno y otro plano", distinguió. "Dicen que la oposición no existe, que por qué no nos unimos. Y la verdad es que demostramos unidad institucional al resistir la falacia de la supuesta democratización de la Justicia, donde el modelo debe ser el de Santa Fe donde el Ejecutivo se autoexcluye en la designación de jueces y respeta la independencia de poderes. La oposición está junta cuando hay que resistir la ley de blanqueo, que es favorecer al delincuente que esconde y saca el dinero del país y castiga al buen contribuyente, cuando el país se pronunció en el 18-A, o cuando se inauguró el monumento a Alfredo Palacios, figura que trasciende todos los partidos, ahí estuvieron Macri, Moyano, mucha gente. Entendemos la necesidad de integrarnos en lo institucional, pero en lo electoral no tenemos ninguna compatibilidad programática con el PRO", se despegó y le agradecieron con aplausos.

Binner exhortó en más de una oportunidad a la militancia a discutir de política en la vida cotidiana, "debatir para que la gente sepa y pueda decidir un país donde la justicia funcione independiente de quienes pesan el dinero que se llevan del país". Alentó al presentar como "señales de agotamiento del kirchnerismo" proyectos de ley como el del blanqueo de capitales y de reforma judicial, y la iniciativa de reformar la Constitución para habilitar una eventual re reelección presidencial. "Son propuestas contrarias a buenas medidas que tomó al principio, como cuando promovió el nombramiento de una Corte Suprema mucho mejor". El ex gobernador dijo que "el menemismo duró diez años y este gobierno llegará a los 12 años; la democracia pide un nuevo gobierno, y aquellos que votaron al kirchnerismo con las dos manos hoy piden que se vaya, pero nosotros decimos que no, que debe cumplir su ciclo y ganarle en las urnas, para garantizar la seguridad jurídica e institucional". En ese sentido, dijo que "para evitar que Argentina se convierta en un paraíso fiscal, hay que votar diputados que deroguen la ley de blanqueo".

El socialista cerró con un dardo contra el kirchnerismo de la provincia, al recordar la sugerencia del presidente del PJ, José Luis Freyre, acerca de la posibilidad de plantear la intervención federal de Santa Fe. "Eso no es progresismo", dijo Binner.

Compartir: 

Twitter
 

"Será en 2015, en 2019, pero seguro vamos a ser gobierno en Argentina", vaticinó Binner en el cierre del congreso del PS.
Imagen: Sebastián Granata
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared