CIUDAD › EL LIDER DE LA COMUNIDAD QOM EN EMPALME HABLO DEL CONFLICTO CON LOS TERRENOS DE LA HERMANA JORDAN

"Todo esto se podría haber evitado dialogando"

Es el máximo referente de los Tobas en el lugar y asegura que hace 20 años algunos de ellos abandonaron esos lotes en disputa porque la monja prometió levantar allí una escuela y un centro de salud. Eso no ocurrió, y ahora el conflicto derivó en una represión policial.

 Por José Maggi

"En los años noventa, en ese terreno vivían muchos de nuestros hermanos qom que se retiraron cuando la hermana Jordán les aseguró que iban a construir una escuela y un centro de salud. Pero nada de eso ocurrió, ellos se sintieron defraudados por la monja, y se fueron de su lado". El relato de este primer desalojo del predio de Cabal al 1400 bis corre por cuenta de Oscar Talero, referente máximo de la comunidad Qadhuoqte (que significa base o cimiento en toba) y ocurrió hace más de dos décadas. Y fue sólo el primer capítulo de encontronazos con la obra de la monja María Jordán, a quien también le reprochan haber tratado de engañar al barrio con una ley de expropiación presentada con el sólo objeto de quedarse con los lugares que ocupaba, y dejando de lado el resto de las veinte manzanas que conforman esta barriada humilde del noroeste rosarino.

El referente qom, tuvo además un protagonismo clave en la resolución de la toma del predio el último sábado: Fue el gestor de la mesa de diálogo para que los ocupantes se retiren voluntariamente y el único que tuvo el respeto de sus propios vecinos para sentar a todas las partes a escucharse. "Todo esto se podría haber evitado con el diálogo" asegura con una lógica demoledoramente clara, al tiempo que deja flotando la duda sobre las promesas incumplidas con algunos de los grupos que tomaron los lotes.

"Los paraguayos son buena gente, trabajadores, no son narcos como los acusa la monja. Trabajaron conmigo en la construcción hace tiempo. Tiene casa de material y una camioneta, porque trabajan muchísismo" aclara por si hiciera falta sobre una de las familias detenidas.

La charla transcurre en el centro cultural de la comunidad, ubicado en la puerta de entrada del enclave que fuera ocupado, y que sirve de ingreso a una manzana despoblada que sirve de espacio de encuentro qom.

En el dialogo con este cronista, Talero -de arranque- aclara que la hermana Jordán "no es la monjita de los tobas", como se la conoce en amplios sectores de la sociedad rosarina.

"Muchos hermanos son evangélicos, pero no católicos. Aquí tenemos dos iglesias evangélicas. De paso aclara que en su caso personal, no abraza ninguna religión, sino que al igual que sus ancestros cree en "la naturaleza, en lo bueno y lo malo". "Soy un reinvidicativo de nuestra cultura, porque a partir del evangelismo vamos a perder nuestra cultura. En la religión somos el malvado, el demonio, pero nuestra cultura no es demoníaca, como postulan quienes quieren evangelizar al toba para salvarlo de todas las maldades",

Talero comenzó allá por el 2004 a trabajar en su comunidad, y recuerda que la hermana comenzó una década antes. "Muchos hermanos qom trabajaban con ella entonces, trajeron el agua y construyeron varias edificaciones que tiene ahora la hermana. Lo hicieron con una expectativa, pero a medida que iban transitando esos años, se fueron retirando del lado de la hermana. Nuestros hermanos tienen esa actitud, cuando algo no les gusta se van, no lo confrontan y yo entiendo que eso esta mal.

La situación actual es palmaria: solo tres o cuatro miembros de la comunidad toba trabajan con la hermana Jordán.

A Talero lo decidió comprometerse una nota periodística: la del diario El Eslabón de abril de 2003, cuando leyó que la hermana Jordán se refería a sus propios hermanos como "mis tobitas a quienes les tengo que enseñar, porque no saben lavar, no saben hacer nada". Entonces "trabajaba como carpintero de obra, y no tenía militancia. Y ese día me dije que no podía estar tan al margen de lo que le pasaba a mi comunidad".

El dirigente qom, marca también claramente su posición frente a la usurpación de terrenos."Cuando se hizo la toma, no estuvimos presentes, y nunca quisimos meternos porque sabíamos que se buscaba un culpable. Y con ese objetivo se dijeron cosas erróneas: acá Barrios de Pie no existe en este barrio, y dijeron que eran ellos los que habían tomado el terreno".

Para Talero "no se buscó la forma adecuada para evitar este problema. Se podría haber evitado con el diálogo, que no existió, y al no haber diálogo hubo más violencia. El día viernes no se podía hablar con nadie, ni con los funcionarios, ni con la policía y mucho menos con la hermana que hizo la denuncia, y que bien podría haber buscado otra forma, como personas civilizadas que dicen ser. Hubo mucha violencia, y nadie quería hacer cosas buenas así que decidimos proteger a nuestra gente, y les pedimos que se quedaran juntos. Hoy todos no echan la culpa, porque los tobas son siempre bárbaros y salvajes, como indígenas siempre somos esos negros de mierda en el discurso de la sociedad".

Compartir: 

Twitter
 

Para Talero, la hermana Jordán "perdió mucha credibilidad"
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared