CULTURA / ESPECTáCULOS › EL CHANGO FARIAS GOMEZ HABLA DE SU NUEVO PROYECTO

"Es un trío que sorprende"

Con esta formación el músico se presentará
el sábado en El Aserradero. El percusionista
también habló de su rol actual en la política.

 Por Edgardo Pérez Castillo

Al frente de su nuevo proyecto --el trío que lo encuentra a cargo de la voz, guitarra, bombo y percusión, que completan Juan Pablo di Leone (flauta traversa, percusión y coros) y Norberto Córdoba (bajo, piano y voz) y con el que pasado mañana a las 22 actuará en El Aserradero--; el Chango Farías Gómez sostiene el carácter de apertura que lo convirtiera en uno de los renovadores más visibles del folclore argentino. Aunque, es cierto, en los últimos tiempos son algo más esporádicas sus actuaciones, producto de su labor como diputado de la Ciudad de Buenos Aires, tarea a la que se volcó luego de años de una militancia construida lejos de toda estructura partidaria.

De todo ello habló el músico en su diálogo con Rosario/12, entrevista en la que, en relación a esta formación de trío, apuntó: "Lo que me permite, sobre todo, es mucha improvisación como eje de la formación, porque son músicos que improvisan muy bien. Nuestra música es tan maravillosa, tan rica y tan potente, que permite infinidad de desarrollo, y dentro de eso aparece la improvisación que es importante en cuanto a la expresión de esa música".

En ese sentido, el compositor fue aun más lejos al agregar: "Hay una visión antropológica de lo que es nuestra música, inclusive el nombre, folclore, es un término que impusieron algunos personajes haciendo que esta música, que es del pueblo, la sacaron de la ley de la evolución, entonces es como que nunca puede evolucionar. Eso es una cosa medio discutible, porque las generaciones van pasando y buscan elementos propios de su generación para el desarrollo de la música. Entonces ahora el trío no formula nada más que no sea eso. Creo que es un buen trío y que inclusive siempre sorprende".

Asimismo, Farías Gómez se mostró interesado en la aparición de músicos que contribuyen a esa evolución. "Creo que va hacia eso. Una de las formulaciones interesantes fue el MPA, donde aparecen el bajo eléctrico, la batería, como códigos para expresar esta música. Eso tuvo un tremendo impacto en los músicos. Algunos hasta se enojaron, pero después todo el mundo se puso atrás de ese camino", consideró.

Sin embargo, el notable arreglador destacó la importancia de que no se extingan los extremistas de la tradición: "Hay siempre ortodoxias y ortodoxos, eso existe. A veces la ortodoxia, dentro de lo que es un mundo que va cambiando, aparece como extraña, o incluso a veces aparecen como fanáticos, con todo lo que eso significa. En otros territorios el fanatismo hace que hasta la gente se mate. A mí me parece bárbaro que haya ciertos tradicionalistas que recuerden siempre cómo han sido las cosas en aquel entonces. Lo que no podemos pretender es que la tradición tenga ese celo, porque si no estaríamos todos disfrazados de gauchos así no lo fuéramos, o tendríamos que hablar o tocar de una manera determinada cuando no es así. Yo, sin enojarme, pelear o discutir, digo que es valorable el trabajo de aquellos que tienen la capacidad de tomar esta música, que es extraordinariamente rica y potente, y realizarla con un lenguaje que hoy día es reconocido en el mundo entero".

Llegado a la Cámara de Diputados de la Ciudad de Buenos Aires por el Frente para la Victoria, Farías Gómez participó activamente en una mejora del código de contravención en cuanto a la labor artística, al igual que en la remodelación de la polémica Ley del Músico, en la creación de un registro de salud y el desarrollo de una ley de cultura. "Yo vengo a la política pensando que en la organización del Estado la cultura tendría que ser algo estratégico, estoy en pos de eso", precisó.

- Más allá de los casos particulares y de su respectiva idoneidad, ¿cree que es positivo el interés de los artistas por involucrarse activamente en la política?

- Es muy importante. ¿Qué es lo que tiene un pueblo para modificar la realidad o para transitar por la historia que no sea la política? Una persona que nació del 55 en adelante y no se ocupa ella misma de tratar de entender, no sabe qué pasó en la Argentina, y yo digo que la memoria es lo que lo legitima a uno. Vos sabés quién sos porque te lo dice tu memoria. Y la memoria del pueblo es la historia, y todos sabemos que hay una historia oficial que no cuenta la verdad. A partir de ahí la población anda un poco a los tumbos, y con toda razón y justicia considera que la política es una porquería, que los políticos son corruptos. Muchos políticos trabajan sólo pensando en el poroteo, como dicen ellos, y no en la necesidad real de la población.

- Desde esa militancia externa a las estructuras partidarias, ¿le costó definir a quién prestar su labor política?

- Sí, cuesta mucho. Ahora creo que Kirchner es el que está conduciendo una política. Siempre hay gente alrededor, a veces los que están abajo de él son más papistas que el Papa, pero yo voy con toda sinceridad, despojado de cualquier cosa y entendiendo lo que tengo que hacer. Y apoyo al presidente Kirchner porque pelee por la patria grande, me tuve que comer seis años de exilio y el 60 por ciento de mis amigos están muertos o desaparecidos, entonces me parece fantástico hacia dónde apunta el presidente. Hay muchas cosas por discutir, muchas, pero en lo general considero que Kirchner me va a conducir, entonces estoy dentro del espacio que representa.

Compartir: 

Twitter
 

"Al folclore lo sacaron de la evolución, pero sigue adelante". "Ahora Kirchner es el que está conduciendo la política", dijo.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.