CULTURA / ESPECTáCULOS › MARICA LLEGA AL BROADWAY

Cibrián y Lorca

Cordial, Pepe Cibrián Campoy ingresa a la sala del Teatro Broadway y saluda individualmente a los periodistas, fotógrafos y camarógrafos que aguardan por su presencia. Organizada sobre el escenario mismo de San Lorenzo 1223, la conferencia se dilata apenas unos minutos: los necesarios para que el actor, director y dramaturgo brinde al equipo técnico indicaciones precisas sobre la puesta de luces, ésa que, junto con una silla, son su única compañía escénica en Marica, obra con la que ficcionaliza las últimas horas de vida de Federico García Lorca, y que hoy presentará a las 21.30.

De pie sobre el centro del escenario, Cibrián Campoy recordó sus vínculos con la ciudad: rememoró aquella "explosión" lograda en 1991 con Drácula (que tendrá pronta reposición); recordó, además, a sus padres, con cuyas compañías comenzó a visitar Rosario con apenas cinco años. Y a su madre, nuevamente, quien se despidió aquí de los escenarios con una última función compartida de La importancia de llamarse Wilde.

Ahora, Cibrián Campoy regresa con una obra a la que calificó como "emblemática". "Primero porque amo a este personaje, por mis abuelos, por mi historia, por lo que es Lorca como dramaturgo --amplió en su diálogo con los medios--. Y porque es brutal como ejemplo de lo que implica la brutalidad, valga la redundancia, del hombre, que asesina a otro por pensar o ser distinto. Este es un momento donde tenemos la profunda felicidad de vivir en democracia, algo que no siempre hemos vivido, donde por pensar distinto nos sacaron a 30 mil compañeros de vida, de país, de identidad".

"De lo que trata de hablar esta obra es justamente de éso. No es una apología a la sexualidad, ni a la homosexualidad, sino a cómo históricamente los grandes poderes autoritarios discriminan a aquellos que piensan distinto --remarcó--. Como argentino quiero que entendamos que tenemos el derecho a poder pensar diferente, y no por eso ser enemigos, personajes peligrosos. Tenemos el derecho a poder discutir".

En ese marco, Cibrián resaltó la importancia de que se renovaran ciertos paradigmas a partir de la sanción de normas como la de Matrimonio Igualitario: "Es una ley que no me beneficia a mí, aunque me haya casado o pueda adoptar a un chico, pero sí beneficia a los jóvenes, a los que elijan su forma de vida íntima, que ya no van a tener el miedo que teníamos nosotros, generacionalmente, de un dedo acusador. Esto lo ha hecho un gobierno con el cual estoy muy en desacuerdo con muchas cosas, pero que también ha hecho cosas maravillosas. De esto habla Marica, de cosas con las que nadie puede estar en desacuerdo. La democracia es un privilegio, y yo puedo hablar de esto. Lorca habló de lo que sentía, y volvió a Granada sabiendo que iba a ser 'sacrificado', pero no sólo por homosexual, sino por la política, que no se dio cuenta que estaban haciendo un mártir. Además, Lorca no trasciende por ser homosexual, trasciende por ser un genio. Eso sí me importa, y es lo que mi padre me dijo: 'Se es hombre en la vida, no en la cama'".

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.