CULTURA / ESPECTáCULOS › CINE. EL ORIGEN DEL PUDOR PREESTRENA MAñANA A LAS 20.30 EN EL CAIRO

Las huellas de un pudor compartido

La construcción formal de la película hace de ella una de las mejores obras de Diego Fidalgo. Rosario, la pornografía y el erotismo, cuyos ecos censores todavía persisten. La figura polémica de Alberto Chaume, pornógrafo y abogado.

 Por Leandro Arteaga

Las fotos se le cruzaron y porque el cine está en la cabeza y las historias siempre acechan, no pudo menos que ir tras ellas. Algo de esto hay en El origen del pudor, la nueva película de Diego Fidalgo (Trescientoscincuenta, Hombres de ideas avanzadas), cuyo preestreno será mañana, a las 20.30, en Cine El Cairo (Santa Fe 1120) con entrada libre y gratuita. El proyecto resultó ganador de la Convocatoria Espacio Santafesino 2012, en la categoría Desarrollo de Proyectos de Largometrajes.

La investigación de Fidalgo termina por ofrecer todavía más, tanto como para desocultar relatos que se anudan y guardan en la figura de Alberto Chaume, abogado de la ciudad, de vocación pornógrafo, un lugar de encuentro. Fotos, en suma, como caleidoscopio de otras. Todas hilvanadas desde un pudor bordado.

"Todo empieza con un hallazgo fortuito, de un material fotográfico, hace seis años más o menos. Una serie de fotografías antiguas de los años '50, '60, de mujeres en pose sensual. Encontré dos o tres en la calle, seguí el rastro, y había todo un contenedor de basura con cartas, negativos, papeles, un análisis grafológico. Pero lo más notorio era que las fotos tenían en el dorso un sello judicial, un número de serie y una firma de un oficial de Justicia. 'Acá hay algo, una historia', me dije, pero no sabía cuál, sólo tenía una parte del rompecabezas", narra el realizador a Rosario/12.

Y agrega: "Pasaron tres o cuatro años con el material dentro de una caja, cada tanto las mostraba a amigos, tirábamos hipótesis. Otro encuentro casual con un compañero de trabajo, que vivía en el edificio frente a donde había encontrado las fotos, fue el que abrió la llave del misterio. Averiguando, él descubrió que en el edificio había un tipo que durante 40, 50 años se había dedicado a hacer fotografías eróticas y pornográficas. A partir de ese hallazgo se pone en marcha una especie de relato detectivesco".

- Ir tras las historias que las fotos guardaban.

- Fotos que no decían o sugerían nada, pero de pronto comenzaron a contar mucho. Ellas son el hilo narrativo. Porque no se trata de un tema sobre el que haya querido trabajar, es decir, el sexo o la pornografía en Rosario, no estaban dentro de mis intereses. Pero de alguna manera la historia me vino a buscar, así que la tomé y fui hasta las últimas consecuencias.

- Hablemos de la figura de Alberto Chaume.

- Chaume era un abogado de Santa Fe, donde había sido Director General de Rentas. Se viene para Rosario (quizás porque sus andanzas ya eran conocidas allá), pensando en que tal vez se trataba de una ciudad más abierta, por toda su carga prostibularia. Acá armó una red de gente y complicidades y silencios. Durante cuarenta años se dedicó a hacer esto en fiestas. Y en el '82 lo detienen por corrupción de menores, a quienes fotografiaba en esas fiestas. Tenía un intercambio de fotografías con revistas de todo el mundo, lo que le daba un circuito internacional, en una época donde esto era mucho más difícil. Mucha gente de distintos sectores se involucraba, algo que está puesto en juego en el documental: el tema de la doble moral, de los actos privados y públicos, qué se decía y mostraba y qué no.

- Chaume como un fusible, en una sociedad nunca ingenua. Lo digo por uno de los ejemplos que incluís, el de la Liga de la Decencia.

- Acá tuvimos a la Liga de la Decencia, con su apogeo durante la última dictadura, marcando la moral y las buenas costumbres. No es que grupos conservadores como éste desaparezcan, sino que se diluyen en otros organismos, operando desde las sombras. Me interesaba esa vinculación. Yo no hago una valoración moral del pornógrafo, pero sí cuando el tipo transgrede esa línea de corruptor de menores. Ahora bien, a los dos días de detenerlo, aparece un artículo de la Liga de la Decencia en La Capital, así que buscamos esa vinculación, a ver si ellos estaban detrás de esta caída.

- Es impactante el relato de la agente policial, Mariana Pussafiume, al recrear la captura.

- Encontrarla fue un hallazgo. Aportó un plus a la narrativa, al romper un poco con el resto de los testimonios. Ella le da una cuestión vivencial.

- Otro personaje excepcional es el experto en pornografía.

- Un tal Edmundo, todo un conocedor. Es que la fotografía tiene valor desde el punto de vista de quien la mire. Si uno mira objetivamente mucho no dice, pero si alguien sabe, esa foto se empieza a corporizar, a cobrar densidad.

Compartir: 

Twitter
 

El origen del pudor fue premiada en la Convocatoria Espacio Santafesino 2012
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.