CULTURA / ESPECTáCULOS › LITERATURA. JUAN FORN PRESENTA EN ROSARIO SU LIBRO LOS VIERNES

Hebras en el tapiz del tiempo

Las vidas pasadas que Forn da a revivir en sus contratapas de Página/12 podrían ser todas suyas. Los lugares donde vivieron, los hechos históricos y políticos que las afectaron le sirven para situarlas en el mapa de la Historia grande.

 Por Beatriz Vignoli

Hoy a las 20 en El Diablito Bar (Maipú 622), Juan Forn presenta en Rosario su libro Los viernes (Emecé, 2015). El tomo publicado el año pasado inicia la trilogía que reúne sus contratapas de todos los viernes para Página/12. Lo acompañará el periodista Hernán Lascano.

Fundador en 1996 del suplemento Radar Libros de este diario, Forn es desde 2008 uno de los autores que vienen haciendo que su sección Contratapa sea un género literario por derecho propio. Si hubiera que hablar de él como si fuera uno de sus personajes reales hechos literatura, se podría decir que cumplió con los deberes del escritor joven argentino de su generación: aprendió inglés, viajó a Europa, consiguió trabajos respetables relacionados con la lectura, empezó publicando un libro en cada género y siguió escribiendo parte de su obra narrativa con una prestigiosa beca internacional. Un día, bajó un cambio y se fue a vivir a Villa Gesell, desde donde sirve a sus lectores puntualmente cada semana el trago que prepara combinando información encontrada por curiosidad con los mejores recursos del saber hacer literatura, batida al ritmo de sus caminatas junto al mar.

Las vidas pasadas que Forn da a revivir cada viernes podrían ser todas suyas. Desde la escritora que no podía escribir ni parar de hablar ("Taxi driver", 20 de julio de 2012) hasta el siempre apaleado actor de cine mudo a quien los jueces condenaron injustamente por el mismo crimen del que lo acusaba su padre para justificar sus palizas ("Paga el gordo", 21 de marzo de 2014), cada una de estas vidas del siglo veinte es una hebra entramada en el tapiz de su tiempo. Los lugares conocidos donde vivieron, los hechos históricos y políticos que los afectaron y los colegas más célebres con quienes trataron les sirven a Forn para situarlos en el mapa de la Historia grande. Ellos son los segundones, los tapados, los lados B, los que vale la pena conocer. Forn los descubre surfeando las aguas virtuales de la Internet en lengua inglesa y los trae a las playas del castellano.

"Un auto cruza Estados Unidos de costa a costa. En él viajan dos hombres y el cerebro de Einstein", empieza "Qué tenía en su cabeza" (13 de mayo de 2013) y ya ni una bomba atómica desenganchará al lector de las siguientes líneas. A veces, como en un solo del saxofonista Art Pepper, la contratapa es una bella deriva que va de un poético título a un prestigioso neurólogo a una excelente idea de jardinería y de ahí salta a un club de fans ("El pabellón de los helechos arborescentes", 11 de mayo de 2012). Al igual que los casos de Oliver Sacks (el neurólogo de marras), cada biografiado expresa su singularidad de manera inclaudicable, con una ayudita del amigo azar, que a los atentos regala "fugaces destellos de belleza". Hacerse de una carrera o de una vida a partir del deseo, del berretín irrenunciable, es la proeza lograda y no los laureles de un mundo que los deja pasar.

Estos artistas casi desconocidos saben resumir en una frase su arte poética; Forn la traduce y engarza esa perla en su contratapa, desde donde deslumbra y alumbra. Quizás un precursor de esta manera de tratar la realidad como si fuese ficción (que lo es, en cierta medida; nadie que viva al lado del mar puede evitar sospecharlo) sea Thomas de Quincey (1785-1859), autor de "Los últimos días de Emmanuel Kant".

Compartir: 

Twitter
 

Juan Forn fundó en 1996 el suplemento Radar Libros. Hoy presenta su libro de contratapas.
Imagen: Rafael Yohai
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.