CULTURA / ESPECTáCULOS › LA MúSICA DEL GENIAL PIANISTA ESTADOUNIDENSE ABRAZARá EL TEATRO PRíNCIPE DE ASTURIAS

¿De qué color es la rapsodia?

Hugo Vitantonio y Alexander Panizza comentan sobre la figura y música de George Gershwin, a días del festival que protagonizará la MusiMedios Big Band. "Un punto de encuentro para nuestros alumnos y que el público lo disfrute", comentan.

Dejar que el silabeo juegue con la palabra "Summertime", de alguna manera anuncia el calor y cifra la música de George Gershwin. En otras palabras, lo hermoso está a días de suceder: Festival Gershwin es la propuesta que "La MusiMedios" Big Band ofrecerá el próximo jueves, a las 21, en el Auditorio Príncipe de Asturias del Centro Cultural Parque de España (Sarmiento y el río). Con ellos, la participación especial del pianista Alexander Panizza, en la interpretación de Rhapsody in Blue.

¿Palabras con las que definir, pensar, Rhapsody in Blue? "¡Pregunta difícil!", responde Panizza. "A mi entender, es una obra de mucha inspiración y belleza, que a causa de su supuesta hibridez estética, interpretativamente nos obliga a replantearnos la manera desde la que extraemos información de la partitura. El gran aprendizaje es tomar conciencia de que este replanteo sirve también para Brahms o Mozart".

Poder escuchar a Gershwin según Panizza será un momento mayúsculo, en el marco del proyecto impulsado por Hugo Vitantonio, director de Escuela MusiMedios. "Somos un proyecto en el contexto de una escuela, los músicos que integran la 'MusiMedios Big Band' son músicos que están de paso por aquí. Éste no es un lugar donde terminar la profesión, sino donde aprender cosas, incorporarlas y aplicarlas, cada uno desde su contexto profesional. Así como hemos elegido a Astor Piazzolla y a Chango Farías Gómez, este año nos interesó George Gershwin, porque es un compositor y artista integral, fundamental para toda la música americana", explica.

La historia de vida de Gershwin, su momento histórico e influencias, son inevitables. Vitantonio se explaya, y anuda varias cuestiones: "Él es hijo de rusos judíos, que habían llegado sobre fines de siglo XIX a Estados Unidos, por tanto la música judía la tenía en sus genes, desde el nacimiento. Luego se cría en Manhattan y absorbe la música de la época. Por ahí le viene el jazz y la influencia negra. Cuando comienza sus estudios de piano y toma contacto con profesores europeos que estaban en Estados Unidos, descubre las grandes formas de la música clásica europea. Entonces, en medio de todos esos tironeos, empieza a armar su propio proyecto artístico. Su época es la de las comedias musicales, es la era Broadway, con una incipiente industria cultural cinematográfica que empezaba a perfilarse desde Hollywood. En un punto, Gershwin es un producto de la industria cultural norteamericana, pero en medio de ese contexto, logra algunos productos extraordinariamente bellos".

Una de las celebraciones de la obra de Gershwin la significa Porgy and Bess, "que está en los estándares de la ópera que se representa en casi todos los teatros de ópera del mundo". Además, "compone conciertos como Un americano en París, luego su famosa Raphsody in Blue. Todas esas cosas, esa vida y producción musical es lo que a nosotros nos hizo pensar que Gershwin podía ser un punto de encuentro para nuestros alumnos", continúa Vitantonio.

Provocar una síntesis entre diferentes esferas musicales aparece como uno de los rasgos de Gershwin. De todas maneras, Panizza aclara que los denominados "temas 'populares' han sido utilizados desde siempre dentro de las obras de compositores como Josquin, Bach, Beethoven, Schumann, Mahler, Ginastera. El academicismo musical del siglo XX, con su énfasis en la partitura, ha compartimentado la música de una manera que nos lleva a considerar como músicos 'clásicos' a figuras como Stockhausen o Boulez, y como 'populares' a Bill Evans o Herbie Hancock. Lo curioso de esto es que estoy seguro de que muchos compositores 'clásicos' del pasado, como Chopin o Liszt, encontrarían muchos más puntos en común con los llamados 'populares' de hoy. Lo que quiero decir es que esa división es arbitraria y está sujeta a muchos cuestionamientos. Que la figura de Gershwin sea considerada como atípica es más indicativo de un determinado paradigma académico que de cualquier otra cosa".

En otro orden, es probable que Gershwin respondiera a la necesidad simbólica de ese país todavía nuevo que es Estados Unidos. Se obra se sitúa "en un momento floreciente de las industrias norteamericanas, donde Gershwin logra un posicionamiento muy importante, y a la vez vive esa contradicción al querer desarrollar la música norteamericana en el contexto de las grandes formas musicales europeas", añade Vitantonio. "En esos tiempos, el músico de jazz era eminentemente negro. Los negros no perdonaban que un blanco se metiera con su música. Y por otro lado, lo criticaba mucho la academia musical norteamericana, decían que era un autodidacta, casi un improvisado. Ese punto de integración, de interacción de tendencias, le hizo vivir tensiones".

Las relaciones con las músicas del continente, es posible. Según Vitantonio, "en esos mismos años hubo procesos parecidos, fue una etapa de nacionalismo cultural en América, que entendía que a la independencia política había que sumarle la independencia cultural. En Brasil lo tuvimos a Heitor Villa Lobos, fue extraordinario lo que hizo. Aquí, toda la primera etapa de Alberto Ginastera fue nacionalista; luego se va, cambia de lenguaje y se transforma en un compositor de lenguajes contemporáneos, digamos. El heredero de ese perfil, en algún punto, es Astor Piazzolla, cuando corta con el tango y se va a estudiar composición clásica con Ginastera. Si bien las comparaciones pueden ser injustas y odiosas, creo que también Piazzolla vivió esa misma contradicción: salió del tango, lo agarra Nadia Boulanger en Francia y le dice 'Maestro, vuelva al tango porque eso es lo suyo', y cuando vuelve, construye esa gran idea, esa utopía, que es la música de la ciudad de Buenos Aires".

¿Hay jazz en la música de Panizza? "Si bien nunca lo toqué profesionalmente, considero que es una presencia muy importante en mi identidad musical. Desde un punto de vista de herencia, han habido excelentes músicos de jazz en mi familia. Mi padre también era un gran melómano y, como pianista amateur, disfrutaba mucho de tocar los 'standards' jazzeros. Pero creo que la influencia más importante que siento del jazz es la de encontrar una frescura y creatividad que lamentablemente, en mi opinión, se ha perdido en la llamada música clásica. Le he dedicado muchas horas de pensamiento a identificar las razones detrás de este fenómeno, para intentar recuperar una cierta energía vital en mis interpretaciones de los grandes compositores. Más allá de lo superficial y estadístico como el uso de determinadas estructuras formales y colores armónicos, pienso que lo que llamamos jazz, más que una categoría musical diferente es una actitud artística, esencial para cualquier músico".

"Que Panizza haya aceptado tocar con nosotros es todo un honor, pero a la vez ha sido poner la vara muy alta, porque la sección nunca puede estar muy lejos de los niveles de interpretación del solista", comenta Vitantonio. El repertorio del jueves se completa con una versión de Summertime "en la que recuperamos su color operísitico, por eso trabajamos con una mezzosoprano lírica como María Josefina Bertossi. Y luego con las chicas del grupo vocal Trípticas Trío, que van a hacer una versión de I got rhythm con armonías cerradas, como se componía en la época, reproduciendo con las voces la misma forma de armonizar que tenía el brass de la Big Band. Por lo tanto, las voces funcionan un poco como voces y como imitadoras de los instrumentos, lo cual es una arte dificilísimo. Esto nos habilitó a convocar arregladores rosarinos, que si no arreglaran para nosotros no podrían ejercer su oficio, y acá quiero destacar a Hernán Biancardi, uno de los integrantes de la Big Band. O sea, la Big Band viene a cubrir todas esas necesidades, ideas, búsquedas. Lo importante para nosotros es el proceso, que haya aprendizaje, capacitación técnica, formación profesional. Por encima de eso, lo que vamos a intentar es que la gente que asista al teatro, disfrute de la música de Gershwin".

Compartir: 

Twitter
 

Alexander Panizza tendrá participación especial en la ejecución de Rhapsody in Blue.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.