CULTURA / ESPECTáCULOS

ESTRENOS DEL DIA

El viento que acaricia el prado

El director inglés Ken Loach vuelve a centrarse sobre un conflicto bélico intestino, y así como en Tierra y libertad posó su mirada sobre la Guerra Civil Española, ahora se traslada hasta los años 20 para prestar su mirada a los movimientos revolucionarios surgidos en Irlanda. Para ello Loach toma como estandartes a dos hermanos, el menor de los cuales, Damian, decide abandonar su viaje a Londres (donde cursaría sus estudios de medicina) después de ser testigo de los brutales tratos de las tropas irregulares inglesas asentadas en Irlanda. A partir de ese momento, decidirá sumarse al IRA, cuerpo guerrillero en el que compartirá filas con su hermano Teddy. Sin embargo, el tratado de cese de hostilidades firmado en 1922 significará la bifurcación de caminos para ambos, a partir de las diferencias metodológicas que ambos encuentran para sostener la independencia de su país.


Camino a Guantánamo

Instalándose en una línea media entre el documental y la ficción, la película de Michael Winterbottom y Matt Whitecross es una dura crítica hacia la arbitrariedad y violencia que caracterizan al ejército de los Estados Unidos. El film narra la pesadilla por la que debieron atravesar Shafiq, Asif y Ruel, tres amigos ingleses de origen paquistaní que, en septiembre de 2001, decidieron viajar a Paquistán para participar de un casamiento, con una escala previa en Afganistán. Y sería esa parada con espíritu turístico la que desencadenaría una peripecia descabellada: apuntados como terroristas con supuestas conexiones con Al Qaeda por parte de las tropas estadounidenses, fueron trasladados como prisioneros a Kandahar, y desde allí transportados hasta la base de Guantánamo, en Cuba. Durante dos años, fueron mantenidos como prisioneros, torturados y humillados, hasta que, en marzo de 2004, fueron juzgados y declarados en libertad en el Reino Unido.


La canción más triste del mundo

El canadiense Guy Maddin llega finalmente al circuito comercial con su última realización. Protagonizada por Isabella Rossellini y Mark McKinney, la película tiene como marco histórico a la Gran Depresión. Aunque sin verse afectada por ese contexto económico adverso, Lady Port-Huntley disfruta de una vida de lujos gracias a su éxito como empresaria de la cerveza en Winnipeg. Insaciable, la mujer --que perdió sus piernas en un accidente-- diagrama un plan que le permitirá aumentar la fama de su empresa de cara a la posibilidad de que Estados Unidos eche por tierra su Ley Seca. Así, decide convocar a un concurso millonario para aquel que presente "La canción más triste del mundo". Atraídos por el suculento premio, hasta la puerta de la condesa llegarán mariachis mexicanos, exóticos flautistas, un ex amante, un ex suegro y hasta su propio hermano, en un film que a Maddin le significó un importante reconocimiento de parte de la crítica.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.