CULTURA / ESPECTáCULOS › LA BARCA DESPIDE EL AÑO EN EL CAFE MARTINEZ

La vigencia del rock sinfónico

Mientras muchos se vuelcan al tributo como medio desde el cual darle vigencia al rock progresivo desde un costado rentable, La Barca se sostiene en el tiempo con sus horizontes estéticos bien definidos. Porque aunque el grupo descubre sus influencias en las tributadas Queen, Deep Purple o Pink Floyd, sus lineamientos los llevan a crear obras propias, lo que a lo largo de doce años la llevó a transitar terrenos de reconocimiento cualitativo más que cuantitativo. Sin embargo, esa propuesta que algunos podrían tildar injustamente de anacrónica ha comenzado a recuperar territorio, a partir de la ausencia de proyectos originales.

Así lo reconoció el baterista Ronald Boettner, integrante fundador del combo que completan José María Blanc (voz, guitarra y teclado), Juan Carlos Louro (guitarra), Rubén Rodríguez (bajo) y Jorge Urquilla (teclados), y que esta noche a las 23 se presentará en el Café Martínez, de Santa Fe y Corrientes. "Nosotros venimos del palo del rock sinfónico, progresivo, y las bandas que hicieron mella en nosotros son banda grandes, como Deep Purple, Pink Floyd, Supertramp, Yes, Zeppelin, Jethro, bandas que todos hemos escuchado. Hoy por hoy se ha perdido todo ese tipo de música. Todo lo que está surgiendo últimamente, no sólo a nivel local sino también internacional, son bandas más pasatistas, más hechas por la compañía que por una cuestión de peso. En ese sentido, nosotros tenemos un público más adulto, pero también van chicos jóvenes, porque al haber tan pocas propuestas los chicos han comenzado a investigar qué escuchábamos los viejos. Obviamente tenés que ir adaptándote a los tiempos, nosotros usamos sonidos más modernos o por ejemplo no componemos canciones de veinte minutos", explicó.

"En Rosario creo que somos la única banda que hacemos esto, y en Argentina son contadas --agregó--. Sí hay muchas que hacen covers de Purple, de Queen, está lleno. Son muy buenos, lo hacen muy bien y llenan teatros, lo que indica que hay mucha gente que gusta de este tipo de música, pero no tiene dónde consumirla. Hay mucha imitación, y eso pasa en todo el mundo. Pero se está volviendo a los orígenes. El tema es no encasillarse en un tipo de sonido, para que los chicos jóvenes también lo puedan disfrutar, y ésa es la idea de la banda".

Mientras tanto, la búsqueda musical de La Barca quedará plasmada en el disco que el grupo editará en los primeros meses del 2007, y en donde reflejan además sus inquietudes sociales, según graficó Boettner: "Escuchar el disco es como abrir el diario cualquier día de la semana en cualquier lugar del mundo. Hay temas que hablan de la guerra, otros que hablan del agua, de la ecología, porque es la próxima riqueza que se van a robar. Hay temas históricos como `Therezin` que habla de un campo de concentración en la Segunda Guerra, hay otros que hablan de amor o de la vida como una inyección, porque no todo es malo. Es un compendio de lo que le pasa desde a un pibe que va a la primaria hasta a un jubilado. A todos nos tocan, en un lado u otro".

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.