CIUDAD › TENSION ENTRE PIQUETEROS Y COMERCIANTES DEL SUR

Día de piquete y antipiquete

Un grupo de comerciantes de Arijón y Paraguay se enfrentó con un grupo piquetero que cortaba las vías del ferrocarril y el tránsito vehicular, reclamando ayuda para estas fiestas.

Un grupo de comerciantes de Arijón y Paraguay se enfrentó ayer con un grupo piquetero de Fuerte Apache que estaba cortando las vías del ferrocarril y el tránsito vehicular, reclamando ayuda para estas fiestas. Después de 36 horas de protesta los vecinos del lugar se cansaron de soportar el humo de las cubiertas quemadas, mientras los dueños de pequeños comercios veían disminuir sus ventas navideñas. Fue entonces por que decidieron actuar por mano propia: con baldes de agua apagaron los neumáticos, y corrieron las improvisadas barricadas para levantar finalmente las barreras del tren. En medio de los forcejeos uno de los líderes de la protesta conocido como Flecha Juncos, reaccionó advirtiéndoles a los más enfervorizados comerciantes que "esto no va a quedar así". Después llegó la policía que quedó apostada en el lugar. En tanto por la tarde el corte se retomó aunque materializado con una enorme bandera argentina que fue desplegada cortando el paso en ambas manos de la avenida Arijón.

En el lugar se vivieron momentos de mucha tensión entre ambas partes. Mientras, la policía repetía que su orden es no reprimir conflictos sociales, aunque un cordón de agentes se desplegó para proteger los comercios.

Cerca de las 11.30, el juez Juan José Pazos dijo que la situación estaba controlada aunque no podía garantizar por cuánto tiempo, mientras los comerciantes realizaron una presentación judicial para pedir el desalojo ﷓algo que describió como inédito﷓ y que su orden por escrito al jefe de Policía fue que "arbitre los medios tendiente a normalizar la situación, garantizar el paso de los trenes e individualizar a los autores", pero "a través de la mediación con medios pacíficos, descartando la represión".

El piquete volvió a la zona por la tarde. En el mismo escenario, los manifestantes mantuvieron los reclamos de la mañana: bolsones, tickets de alimentos, también mejoras en el comedor del barrio y chapas para las viviendas que sufrieron la pedrada. Para calmar el enojo de los vecinos

el grupo decidió no quemar gomas y optó por extender una bandera argentina.

"Una cosa es que corten y la otra es que prendan fuego en la puerta del local", explicó un comerciante a través de Radios Dos. "Llegamos a un acuerdo, porque hay derecho de reclamar pero hacerle daño al que trabaja es un abuso. Uno se siente desprotegido", aseguró. Otro comerciante explicó la situación: "Entendemos las necesidades que ellos tienen, pero nosotros apostamos todo a la Navidad y necesitamos trabajar".

Cecilia Córdoba, del grupo de piqueteros, dijo que los comerciantes no tienen nada que temer y que reclaman a la provincia un ticket para realizar compras navideñas. Aclaró, además, que no buscan dinero. Otro manifestante, que se identificó como Flecha Juncos, dijo que ellos no reciben ayuda por "no tener padrinos políticos".

Después de los momentos de tensión vividos por la intervención de los vecinos para terminar con el piquete instalado sobre la vía, por la tarde los comerciantes y los manifestantes lograron llegar a un principio de acuerdo.

Los comerciantes de calle Arijón aseguraron que comprenden el motivo de la protesta pero les solicitaron a los piqueteros que no rompan las vidrieras ni quemen gomas, tratando de lograr un clima más calmo que el que se vivió esta mañana. De todas formas, continúa habiendo una importante presencia policial para evitar posibles incidentes.

Por su parte, la Municipalidad de Rosario les ofreció unos 180 bolsones navideños que fueron aceptados por los manifestantes, que al mismo tiempo rechazaron la oferta de la Provincia que consistió en un paquete de harina, uno de yerba, otro de azúcar y uno de arroz, ayuda que calificaron como "una broma". Ante esto, los piqueteros aseguraron que van a continuar con los cortes hasta tanto el Gobierno provincial no de una respuesta satisfactoria para ellos.

En la mañana de ayer tres trenes de pasajeros quedaron varados ante la imposibilidad de ingresar a Rosario, por el piquete de Arijón y Presidente Roca: uno en San Nicolás, otro en San Lorenzo y el tercero en Baradero. Mas de un millar de pasajeros había, en total, a bordo de estas formaciones. Ya el jueves una formación que iba de Córdoba a Buenos Aires y otro con igual destino pero que venía de Tucumán habían quedado detenidos sobre las vías en la zona sur por la protesta. Después de unos 40 minutos, los maquinistas decidieron salir de la ciudad y llegar a Retiro por otro trazado.

Compartir: 

Twitter
 

El piquete de Arijón y Presidente Roca obstaculizó el paso de los trenes. La policía tenía orden de la justicia de no reprimir conflictos sociales.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.