CARTELERA › EL PANADERO FUE PROCESADO COMO COAUTOR DE DOS HOMICIDIOS

Radiografía de la barra brava de Ñuls

El juez Beltramone dio por sentado que Ochoa mandó a matar a
quien le disputaba el poder -Pimpi Camino-, y a quienes lo
habían traicionado: Quemadito Rodríguez y Matías Pera.

El jefe de la barra de Newell's, Diego "Panadero" Ochoa, fue procesado ayer por el juez de Instrucción de la 9ª Nominación, Javier Beltramone, como coautor de los homicidios de Roberto "Pimpi" Camino y Maximiliano "Quemadito" Rodríguez y por tentativa de homicidio en carácter de instigador contra Matías Pera. "No existe comunicación telefónica ni mensaje de texto donde haya una sola prueba directa que se relacione con las imputaciones que es mandar a matar a estas personas, como tampoco hay pagos en dinero relacionadoa con esas muertes", dijo el abogado de Ochoa, Ignacio Carbone. Beltramone dio por sentado que Ochoa mandó a matar a quien le disputaba el poder -Pimpi-, y a quienes lo habían traicionado -Rodríguez y Pera-.

Según la resolución del juez, los crímenes fueron "consumados por precio o promesa remuneratoria, ocurridos todos con alevosía y con el concurso premeditado de dos o más personas, y agravado por el uso de arma de fuego".

El magistrado además amplió los procesamientos de Sergio Federico "Chuno" Acosta y Héctor David "Porteño" Rodríguez, a quienes considera como la mano de obra utilizada por Ochoa para asesinar al "Quemadito" a cambio de dinero. A ambos les imputó "homicidio triplemente calificado, por precio o promesa remuneratoria, con alevosía y con el concurso premeditado de dos o más personas, y agravado por el uso de arma de fuego".

Beltramone agregó como agravantes para Acosta y "Porteño" Rodríguez el de haber cometido el crimen en "concurso real con portación ilegítima de arma de guerra en calidad de coautores" y los embargó por 50 mil pesos.

La resolución, de casi 300 páginas, reúne las declaraciones de varios integrantes de la barrabrava del club del Parque de la Independencia que dan cuenta con detalle de cómo se organiza el grupo de barras, la venta de entradas de protocolo, la organización de viajes y la distribución de tareas entre sectores armados.

Según el juez, Ochoa sería el instigador del crimen de "Pimpi" Camino, legendario jefe de la barrabrava de leprosa durante la presidencia de Eduardo López. Camino fue asesinado de cinco tiros en la madrugada del 18 de marzo de 2010 en la puerta del bar Ezeiza, y por ese hecho fueron condenados dos jóvenes ligados al club.

A la vez, Beltramone procesó a Marcelo Jesús Romano y Walter "Walo" Acosta como presuntos responsables en calidad de partícipe primario el primero y coautor el segundo, del crimen de Maximiliano Rodríguez.

El juez está convencido de que "Maximiliano Rodríguez quería volver a copar la Barra Brava por lo cual ordenó su ejecución en la cárcel y no pudo consumarlo. El Quemadito tenía temor de decir dónde viviría cuando saliera en libertad y Valeria Osuna, novia del Porteño Rodríguez y mano derecha de Ochoa, intentó en varias oportunidades obtener dicha información. Luego del atentado fingido, el Quemadito recupera su libertad, y sufre dos atentados. El primero ocurre en la casa de su novia Sofía pues tal como se ha demostrado a esa fecha no conocían sus asesinos el domicilio nuevo".

Para el juez "los autores fueron identificados por el propio Maximiliano Rodríguez, pero era peligroso y tomaría represalias.

Debían aprovechar su disminución física, y ahora el aporte de Jesús Romano, quien como íntimo amigo del asesinado, aporta la nueva dirección que conoce dos días antes del atentado, asegurando la presencia física de la víctima en un lugar y tiempo determinado, comunicando tal circunstancia a Walter Acosta".

Para Beltramone "se ha probado que Ochoa, líder de una facción de Barra﷓brava, utilizando dinero y poder ilegal, había ordenado su ejecución, teniendo sobrados motivos para hacerlo. Por ello, prepara la defensa de "Porteño" Rodríguez. Y que todo lo que ha dicho al respecto es mendaz, falso e insostenible. Por ello, Rodríguez, sin trabajo alguno, y a los 20 días del hecho, en la mayor de las impunidades se compra un vehículo de 180.000 pesos".

Compartir: 

Twitter
 

Ochoa, el último jefe de la barrabrava de Ñuls.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared