CORREO

Correo

La enfermedad de Cristina

Quien más quien menos tiene su corazón puesto en algún lugar político. Esto supone que en toda charla, por momentos, exteriorice su adhesión o rechazo por una idea.

Por suerte en nuestro país, la agenda política viene cargada, y es muy difícil esquivar los bultos de leyes, proyectos y discursos que nos cruzan cotidianamente y forman parte de los diálogos.

Sobre el último fin de semana un título sacudió a la opinión pública: la enfermedad de nuestra presidenta.

A decir verdad nada de lo que se escucha sorprende, aunque tengamos la esperanza de que alguna vez el equilibrio mediático aparezca.

Análisis de especialistas, comentarios y títulos gráficos inundan todos los medios sobre la "salud" de la mandataria. La descripción de hematomas, sangrado e intervenciones son narradas con magnitud supina por los comunicadores. Pura incontinencia verbal surgida del rencor opositor que tiñe de odio insensato los enfoques nada científicos.

Es de manual que en la selección de los temas de agenda y la rigurosidad reside el "buen periodismo" cosa bastante alejada por estos lares.

Un principio ético y básico señala "no hablar de lo que no sabe" me retaba mí tío que era camionero muy alejado de las redacciones y estudios.

N o es tan difícil, sino lograr o al menos intentar separar la paja (política) de las dolencias personales (trigo).

Dar la información rigurosa sobre el estado de la presidenta es de cajón, especular sobre su salud, es al menos sospechoso de embustero.

Uno nunca pierde la esperanza de que alguna vez el periodismo sea distinto.

Daniel de San Benito

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared