CORREO

Artificio

Es extraña y antiquísima la fascinación que producen los fuegos artificiales. Uno se queda boquiabierta, mudo o lanzando intermitentes monosílabos de admiración. El sonido ensordecedor que acompaña al lanzamiento, agiganta hasta el éxtasis la maravilla visual que se cierne sobre el espectador. Pero, como todos saben, los fuegos artificiales son eso, artificios creados por el hombre para encantarlo y distraerlo, aunque más no sea, unos instantes.

Vaya a saber porqué razón, la contemplación de los fuegos artificiales durante la conmemoración del día de la Soberanía, en la Vuelta de Obligado, trajo a mi memoria otro tipo de recurso encantador de multitudes, sorprendente y tan efímero que termina diluyéndose en el aire o en el tiempo, como aquellos.

Me refiero a los anuncios rimbombantes a los que nos acostumbró el gobierno de la Provincia de Santa Fe. Fuegos de artificio, promesas incumplidas del gobernador Binner y sus acólitos.

Por ejemplo: ¿Alguien se acuerda del SUS?

Pasemos primero el aviso socialista: "Santa Fe hará punta en el país con un sistema único de salud que pondría al alcance de todos sus habitantes los medios diagnósticos y terapéuticos de última generación", dijo el ministro de Salud Cappiello en enero de 2008.

Para los entendidos y aún para los neófitos en el tema, un Sistema Unico de Salud implica fundamentalmente unificar (valga la redundancia) la financiación de todo el sistema. ¿Cómo? Sumando los recursos de cada subsector: Estado, privados y de obras sociales, mientras que la gestión/administración se haría en forma descentralizada (municipios y comunas) y todos los efectores o servicios de atención formarían parte del sistema, al cual todos los ciudadanos, sin distinción de clase, tendrían garantizado el acceso.

En la actualidad, por el contrario, la oferta de servicios es fragmentada y se caracteriza por: 1. Superposición de efectores de los diferentes subsistemas en un mismo ámbito geográfico. 2. Sobreoferta de determinados servicios y suboferta de otros. 2. Superposición de recursos con la consiguiente ineficiencia. 3. Sectores de población sin cobertura o con cobertura insuficiente y de baja calidad.

Reconocemos que no es, ni será fácil crear un Sistema Único de Salud en la provincia de Santa Fe, pero flaco favor hace la actual administración en pos de ese logro, transformando un anhelo legítimo de muchos, en otro más de sus fuegos de artificio.

Por Sofía Masnatta

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.