CORREO

Correo

Los desafíos de la tierra Desde la política se viene discutiendo la cuestión de "profundizar el modelo". La tierra es uno de esos componentes que debería integrar el glosario de ejes vertebrales para discutir sobre el país que queremos, los actores sociales que lo encarnarían, las nuevas construcciones sociales y políticas que, necesariamente, potencien esas futuras realidades. Tiene la tierra la fortaleza de atravesar una diversidad de aspectos y territorios, siendo constitutiva de otros temas y desafíos. Hace referencia a las fronteras de la soja, al uso de agroquímicos, a los límites de las fumigaciones, a los pibes banderilleros. Habla de los pueblos originarios, de la cultura, de los derechos avasallados. Expresa a los campesinos del interior argentino, a sus organizaciones, a sus familias, y sus luchas, tan eternas como presentes. Recorta en el horizonte de las provincias cerealeras las inversiones inmobiliarias, el escandaloso valor de los terrenos y los alquileres impagables que le devienen. Señala los lugares donde empresas y particulares pretenden adueñarse de nuestros recursos naturales. Anuncia agua, minerales, bosques, ríos. Reafirma la oxidada palabra "latifundio", perdida entre tantas derrotas dictatoriales y neoliberales; pero siempre, tozudamente, inquisidora en la realidad argentina. Da testimonio sobre la necesidad de reconocer la falta de políticas públicas en la materia, en donde por ejemplo, muy poquitas ciudades de Argentina cuentan con "bancos" de tierras para planificar su desarrollo urbano. Tiene la historicidad de recordarnos que existió una Campaña al Desierto y miles de batallas en donde la oligarquía configuró gran parte del país que tenemos. Explicita la realidad del conurbano profundo, y de muchas provincias donde las ocupaciones mezclan derechos ciudadanos, obligaciones de los gobiernos y negociados clandestinos. Es claro, entonces, que desentrañarla no es una tarea sencilla y que tiene toda la heterogeneidad de su propia realidad y que por lo tanto, no hay una sola manera de abordar las soluciones a sus propios desafíos. Pero, antes que nada, debe integrar la agenda pública donde las organizaciones sociales y políticas se decidan a plantear estrategias que vayan más allá del eterno reclamo, de las denuncias por la represión policial o la presencia de los pools sojeros. En ese contexto, y después de ganar claramente las elecciones internas, la Presidenta de la Nación ha puesto, antes que otros, en el centro de la escena el proyecto de ley de extranjerización de la tierra. ¿Se entiende? Carlos Borgna

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.