CIUDAD › DESPUES DE 50 DIAS, LA CCC LEVANTO ACAMPE EN PLAZA PRINGLES

La protesta llegó a su fin

Trabajo otorgará asistencia económica a dos cooperativas de zanjeo, construcción de veredas y desmalezamiento que tiene la Corriente. "Es lamentable que tuvieran que pasar tantos días para que aparezca esta alternativa", evaluó Delmonte.

La Corriente Clasista y Combativa (CCC) levantó ayer el campamento que sostuvo durante cincuenta días en la plaza Pringles, como forma de reclamo para obtener ayuda social del plan Argentina Trabaja. Si bien la organización guiada por Eduardo Delmonte no logró ese objetivo, sí consiguió que el Ministerio de Trabajo de la Nación les asigne los beneficios de otra línea de asistencia para cooperativas formadas por trabajadores.

"De algún modo, les torcimos el brazo, aunque es lamentable que tuvieron que pasar cincuenta días para que aparezca esta alternativa", evaluó Delmonte al final de la lucha más prolongada que haya protagonizado esa organización. Lo que consiguieron se llama Programa de Trabajo Autogestionado, que la cartera laboral creó en 2004 con el fin de apoyar empresas recuperadas por sus trabajadores en la poscrisis de 2001.

Hace un par de años este plan empezó a aplicarse sobre cooperativas de trabajo y así es como encaja en el reclamo de la CCC. Ofrece un apoyo básico de 600 pesos mensuales a lo largo de un año para cada miembro de la cooperativa beneficiaria. La CCC cuenta con dos cooperativas de 300 miembros cada una que toman contratos para tareas como zanjeo, construcción de veredas y desmalezamiento, entre otras. Son los trabajos que actualmente les demanda la Municipalidad de Rosario, su principal contratante.

Delmonte cuestionó que los tres niveles de Estado con los que negociaba no pusieron real empeño en destrabar la situación. "Fuimos nosotros los que descubrimos la existencia de este programa y lo pusimos sobre la mesa. Creo que en todo este tiempo apostaron a demostrar que con un acampe no se consigue nada, de manera que quedara instalado el mensaje de que el nuestro sería el último acampe. Pero no lo será. Nosotros llegamos a tomar la plaza después de haber gestionado por las buenas el plan Argentina Trabaja, por vía administrativa y sin conseguir nada", dijo el dirigente de la CCC.

En el camino quedó la intermediación del Arzobispado, frustrada --según los delegados de la agrupación piquetera-- por la posición inicial de Nación, provincia y municipio de no ceder ante la presión que supuso la instalación de un centenar de personas en la plaza de Córdoba y Paraguay. "Esa fue la postura después de habernos reprimido con la Policía en la marcha que hicimos a Desarrollo Social", interpretó Delmonte en alusión a los enfrentamientos que hubo en el quinto día del reclamo entre militantes de la CCC y la Guardia de Infantería.

Hubo una ofensiva de la Municipalidad en el plano judicial para obtener una orden de desalojo de la plaza; pero la Justicia entendió que no había delito en la ocupación de la Pringles y habilitó a los reclamantes a perseverar en su lucha. "Esa fue su primera derrota, aunque pretendieron ningunearnos. Pero no pudieron imputarnos ningún delito ni falta porque cuidamos el mobiliario urbano, mantuvimos la limpieza y sólo ocupamos la mitad de la plaza", concluyó Delmonte ayer al analizar el decurso de la pulseada.

En su opinión, la reunión que tuvieron hace un par de semanas con el ministro de Desarrollo Social, Pablo Farías, fue la bisagra para reabrir el diálogo. Hasta entonces, el acampe se enfrentaba a su desgaste en el tiempo.

"Hace un mes que decidimos retomar los trabajos pendientes, las obras de las cooperativas, para seguir cobrando y viviendo, pero sin abandonar la lucha. Fue muy duro", finalizó Delmonte.

Compartir: 

Twitter
 

La plaza Pringles, de Córdoba y Paraguay, retomó ayer a la tarde la imagen habitual.
Imagen: Alberto Gentilcore.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.