CORREO

Lifschitz

Quiero expresar mi sorpresa por las declaraciones del intendente Miguel Lifschitz en la cual critica las declaraciones de Elisa Carrió vertidas en el fin de semana acerca de la composición de la mesa del ARI Santa Fe, y en la cual ironiza sobre las opiniones positivas que la líder del ARI realizó sobre el senador Rubén Giustiniani. Evidentemente al intendente le molesta que Lilita valore positivamente la actitud de Giustiniani en el Senado de clara oposición al gobierno nacional, que se diferencia de las llevadas adelante por Binner en Diputados y el propio Lifschitz quienes mas de una vez buscan la forma de quedar cerca del poder central, tal como la lamentable participación en el acto de Gualeguaychú el pasado viernes. También me extraña que un hombre educado y respetuoso como Lifschitz se entrometa en una discusión interna de otro partido siendo allí y entre partes donde la misma debe saldarse, y le sugirió que emplee la totalidad de sus energías en su tarea de intendente y en todo caso en analizar la matriz corrupta del kirchnerismo que no difiere de la de los años de Menem y a la cual debe enfrentarse con la fuerza de principios morales bien claros, más allá de las conveniencias de turnos.

Carlos Comi

Concejal ARI

País

Bajo un espectro que es como una llovizna de hipocresía, desidia y viveza criolla, patéticos genomas de nuestra sociedad, alguien comienza a hojear una de esas revistas con títulos de "rostros" donde en el mejor papel ilustración comienza a aparecer las fotos de todas nuestras falencias. Bellísimas mujeres que se dicen feministas, retratadas y denigradas cual a prostitutas en calientes certámenes de "biquini open", titulares de diarios donde se otorgan créditos del Banco Mundial para pagar planes sociales, asaltos a bancos que parecen extraños guiones de una película de ciencia ficción, robos, accidentes y crímenes "mezclados en una holla a fuego lento de impunidad absoluta". Sueldos que comparados muestran un abismo de injusticia que electrifica los pelos y paraliza los corazones de impotencia y depresión. Clásicos de fútbol y recitales de famosos que adquieren el valor de "cuestiones de Estado", fechas patrias que se deben respetar como íntimos mojones de identidad y que solo sirven como solaz esparcimiento de turismo aventura. Y siguen y siguen las firmas en este manicomio nacional donde cada cual hace la suya y tiene las soluciones para lograr el país perfecto y el conjuto albiceleste que ganará el mundial Alemania 2006.

Felipe Demauro

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.