CORREO

Correo

En memoria de Jairo

El 2 de febrero de 2014 fue un día en que a muchos nos marcó un antes y un después. Más precisamente, fue la madrugada de ese día, donde a un loquito, un asesino, se le ocurrió sacarle la vida a un gran amigo nuestro, a una gran persona. Fue en esa madrugada donde la vida nos puso una vez más entre la espada y la pared.

Todavía tratamos de entender cuál es el motivo por el que Dios se llevo a nuestros amigos, pero que se fueron es un hecho, y de eso nos dimos cuenta con el paso de los días.

Ojalá no sepan lo duro que es ir a esos lugares donde te juntas siempre, donde sabes que vas a ver a ese amigo, el que te saca una sonrisa pase lo que pase, que te da un hombro si lo necesitás, o una oreja para hablar, y que de un día para otro él no esté más. Ojalá no lo sepan porque realmente es un dolor en el corazón indescriptible, un dolor que no se tapa con nada, que va a estar siempre ahí, y que nosotros lo venimos sintiendo ya desde el asesinato de Mono, Jere y Patom.

Aquella noche comenzó todo en el Bar Chiringo, ubicado en Dorrego y San Luis, cuando unos que estaban ahí prepotearon a uno de nosotros, por esos motivos que uno ni sabe, y que terminaron amenazándonos diciendo que afuera nos íbamos a ver, y así fue, estaban ellos afuera, y fue inevitable el enfrentamiento. Fue horrible, como toda pelea, en donde al grito de traeme la pistola, un amigo de Urrutia (el asesino) toma una 9 Mm cromada y delante de todos muestra las ganas de asesinar. Por suerte, en ese momento, no sale la bala, y Walter, nuestro amigo que fue apuntado, siguió con vida. Minutos después nosotros nos dispersamos, y cada uno trata de huir de la manera que puede. Ellos también se suben a su auto y persiguen la moto en la que Jairo iba de acompañante, y así fue, que comenzaron a perseguirlo hasta que luego de varias cuadras dispararon y le quitaron la vida a Jairo.

Solo nos quedo llorarlo, y dejarle su lugar dentro de nuestro corazón, ahora lo único que pedimos es justicia. Insistimos como todos los meses, porque al igual que con Jere, Mono y Patom, con Jairo será justicia, porque él se lo merece, porque era un gran pibe, una gran gran persona, porque vimos que transformando el dolor en lucha se puede, y también entendimos que si no luchamos con alegría, nadie lucha. Por eso, este domingo los invitamos al Festival Homenaje a Jairo en la Plaza del Che, desde las 18.

Los amigos de Jairo

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.