CORREO

Barras y policías

Siguiendo con su línea de conducta represiva, la Policía de Santa Fe dio una muestra más de su ferocidad cuando de atacar personas indefensas se trata. Fue el domingo 8 de octubre, en el transcurso del partido que disputaron Newells Old Boys y Belgrano de Córdoba en Rosario. "No dejen los autos ni nada cerca del estadio que la gente de Newells va hacer quilombo", fueron las proféticas palabras de un asistente al encuentro deportivo. Esta frase no sería extraña, ni sonaría descolgada a menos que su autor fuera un policía, uno de los encargados de "garantizar el orden" dentro del Parque Independencia, escenario del cotejo. Pero más allá de la "intuición" del uniformado, el operativo de seguridad poco iba a ayudar a que el encuentro culminara sin incidentes. Cinco agentes formaban parte del cordón que debían separar a ambas hinchadas con la convocatoria de dichos clubes. Para hacer un poco más complicada la situación ubicaron a toda la parcialidad de Belgrano (alrededor de 3.000 personas) en un codo de la tribuna visitante, pegado a la platea local, cuando la lógica indica que se tendría que haber situado a los hinchas cordobeses al medio y hacer dos pulmones, uno a cada lado de la popular. Una vez comenzados los incidentes entre algunos de los parciales de ambos clubes, la Policía continúo dando muestras de su incapacidad y espíritu represivo. Uno de los simpatizantes cordobeses manifestó "comenzaron reprimiendo a la gente de la B con balas de gomas indiscriminadamente hacia la popu, en lugar de apersonarse al lugar e impedir que los que hacían los misiles con la mampostería del baño no lo hagan más... después hicieron un túnel de la muerte para desalojarnos repartiendo palos a doquier y con gases de por medio". Un seguidor de Newells coincidía en recalcar la inacción policial: "Vi como los barras bravas de NOB (ubicados en la platea porque el presidente de NOB dividió la cancha en zonas y se las asigna cada una a un grupo de barras para que no permitan que griten contra él) y otro de Belgrano empezaron a los piedrazos. Al lado de la policía que no hacia nada (...) los que empezaron fueron un grupo de no más de 20 de NOB amparados por la policía que no hacía nada ya que esta gente tiene impunidad (...) Después la policía que estaba en la popular de Belgrano, le pegaba a todos sin diferenciar". Para culminar su penosa actuación, los agentes del orden no tuvieron mejor idea que despedir a los parciales cordobeses a toda orquesta. Otro testimonio indica que "a la salida ni hablar de como tiraban y pegaban a cualquiera (...) Cuando ya estábamos saliendo íbamos en el colectivo (...) se nos pone un patrullero al lado, y uno de los policías sacó el arma y le apuntó a uno de los hinchas (...) después se cago de risa, guardó el arma y se adelantaron. Ya bien a la salida, otro policía desde otro patrullero hacía señas como que nos habían hecho mierda× (...) o sea no quieren violencia y ellos son los que mas provocan... Como conclusión de esta nueva muestra de incapacidad, indolencia e ineptitud de la Policía de Rosario, bien valen las palabras de un parcial de Newells: "si la cana se lo proponía, no pasaba nada. Solo tenían que no dejar que los 20 de NOB que estaban en la platea y los otros 20 de Córdoba empezaran, solo eso". Como resultado de la represión desatada contra los cordobeses a la salida del partido, uno de los hinchas de Belgrano con ocho balazos de goma impactados sobre pierna y gluteo, radicó la denuncia en Rosario con la asistencia de CORREPI y una convocatoria organizada en Córdoba para la presentación de testigos de lo sucedido.

Victor Baissi

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.