CORREO

Bertone

La apresurada fuga de Raúl Bertone desde la Secretaría de Cultura a la ignota, recóndita y decididamente tras bambalinas Subsecretaría de Turismo, no puede interpretarse como un simple cambio de funcionarios, o, que el susodicho tenga importantes proyectos para aportar a la nueva área, sino que más bien se trata del salvataje que el ingeniero Obeid pergeñó para uno de sus más fieles lacayos, en vista del rotundo fracaso que significó su gestión cultural. Don Bertone ya venía aquejado por el tema de la restitución de los bienes que pertenecen a la Biblioteca Vigil, donde jamás pudo hacer pie con la idea de armarle un acto muy mediático para que el gobernador "devolviera" donación mediante los bienes que desde hace treinta años vienen usurpando los distintos gobiernos provinciales. Pero, a pesar de todo, Bertone, venía piloteando una situación que francamente ya se le había ido de las manos. El problema fue la Sinfónica, en la cual parece que sus músicos tienen la peregrina idea de tener derechos laborales no entendiendo que Santa Fe sigue rigiéndose bajo el sistema feudal de Lord Reutemann. No obstante, como dice Rosario/12 del día jueves 10 de noviembre (página 6) siempre le quedaba volver a "su sillón en la dirección de la Escuela de Cine". Pero, el día miércoles 9 de noviembre, cometimos el "pecado" de tirarle el sillón bastante lejos de nuestra escuela. Resulta que el "señor" siempre entendió que esta era su parte del feudo santafesino y que con el podía hacer lo que se le antojara, y, por qué no, volver cuando quisiera. Pero, resulta que tanto estudiantes como docentes nos hartamos de escuchar las promesas (y nada más que promesas) de Bertone, o, esperar a que sucedan una seguidilla de robos para que la provincia se acuerde que gestiona una Escuela de Cine y decida poner un vueltito a su disposición liberando un subsidio gestionado hace más de un año para material de estudio y mejoras edilicias, y, prometiendo uno nuevo para reponer lo robado. Se le sublevó el feudo, quelevachache, su situación era insostenible desde hacia tiempo, pero total pensaba que podía volver a nuestra Escuela. Este miércoles le dijimos que esta no es más su casa, que acá no tiene más su sillón, y, Obeid tuvo que esconderlo en la Subsecretaría de Turismo. Intentó que la cosa no sucediera, extorsionó diciendo que "no hagan nada que yo mando la plata del subsidio", pero no somos estúpidos, sabemos que 17.500 pesos no pagan los años de abandono a nuestra Escuela, las condiciones precarias en que tenemos que desarrollar nuestros estudios, y, mucho menos, significa que la Provincia se haga cargo mínimamente de la Educación. Los 17.500 pesos no dejan de hacer que el año que viene todos los estudiantes tengamos que pagar una cuota más cara para que esta Escuela siga funcionando, no hacen que dejemos de subir siete pisos porque los ascensores no funcionan, no hacen que tengamos los equipos necesarios para desarrollar nuestros prácticos y tengamos que esperar turnos eternos, no hacen que la gotera del Aula 5 deje de gotear. Por una educación pública y gratuita. En defensa de la lucha docente.

Sebastián Cué

Nicolás Bukelatos

Noelia Gorría

Cooperadora de la Escuela Provincial de Cine y Televisión

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.