PSICOLOGIA › LA PAREJA DESPLAZO A LA FAMILIA COMO NUCLEO

El amor es un lazo sin garantías

 Por Sara Carreira*

En unas jornadas de la Escuela Lacaniana del Psicoanálisis sobre el amor realizadas en A Coruña el último fin de semana, una de las invitadas estrella -junto a Judith Miller, hija de Jacques Lacan- fue Marie Hélène Brousse, doctora en psicoanálisis, profesora en la universidad París VIII e investigadora de primer nivel, quien afirmó polémicamente "El amor real es el amor sin piedad".

- Usted dice que el "pegamento" que une a las familias es ahora el amor y no la biología, que era lo que ocurría antes...

--Sí. Durante siglos, una pareja formaba una familia y el amor era algo deseable, pero no fundamental. Ahora, todas las familias contemporáneas, múltiples, se fundamentan sobre el amor.

- ¿Eso es mejor?

--El amor es problemático porque jamás está garantizado. Por eso muchas parejas buscan algo más, que es el matrimonio, y ya vemos que les pasa también a los homosexuales.

- ¿Qué le parece que su unión se llame matrimonio?

--Es importante para ellos. A mí lo que me sorprende es que quieran casarse. Mi generación puso en cuestión el matrimonio porque era un modelo paternalista, no nos parecía importante la necesidad de casarse. Pero poco a poco voy entendiendo por qué lo reivindican. El amor no garantiza nada, no permite una permanencia en el marco en el que el sujeto vive, y creo que los homosexuales reivindican este marco, esta garantía.

- ¿Existe el amor verdadero?

--Lacan distinguía entre el amor imaginario, el simbólico y el real. El primero es el flechazo, donde el otro es lo que menos importa porque es algo de nuestra imaginación; el simbólico era, para Freud, el amor al padre; y después está el amor real, que es el amor sin piedad. Es un amor que no busca reciprocidad y que no se engaña, uno conoce los defectos del otro pero aún así lo quiere.

- ¿La pareja está en crisis?

--Antes la unidad base de relación social era la familia y ahora es la pareja, pero hay que entender la pareja separándola de la satisfacción sexual, hay muchos modelos de pareja compatibles con ser célibe.

- El deseo es salud, decía Lacan...

--El deseo implica el manejo de la pérdida, se desea lo que no se tiene. El goce, en cambio, no localiza la pérdida de una manera que permita utilizarla, y su único límite es la sobredosis. Pero, bueno, algo de goce también es necesario (risas).

*http://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2012/11/10/amor real amor piedad/0003_201211G10P29991.htm

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.