OPINION

Recuerdos del 24 de marzo

 Por Alicia Gutiérrez

Recordar el pasado dictatorial me hace valorar aún más el presente en democracia. Sin embargo, muchos son recuerdos felices: la vida militante, la alegría compartida con los jóvenes de todos los partidos políticos, la emoción de ser parte de un colectivo mucho más amplio que luchaba por un futuro mejor.

Pero duró muy poco, entre 1973 y 1974. A fines de ese año, la Triple A comenzó a actuar y a sembrar el terror, asesinando y dejando los cuerpos a la vera de las rutas. Estos también son delitos de lesa humanidad porque fueron cometidos utilizando los resortes del Estado. Los cuatro decretos de exterminio de los "elementos subversivos", firmados por Cafiero, Robledo, Ruckauf, López Rega e Isabel Perón iban dirigidos contra todos los militantes políticos y sindicales de izquierda y los sectores progresistas de la iglesia católica como los tercermundistas.

Durante 1975, con mi hermana ya no pudimos ir más a la Facultad. La Policía Federal fue a mi casa buscando armas y sólo encontraron libros de Odontología e instrumental. "Demasiados", dijo uno de ellos con desconfianza. Y sí, éramos dos estudiantes de quinto año de la carrera. Después, dos cartas con amenazas de la Triple A y nunca más volvimos a nuestro hogar.

Tras el Golpe, vivimos en las sombras, ya no pudimos salir a la calle ni trabajar, ni estudiar. Tuvimos que escapar a otra provincia. La barbarie se desató sin límites, como nunca imaginamos. Se llevaron a nuestras compañeras y compañeros, sus hijas e hijos, saqueando y destruyendo todo a su paso. Asesinaron a toda una generación de mujeres y varones militantes políticos y sindicales. Y no lo hicieron sólo los militares, sino que fue promovido por los grupos económicos más concentrados y los monopolios extranjeros.

A pesar de todo nunca sentí odio, ni rencor, siempre me animó el deseo de saber la verdad y lograr justicia para ellos y castigo para los genocidas. Mi compromiso es con el pasado pero también con el futuro de mi país y las generaciones venideras.

Este 24 de marzo hay muchas razones para salir a la calle, para evocar a los 30.000, para nombrarlos, para decir Nunca Más y No Pasarán.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.