CIUDAD › HOMENAJE DE LA UNIVERSIDAD A LAS MADRES DE PLAZA 25 DE MAYO

El coraje, la valentía y la ternura

"Estamos aquí para agradecerles, en la oscuridad sin tregua, de un horror que pareció eterno, ustedes supieron ser luz, ser voz cuando muchos callaban", señaló el decano de Ciencia Política en el acto de reconocimiento honorífico.

 Por Claudio Socolsky

En un emotivo acto de reconocimiento honorífico, la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) homenajeó ayer a las Madres de Plaza 25 de Mayo de Rosario para conmemorar el 40º aniversario del Golpe de Estado. Una de las aulas del segundo piso de la Facultad llevará el nombre de quienes fueron reconocidas por "su incansable y pacífica lucha contra la impunidad y su constante compromiso en la defensa de los derechos de los pueblos". Además, se descubrió un mural realizado por artistas locales. "Les debíamos a las Madres este acto de homenaje, que hacemos desde el respeto y humildad frente a la inmensa ejemplaridad de nuestras Madres", señaló el decano de la Facultad, Franco Bartolacci. "Este no es un homenaje para mí, es para los 30 mil, porque si no hubiera sido por ellos nosotras no estaríamos acá", dijo Norma Birri de Vermeulen, quien participó del acto junto a Adela Panelo de Forestello, Noemí Johnston de De Vicenzo y Elsa Pozzi de Massa.

"Es un día muy especial, es saldar una deuda histórica, de compromiso, amor, cariño y respeto hacia las Madres de la Plaza 25 de Mayo de la ciudad de Rosario", dijo el locutor del acto que se realizó en el aula 303 de la Facultad de Ciencias Políticas, que estuvo colmada por personas que quisieron acompañar el homenaje a las Madres de Rosario, y que organizó la secretaría de Extensión y Vinculación de la Facultad.

"Conmemorar es recordar públicamente, y este acto significa apelar al gesto sensible que confirma nuestra condición y se niega al olvido. Este homenaje a nuestras Madres se levanta sobre múltiples sentidos que hoy renuevan el compromiso colectivo de nuestra comunidad. Memoria, verdad y justicia no es una consigna si no una bandera de lucha frente a las violaciones de los derechos humanos. Esta distinción pretende homenajear a las Madres por su activa militancia, su coraje, y su valentía, pero también por su inmensa ternura", señaló la secretaria Paula Contino.

A su turno, Bartolacci agradeció a las Madres que "hayan generado en cada uno de nosotros, en tantos que no están acá y en tantas generaciones, estas ganas de verdad, memoria y justicia, este compromiso activo y militante en defensa de los derechos y la libertad de los pueblos". Además, subrayó que el de ayer, además de un acto académico e institucional, "es definitivamente un acto político, estamos aquí para agradecerles, en la oscuridad sin tregua, de un horror que pareció eterno, ustedes supieron ser luz, ser voz cuando muchos callaban".

El decano agregó: "Queremos agradecerles el ejemplo, lo que las vuelve más ejemplares que nadie es que para quienes habían violado todas las normas posibles, para los que torturaron y promovieron la muerte, no reclamaron nunca venganza si no verdad y justicia. En la lucha por encontrar a sus hijos, las Madres nos permitieron, quizás sin quererlo, encontrarnos a nosotros mismos, reconocernos en esa historia trágica, tumultuosa y violenta de nuestro país".

Por su parte, "Chiche" Massa dijo tener "la convicción de que con este hacer nuestro, con la gesta de nuestros hijos, de su rebeldía, de todo lo que hicieron, de trabajar por una patria mejor, las Madres con nuestras luchas y con nuestro ejemplo a la sociedad, de una lucha pacífica, incansable, tesonera, exigiendo memoria, verdad y justicia, creo que hemos escrito una página más de la joven historia argentina".

Tras los discursos, se entregaron los diplomas de distinción a las Madres, a partir del reconocimiento honorífico votado por unanimidad por el Consejo Directivo de la Facultad. Además de las Madres mencionadas, Juan Trinchero recibió el diploma de su abuela, Marta Hernández, y el concejal Eduardo Toniolli el de su abuela Matilde Espinosa, quienes no pudieron asistir por razones de salud.

Y mientras la emoción calaba hondo en cada uno de los asistentes, todos fueron invitados a descubrir el mural realizado por las artistas plásticas Vanesa Galdeano y Analí Chanquía, y la placa que lleva el nombre de las Madres en el aula 304 de la Facultad de Ciencias Políticas. Allí se escucharon más aplausos, reafirmando el sentido homenaje realizado ayer para conmemorar el 40ª aniversario del inicio de la última dictadura cívico-militar.

Participaron del acto el diputado nacional y ex vicerrector de la UNR, Eduardo Seminara, el subsecretario de Derechos Humanos provincial, Ramón Verón, la directora del Museo de la Memoria, Viviana Nardoni, el subsecretario de Gobierno municipal, Claudio Díaz, las concejalas Fernanda Gigliani, María Eugenia Schmuck, Norma López, Caren Tepp, y el concejal Pedro Salinas. Además se encontraban presentes representantes de Abuelas de Plaza de Mayo, filial Rosario, HIJOS, y la Asamblea Permanente de Derechos Humanos.

El rector Héctor Floriani encabezó la representación de la UNR en el acto que contó además con la presencia de los decanos Esteban Serra (Bioquímicas), Marcelo Vedrovnik (Derecho), Guillermo Monteros (Agrarias), y Adriana Racca (Económicas). También participaron los vicedecanos Héctor Molina (Políticas) y Ana Valderrama (Arquitectura), la secretaria de Derechos Humanos de la UNR, Mirta Taborda, el secretario General de Sadop, Martín Lucero, y la secretaria adjunta del Sindicato de Prensa de Rosario, Alicia Simeoni.

Compartir: 

Twitter
 

Norma de Vermeulen, Adela Panelo de Forestello, Noemí Johnston de De Vicenzo y Elsa Pozzi.
Imagen: Sebastián Granata
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared