UNIVERSIDAD › INVESTIGAN LA CULTURA Y GESTIóN ORGANIZACIONAL DE LAS EMPRESAS RECUPERADAS

Cómo pasar de empleado a propietario

Se trata de un trabajo de corte cualitativo, que priorizó la descripción e interpretación de un "caso único", a partir del relato de sus asociados. Se advirtió que asumen mayor compromiso pero hay un déficit en la visión estratégica.

 Por Victoria Schmuck*

Investigadores de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) realizaron estudios sobre la cultura y gestión organizacional de empresas recuperadas de la ciudad de Rosario, actores claves de la Economía Social. "La cultura organizacional es producto de las interacciones entre sus miembros y varían con el tiempo. Cuando los miembros de una empresa dejan de ser empleados para convertirse en dueños y deben autogestionar su propia empresa, se genera un cambio cultural de fuerte impacto en la organización", sostuvo la Licenciada en Administración María Teresa Kobila, quien integra el proyecto de investigación. "Configurar y fortalecer esa nueva cultura, es uno de los desafíos más críticos para los líderes formales en las empresas recuperadas", indicó.

El origen de la investigación en cultura organizacional lleva 10 años, y en 2007 comenzaron a trabajar en distintos casos de empresas recuperadas de la ciudad de Rosario atravesada por una crisis económica que la obligó a rearmarse, donde sus empleados pasaron a ser dueños. "Muchas empresas, después de pasar por un fuerte período de crisis o haber quebrado, obligaron a sus empleados a constituirse como cooperativas para preservar sus fuentes de trabajo y, en ciertos casos, también debieron atravesar por un período de lucha por la supervivencia", relató la especialista.

Según Kobila, desde el campo de la administración es importante analizar la cultura organizacional porque ejerce influencias en las actividades del directivo y en toda la organización. "La cultura es la construcción conjunta de significados, símbolos, relatos, leyendas, narraciones, hechos relevantes, todo lo que va atravesando una organización desde sus orígenes". Además, la investigadora explicó que ese conjunto de valores se utilizan para ordenar la relación entre los miembros y dado que las empresas están sujetas a dinámicas y presiones diversas "sus valores no se forman de una vez y para siempre, necesitan ser recreados, fortalecidos o modificados, según evoluciona o se transforma la organización".

Comparar y analizar los cambios operados en los factores culturales y estilos de gestión de la empresa, fueron los objetivos planteados, teniendo en cuenta el momento de conformación en el 2007 y su situación crítica a mediados de 2013.

El proyecto es producto de un trabajo de investigación de corte cualitativo, donde se priorizó la descripción e interpretación de un "caso único", a partir del relato de sus asociados que debieron pasar un proceso complejo de empleados a dueños. "Lo hicimos a partir de entrevistas en profundidad con todo el personal que trabaja allí e indagamos así los valores de la organización, cuáles eran, cómo se originaron, cómo se trabajan, cómo se comportan, qué motivaciones y perspectivas tienen, cuál es la misión y visión, entre otros", sostuvo la profesora Kobila.

Un dato importante que debieron tener en cuenta los investigadores a lo largo del análisis fue el momento en que quiebra la empresa original y pasa a transformarse en cooperativa. "Este fue un punto de inflexión, el por qué se constituyeron en una cooperativa de trabajo ya que no fue algo que eligieron, fue impuesto legalmente, porque era la única figura jurídica que les quedaba para defender su fuente de trabajo", expresó la investigadora.

Otro de los puntos que consideraron durante el desarrollo de la investigación fue comprender la relación que se establece entre la economía solidaria y el mercado.

"Cuando estamos en presencia de un cambio tan radical, como es pasar de empleados a dueños, se generan muchas interacciones cotidianas entre los integrantes y en relación con su entorno, por un lado la economía solidaria que prioriza lo social, y el mercado donde prevalece lo económico, entonces hay que ensamblar bien las piezas".

Luego de la sistematización y análisis de las entrevistas, encuestas y observaciones realizadas "in situ", se efectuó un estudio comparado que permitió evidenciar que, "así como en la etapa inicial, la mayor preocupación de los asociados fue salvar la empresa y consolidarse como grupo, hoy su principal desafío es conservar el posicionamiento alcanzado y lograr el crecimiento", destacó la investigadora.

Otra de las conclusiones a las que pudieron arribar los investigadores fue la detección de un "aprendizaje individual de los asociados con ciertas repercusiones positivas en la organización, tales como mejores prácticas vinculadas al quehacer operativo y administrativo pero con ciertas debilidades en los aspectos estratégicos, dado que si bien concentran sus esfuerzos en la búsqueda de nuevas oportunidades de negocios para alcanzar mejores resultados, no logran conciliar una visión conjunta respecto al mediano y largo plazo", puntualizó Kobila.

Actualmente, la empresa se encuentra en un período de estabilización y consolidación, indicó la investigadora y resaltó que con este tipo de abordajes pretende, más allá de la motivación profesional y personal, "hacer aportes a las organizaciones y la sociedad en su conjunto, aspectos que también nos empujan para seguir investigando".

*Integrante de la Dirección de Comunicación de la Ciencia de la UNR.

Compartir: 

Twitter
 

María Teresa Kobila, licenciada en Administración, integra el proyecto de investigación.
Imagen: Andrés Macera
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.