CIUDAD › INICIO AYER SU SEGUNDO MANDATO AL FRENTE DE LA INTENDENCIA DE ROSARIO

También son "nuevos tiempos" para Lifschitz

Lifschitz señaló que la articulación con las políticas del nuevo gobierno provincial permitirá contar con salud, educación y atención de la ciudadanía en base a los principios de participación y solidaridad.

 Por Alicia Simeoni

La plana mayor del Partido Socialista e integrantes del Frente Progresista Cívico y Social acompañaron ayer a Miguel Lifschitz en la asunción de su segundo período al frente de la intendencia de Rosario de. Rubén Giustiniani y Hermes Binner tenían con muchos de los que allí estaban más que un punto por celebrar pero sin duda, el fundamental, fue aquéllos hechos que desde Rosario permitieron la construcción política que concluyó con el socialismo en la gobernación santafesina. La asunción de Lifschitz fue sólo una parte de la fiesta socialista y de muchos aliados que continuará hoy en la capital provincial, por eso el intendente reelecto habló de momentos históricos, tanto cuando hizo referencia a la asunción de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner como a la de quien será gobernador en pocas horas más. Lifschitz apostó con fuerza a la integración regional y depósito gran confianza en que la articulación con las políticas provinciales permitirá contar con una salud, educación y atención de la ciudadanía en base a los principios de participación y solidaridad en los que se inspira la fuerza política. También se comprometió a que, pese a tener mayoría en el Concejo, mantendrá una fluida relación y mecanismos permanentes de debate con los bloques de oposición como una forma de priorizar lo que denominó "cogobierno".

Lifschitz juró su segundo mandato por la Constitución Nacional, la vigencia del sistema democrático, el pueblo, la patria y el honor. Su ingreso al Concejo fue una muestra de que el socialaismo cerró filas, al menos en estos días, ante el desafío histórico que tiene en Santa Fe, la provincia con su mayor fuerza y donde se pudo construir tanto desde lo que fue históricamente una expresión de política universitaria. El presidente del PS, Rubén Giustiniani, el gobernador electo, el flamante senador por el departamento Rosario Juan Carlos Zabalza, el presidente de la Cámara de Diputados de la provincia, Eduardo Di Pollina, la diputado nacional Silvia Ausburguer y el hombre de gran confianza del intendente, Horacio Ghirardi, flamante titular de Gobierno del municipio flanquearon su ingreso al recinto y lo acompañaron en el palco de honor. El presidente del cuerpo Miguel Zamarini tomó el juramento con el marco de presencias del gabinete que momentos después entraron en funciones y de una barra compuesta por funcionarios municipales y provinciales y representantes de muchas instituciones de la ciudad.

El segundo juramento de Lifschitz fue saludado como el inicio de "nuevos tiempos" que también el intendente se encargó de marcar en su discurso. Las invocaciones fueron las del rigor protocolar pero hubo agradecimientos especiales para las presencias de la Iglesia, del obispo José Luis Mollaghan por una parte y para el "querido" padre Ignacio Peries por otra.

En el Día de los Derechos Humanos, Lifschitz recordó el 24º aniversario de la continuidad democrática y refirmó el compromiso por el respeto y defensa irrestricta de los mismos y habló de los dos momentos "históricos": el de la asunción de la presidenta Cristinta Fernández ayer -donde concurrió junto a Binner- y la del gobernador electo en Santa Fe en el día de hoy. Sobre la presidente Kirchner entendió que asumió en condiciones muy favorables y positivas: "Quizás haya que buscar bastante en la historia para encontrar un escenario tan propicio como el que se presenta a nivel nacional". No podía dejar de marcar que la toma por parte de Binner de la nueva responsabilidad es además la llegada a ese cargo del primer gobernador socialista que integra una fuerza más amplia. La valoración política cedió paso en un momento a la emoción personal cuando Lifschitz recordó cuando 18 años atrás ingresó al Palacio de los Leones a cargo de la dirección general del Servicio Público de la Vivienda.

"Después de muchas décadas llega a la gobernación de Santa Fe un gobernador que fue antes un intendente exitoso de Rosario", dijo Lifschitz, quien cifró fuertes expectativas en que se ponga a la provincia a la vanguardia del desarrollo económico pero también del desarrollo social, de la salud, de la inclusión, de los derechos humanos, de la educación y del hábitat digno. Se trata de construir "capital humano, de promover la modernización, innovación y modernización del estado, de integrar y desarrollar el interior de la provincia", señaló.

Lifschitz trazó un hilo de continuidad en la labor del municipio cuando dijo que se seguirá trabajando en los "hilos fundamentales" que caracterizó el período anterior: "El progreso, la transformación y el desarrollo de la ciudad en la última década". Así marcó que se seguirá profundizando la democracia local y el trabajo para obtener la autonomía municipal y la integración de la región y se seguirá apostando al desarrollo ciudadano basado en las pequeñas y medianas empresas, en las fuerzas productivas y en la capacidad de trabajo.

Como para mostrar la mirada completa y conocedora de la ciudad, Lifschitz anunció que se continuará con el proceso de renovación urbana "ya que la ciudad tiene muchas caras según se la mire desde el río, desde los barrios, desde cada uno de los distritos con las obras e infraestructuras indispensables que se necesitan en cada punto de la ciudad". Justamente sobre obras de infraestructura dijo que seguirán "peleando con Binner" por las obras que el gobierno nacional adeuda. Aquí una de las referencias fundamentales estuvo en la reconstrucción del muelle del parque España, el Plan Circunvalar y la autopista Rosario-Córdoba.

Uno de los entusiasmos fundamentales del segundo mandato de la gestión Lifschitz lo constituye sin duda la expectativa por la integración de políticas entre provincia y municipios. El intendente se refirió a las áreas de salud de las que se espera que se brinden mejores servicios a partir de la integración de los distintos niveles de gobierno. Con los recursos del Estado, "además de promover obras de saneamiento, se mantedrán las escuelas, se equipará a la policía y se crearán institutos dignos para atender a los menores en conflicto con la ley penal".

Y se comprometió también a que la mayoría de concejales con que cuenta en el cuerpo legislativo no será motivo que impida priorizar una línea de "cogobierno" con las otras fuerzas con las cuales adelantó reuniones permanentes.

Compartir: 

Twitter
 

Lifschitz priorizará el "cogobierno" con los concejales de la oposición. Seguirá profundizando la democracia local y el trabajo para obtener la autonomía municipal.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.