CIUDAD

Un programa para que los jubilados hagan un aporte digno a la cultura

Dentro del Proyecto Jubilarte, se capacitarán a personas de
la tercera edad para trabajar en los museos de la ciudad.
Desde guías, hasta embalaje de obras, serían las tareas.

La realidad de muchos abuelos de la ciudad de Rosario es harto conocida. Bien se sabe que los jubilados son uno de los tantos sectores que se caracterizan por estar excluidos de la sociedad, y por sentir que su lugar en el mundo ya no es tal. Sin embargo, el Museo de Arte Contemporáneo de Rosario (Macro) y el Museo Municipal Juan B. Castagnino, tomaron la iniciativa para demostrar -una vez más- que esto no es así: Alrededor de 70 jubilados participarán de un proyecto en el que colaborarán en las distintas actividades de ambos museos, que van desde el mantenimiento y embalaje de las obras, hasta visitas guiadas y atención al público.

Con el objetivo de generar un intercambio de saberes entre los distintos sectores de la sociedad, los abuelos asistirán una vez por semana durante un plazo máximo de seis meses a estas dos instituciones para colaborar activamente con las actividades que allí se realizan. Se comenzará en enero con un grupo de doce que rotará los días de la semana que asiste a cada uno para que no se pierdan de nada, y luego de un plazo máximo de seis meses -de acuerdo a la disponibilidad de cada uno- comenzará el segundo grupo.

"El trabajo con jubilados empezó hace un año con el proyecto Jubilarte, que es un proyecto del Macro en el que los centros de jubilados vienen de visita, y después nosotros vamos a los centros de jubilados. Lo que se trataba de hacer era que el museo no sea sólo un lugar físico, sino que se amplíe, y en esta segunda etapa íbamos a los centros con los intereses que los jubilados habían mostrado en su visita al museo. Después, viendo los resultados de Jubilarte, surgió este proyecto entre los museos Macro y Castagnino con la idea de que haya otro sector de la sociedad involucrado trabajando, y ver cómo involucrarlos activamente", explicó la coordinadora del Departamento de Educación del Macro, Eugenia Calvo.

El proyecto no sólo considera los intereses de cada una de las personas, sino que además prevé que todos tengan la posibilidad de acceder a todas las actividades que regularmente se llevan a cabo en cada una de las instituciones. Es por eso que "los hemos reunido a todos para hacer charlas de unos 15 jubilados cada una, para contarles de qué se trata el proyecto, ver qué es lo que esperan ellos, qué es lo que imaginan, para ver si realmente están interesados o no, ver el tema de los horarios, y que nos conozcan a nosotros. Y a partir de eso armaremos la planilla para que en diciembre empiecen a venir -los que van a empezar en enero- como para tener una idea de cómo es", apuntó Calvo.

En este sentido se planteó la instancia de colaboración. "Viendo esta relación que tenemos con Jubilarte y que muchas veces algunos decían "ah, bueno, me interesaría si es posible hacer las visitas o colaborar de alguna manera...", entonces tomamos estas inquietudes de ellos y lo propusimos. Y respondieron realmente muy bien. Un poco es eso, y también que para nosotros es necesario el intercambio de saberes -tanto con las propuestas educativas como con este proyecto intentamos que haya un intercambio- entonces nos faltaba esta otra pata", relató Calvo.

Pero el origen de todo esto reside en la idea de considerar al museo "como un lugar vivo, y por lo tanto reflexivo en torno a sus nuevas necesidades e intereses. Esta concepción se visualiza tanto en la colección (que está siendo continuamente repensada y ampliada) como en las exposiciones, los eventos, y los diversos públicos a los que apunta", según reza el proyecto, adonde se asegura que "uno de los mayores intereses y desafíos del mismo es poner en funcionamiento estrategias que permitan ampliar el campo artístico con nuevos actores".

Además, el proyecto plantea que la idea de que los participantes colaboren de forma activa, les otorgará la posibilidad de "desarrollar una mirada sobre el arte contemporáneo, conocer los mecanismos por donde circula y se construye el capital cultural de nuestra ciudad y relacionarse con los diferentes gestores del campo artístico, convirtiéndose ellos mismos en agentes de este entramado".

Informe: Paula Kearney

Compartir: 

Twitter
 

El museo Juan B. Castagnino aplicará el programa para los jubilados desde enero de 2006. También el Museo de Arte Contemporáneo de Rosario, contará con la ayuda de adultos mayores.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.