CIUDAD › EL DíA INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS DEL NIñO LLEGA CON ASIGNATURAS PENDIENTES.

"Son muchos los derechos vulnerados"

La directora del Area de la Niñez de la Municipalidad, Andrea Travaini, afirmó que la posibilidad de un ambiente familiar, la identidad, la salud y la vivienda son temas básicos que los niños y niñas deben tener garantizados por el Estado.

 Por Paula Kearney

El 20 de noviembre se festejará el Día Internacional de los Derechos del Niño, establecido en 1989 cuando la Asamblea General de Naciones Unidas acordó la Convención de los Derechos del Niño. "El Día del Niño es realmente en esta fecha, que tiene su origen en el acuerdo sobre los derechos de los niños y niñas, no en agosto, que es puramente comercial", subrayó la coordinadora del Area de la Niñez de la Municipalidad, Andrea Travaini y denunció que "son muchos los derechos vulnerados en los niños", aunque remarcó que para garantizar su cumplimiento es imprescindible "garantizar los derechos de sus padres, porque para que haya infancia tiene que haber un adulto que acompañe ese proceso".

La funcionaria consideró que "si hubiera que priorizar algún derecho, el de crecer en un ambiente familiar, a la identidad, a la salud y a la vivienda son los principales para que se puedan desarrollar en un ámbito agradable adonde jueguen, estudien, puedan hacer deportes, y fundamentalmente que puedan vivir con su familia" explicó Travaini. Con un concepto amplio de familia, puntualizó que "es el mejor lugar para que un niño o una niña crezcan".

De cualquier manera, aclaró que "para eso también hay que garantizar algunas cosas, como un empleo digno, la movilidad y la seguridad, para que hoy en lugar de estar debatiendo si se baja la edad de imputabilidad o no, podamos cuestionarnos qué hicimos para que a un chico de 12 años le de lo mismo matar a otro o que lo maten en un asalto".

En este sentido, apuntó que "hay familias cuya economía depende de lo que uno de sus hijos junta trabajando o pidiendo en la calle. Entonces ¿qué se le puede ofrecer a esa familia para que esa niña o ese niño vayan a la escuela en lugar de estar en la calle? Se empieza a buscar dentro de lo que puede ofrecer el municipio, pero no alcanza. Tiene que haber una política universal de empleo. Y esto es sólo un ejemplo de los límites con los que nos encontramos para trabajar".

Asimismo, explicó que en las clases socio﷓económicas medias y altas también se vulneran muchos derechos de los niños porque "el entorno familiar no te lo garantiza sólo tener una linda casa y qué comer todos los días. El entorno familiar también es un adulto que acompaña al niño por diferentes momentos de su vida y por los diferentes lugares que transita. Un adulto que le pregunte qué hizo en la escuela, qué tiene que hacer de tarea, que se tome un rato para jugar. Hay muchos chicos que tienen una linda casa y un papá y una mamá que viven con ellos, pero a lo mejor se pasaron todo el día desde que se levantaron, fueron a la escuela, después a inglés, a natación, o lo que sea, hasta la noche en que comen y se van a dormir﷓ sin la mediación de un adulto que lo acompañe en estas actividades. O que simplemente que el niño tenga tiempo para jugar o no hacer nada, porque eso también está bueno, cuando no se tiene ganas de hacer nada no hacerlo. No se si eso está tan garantizado".

También hay que tener en cuenta que al plantear al niño como un sujeto de derecho, que tiene derecho a elegir qué hacer y qué no "hay un límite delgado, porque a los niños hay que escucharlos y darles la posibilidad de elegir, pero eso no tiene que sacarte responsabilidad como adulto. El adulto tiene que darle las pautas y marcar determinados tiempos y espacios adonde el niño pueda elegir. Un chico de cinco años no puede elegir si se levanta o no para ir a la escuela, el adulto le tiene que marcar que esa es una obligación, entre tantas otras, y en todo caso después de la escuela elijamos qué querés hacer".

El problema, remarcó Travaini, es "cuando el adulto no puede ofrecer opciones para que ese niño elija", y en las clases más vulneradas "son los padres los primeros que tuvieron sus derechos vulnerados. Entonces un papá, una mamá, una abuela, un tío, o un hermano mayor, a quien nadie le marcó la importancia de ir a la escuela, no lo va a poder marcar".

Sobre esto último, explicó que resalta la importancia de ir a la escuela porque "desde el momento en que un chico está escolarizado puede ordenar un montón de otras cosas, porque el chico dentro de la escuela significa que ya hizo algún otro tránsito antes: como mínimo tener el documento", y ejemplificó: "con los chicos que está en situación de calle trabajamos sobre el proyecto de vida y les preguntamos si se pensaban toda la vida en la rotonda limpiando vidrios, a lo que respondieron que no. Entonces con esto qué hacemos. Porque la visión de futuro está, lo que pasa es que tienen que tener el espacio para poder pensarlo. Los chicos se pueden pensar siempre y cuando tengan un espacio adonde puedan pensar y reflexionar qué quieren para su vida, entonces hay que generar estos espacios y que alguien los interrogue sobre qué quieren. Los chicos tienen muchos sueños, pero hay que escuchar esos sueños y acompañarlos en la medida en que se pueda".

En este sentido, señaló que "más allá de que haya políticas públicas, lo fundamental es que accedan a esas políticas públicas", porque "el adulto que no inscribe a su hijo no lo está reconociendo como un sujeto bajo su responsabilidad, pero no por mal padre o mala madre, sino que no puede significarlo. Entonces, más allá de los programas de documentación hay que buscar la forma de que lleguen a documentarse, que lleguen a la escuela, a las piletas municipales en el verano, que lleguen a los centros de salud".

Compartir: 

Twitter
 

Durante el mes de la Infancia, los niños salieron a la calle a hacer públicas sus necesidades.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.