CIUDAD › CARINA, VíCTIMA DE ABORTO REALIZADO EN CONDICIONES INSEGURAS

Sola con su desesperación

La hermana de una de las chicas que murió por complicaciones de un aborto narró que la familia no sabía que estaba embarazada de cuatro meses. El miedo que empujó a Carina a tomar esa decisión "fue quedarse sin empleo a causa del embarazo".

Tras la tragedia, los detalles. Después de la muerte de dos mujeres, el último fin de semana, en el hospital Provincial, como consecuencia de abortos sépticos, ayer habló Verónica, hermana de Carina, una de las víctimas. Verónica contó que nadie en la familia sabía del embarazo. Carina tenía 30 años, tres hijos de 16, 11 y 7 años, y trabajaba como empleada doméstica en distintas casas de familia. Según contó una de sus amigas, la chica recurrió a una "comadre" para abortar porque temía perder su trabajo si volvía a ser madre. Tenía cuatro meses de embarazo. La tragedia de Carina no es individual, sino social: desde 2007 murieron en el sur de la provincia 10 mujeres por abortos realizados en condiciones inseguras, expresó ayer en declaraciones a LT8 Lelio Mangiaterra, coordinador del Nodo Sur del Ministerio de Salud de la provincia.

Carina -cuyos datos sí trascendieron- era una mujer particular. "No sabíamos nada, no se lo contó a nadie. Ella siempre fue muy callada. Se la pasaba trabajando todo el día para poder sostener su hogar y alimentar a sus hijos", contó Verónica, de 24 años, una de los siete hermanos de la víctima.

Según relató, desde que era muy chica, Carina trabajaba cuidando niños y en la limpieza de varias casas. Según contó una amiga, el miedo más grande que empujó a la joven a tomar esa decisión "fue la posibilidad de quedarse sin empleo a causa del embarazo".

Tras la pérdida, Verónica contó que su hermana "no vivía feliz". Y trató de buscar alguna explicación: "Quizás si mi cuñado la hubiese apoyado no habría pasado esto y ella ahora estaría bien. Pero él no era muy responsable y creo que por eso ella hizo toda sola".

Además, contó que si bien notaron que Carina estaba más gordita, nunca pensaron que estaba embarazada. "Pensamos que estaba gordita, pero ya estaba de cuatro meses cuando abortó", dijo la hermana y añadió: "No contó nada hasta el día que estaba internada. El jueves estaba muy mal y le dijo a mi mamá todo lo ocurrido", contó a Radio 2 y a Canal 3.

Carina se quedó sola con su desesperación, no quiso preocupar a nadie en su familia. Durante dos o tres días tomó calmantes por los dolores que le iba provocando la infección. Al hospital llegó entre dos y tres días después del aborto clandestino. En el hospital, Carina le contó lo ocurrido a su mamá, cuando ya tenía una infección generalizada y un cuadro de sepsis grave. El relato comenzó con la visita a la casa de Luisa Valderrama, de 57 años, una mujer que vivía en Carrasco 1959, en Empalme Graneros, para practicarse un aborto. La mujer, conocida como la comadre del barrio, fue detenida por aborto seguido de muerte y es investigada por la Justicia que ya en 2002 le abrió una causa por el mismo delito.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.