CIUDAD › EL AUMENTO APROBADO POR EL CONCEJO IMPLICA UN INCREMENTO DEL 47 POR CIENTO DE LA TARIFA, EN DOS ETAPAS

Viajar en taxi en la ciudad será bastante más caro

La bajada de bandera en la nueva tarifa diurna pasará a costar 7,30 pesos y 0,36 la ficha y el minuto de espera. Para la tarifa nocturna, 8,20 pesos la bajada de bandera y 0,42 la ficha. El adicional por radio llamada se fijó en 1,69 pesos.

 Por Claudio Socolsky

El Concejo Municipal aprobó ayer los nuevos valores para el servicio de taxis y remises. El decreto para incrementar la tarifa un 47 por ciento, que se aplicará en dos etapas, 30 por ciento a partir de su promulgación y el resto en noviembre, fue acompañado por 16 concejales mientras que cuatro concejales -tres del Pro y el del ARI- votaron en contra. Además, el cuerpo aprobó una ordenanza en la que se establecen una serie de nuevos controles en el servicio a partir de la obligatoriedad de contar con el GPS en todas las unidades. Para esto se generará un Sistema Generador de Datos (SGD) que permitirá remitir información al Ente de la Movilidad Rosario (EMR) para realizar un monitoreo respecto a la cantidad de viajes, kilómetros libres y ocupados, y horas trabajadas por unidad de taxi. A pesar de las presiones y la convocatoria a un paro para la semana próxima lanzada por el sindicato de Peones (ver aparte), los ediles no realizaron modificaciones en relación a la tarifa nocturna, que continuará aplicándose durante los fines de semana y feriados.

Cuando se promulgue la ordenanza, se estima la semana próxima, viajar en taxi en la ciudad será un 30 por ciento más caro. La bajada de bandera en la nueva tarifa diurna pasará a costar 7,30 pesos y 0,36 la ficha y el minuto de espera. Para la tarifa nocturna, 8,20 pesos la bajada de bandera y 0,42 la ficha, mientras que el adicional por radio llamada se estableció en 1,69 pesos.

A partir del 1º de noviembre se aplicará el porcentaje restante de incremento. La bajada de bandera en la tarifa diurna costará 8,25 pesos y la ficha 0,41. Para la tarifa nocturna, la bajada de bandera será de 9,41 pesos y 0,47 la ficha. El adicional por radio llamada se fijó en 1,84 pesos. Para los remises se estableció que la bajada de bandera costará 11,45 pesos y 0,45 la ficha. Desde el 1º de noviembre, la bajada de bandera será de 12,94 pesos, 0,51 la ficha.

Luego de una jornada tensa y con muchas presiones, para varios concejales la de ayer fue una sesión trascendente. Si bien se escucharon las habituales críticas por la prestación del servicio y la falta de controles del Municipio; entre otros puntos, los ediles destacaron que se votó una jornada laboral de 8 horas y la obligatoriedad del GPS que les permitirá contar con todos los datos necesarios para brindar un mejor servicio.

"Estamos convencidos que con estas nuevas incorporaciones se aportan transparencias y mejoras al sistema", planteó la vicepresidenta Norma López (FpV). En este sentido, el concejal Alberto Cortés (PSA-Proyecto Sur), que en esta oportunidad acompañó el decreto, reconoció que la obligatoriedad de que todas las unidades cuenten con GPS "es un pequeño paso adelante que hay que cumplimentarlo con otras medidas, para que cuando se plantee la posibilidad de nuevas licencias, los choferes más antiguos puedan llegar a ser propietarios".

Como lo había adelantado, el concejal Oscar Greppi (ARI-CC), un habitual aliado del oficialismo, votó nuevamente en contra del incremento de tarifas. Aunque dijo que "como contador no puedo ser necio en no considerar que hay inflación y aumento de costos", reiteró sus críticas por "el deficiente servicio de taxis que reciben los ciudadanos". No obstante, el edil señaló que con los cambios introducidos en la ordenanza para controlar a las unidades se "avanzará en una mejora del servicio".

Donde sí se produjeron disidencias, que pueden llegar a comprometer la futura unidad del bloque, fue en el PRO. Mientras la concejala Laura Weskamp, más allá de las presiones partidarias, acompañó el incremento y aportó una iniciativa para que el cuerpo reciba bimestralmente del EMR un informe detallando el cumplimiento de los controles; sorpresivamente, el titular del bloque macrista, Roy López Molina, junto a los concejales Alejandro Roselló y María Julia Bonifacio, votaron en contra. "Antes de aumentar la tarifa, debemos garantizar un mejor servicio para los usuarios", resumió López Molina.

Esta postura generó una andanada de críticas, en especial la del edil Osvaldo Miatello (Encuentro por Rosario), que además es vicepresidente del EMR. El concejal cuestionó "la estrategia parlamentaria" de López Molina. "Es lícita, pero lamento no haber conocido esta oposición del PRO, que habría venido muy bien en la Comisión de Servicios Públicos, y cuando se debatió con las asociaciones de taxistas, porque todos los concejales hemos sufrido presiones", planteó.

El concejal justicialista consideró que el mensaje que se votó "contempla por una lado la necesidad de un sector de la ciudad, minúsculo en relación a la cantidad de gente, pero importante en cuanto a su incidencia, y que al presente tenía las tarifas más bajas del país. Por eso creo que debemos brindar una solución, pero también debemos brindar una solución al resto de la ciudad que está reclamando por un mejor servicio de taxis".

El concejal Jorge Boasso (UCR), que acompañó el incremento y los nuevos controles, dijo que el Concejo "le dio una lección a la intendenta, porque no necesitamos, como hicieron otros bloques, delegarle atribuciones como se hizo con el Transporte Urbano de Pasajeros; asumimos las competencias porque sabemos solucionar los problemas de la ciudad". Para el edil radical, "se atacó al corazón del sistema, por eso la oposición de los taxistas. Este sistema, bien implementado, les cuenta las costillas para que el poder lo tenga el Municipio y no ellos".

Por otra parte, el lunes los concejales oficializarán la convocatoria a una Mesa Permanente de Diálogo, de la que participarán representantes de la secretaría de Servicios Públicos, del EMR, del sindicato de choferes, propietarios de licencias, funcionarios de los ministerios de Trabajo de Nación y Provincia, y del Tribunal Municipal de Faltas.

Respecto a la convocatoria, la concejala López destacó que se trata de "un avance para poder incorporar otras medidas y darle una posibilidad de diálogo a todos los sectores y que estén representados". La edila kirchnerista lamentó que los choferes hayan lanzado una medida de fuerza porque, consideró, "en ningún momento la tarifa nocturna en forma diaria estuvo en discusión, era una propuesta que ellos querían imponer".

Compartir: 

Twitter
 

Los ediles Sciutto y López coincidieron que con el GPS se aporta transparencia al sistema.
Imagen: Alberto Gentilcore.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared