CIUDAD › OTRA VEZ DENUNCIAN MALOS TRATOS LAS MERETRICES

Detenida, golpeada y despojada

La Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (AMMAR) Rosario y la Confederación de Trabajadores Argentinos (CTA) denunciaron ayer que una trabajadora sexual fue detenida, golpeada y despojada de sus pertenencias personales en una dependencia policial. Según la denuncia el 2 de mayo la mujer fue detenida fuera de su zona de trabajo por la Patrulla Urbana, quienes la llevaron la subcomisaría 22, donde la golpearon, le sacaron dinero, los zapatos y le dijeron que estaba detenida por ebriedad, sin darle ingreso en el libro de guardia.

Claudia Lucero, secretaria de AMMAR Rosario relató que "el hecho ocurrió el 2 de mayo a las 23.30 en Mendoza y Wilde, fuera de la zona de trabajo de la compañera que tiene su parada en la zona de Córdoba y Provincias Unidas. Los policías la detienen tomándola de los pelos, la esposan y la suben a la camioneta a la fuerza, la maltratan y la chica se desvanece. Cuando reacciona despierta y se da cuenta que están en la subcomisaría 22, ahí le pegan, la golpean y no la anotan en el libro de guardia"

Según relató la dirigente de AMMAR "la chica reaccionó y les recordó que gracias a Sandra Cabrera (en referencia a la dirigente de las meretrices asesinada) es libre y que ellos no tenían derecho a detenerla. Entonces los policías le contestaron que le dijera a Sandra Cabrera que se levante y que la fuera a buscar".

Lucero denunció que "los policías le robaron 30 pesos, le sacaron los zapatos y la tuvieron detenida hasta las 5 de la mañana con el argumentó de que estaba ebria. Al final cuando la dejaron ir, le remarcaron que la había sacado barata".

La dirigente reveló que esa misma noche aunque a hora más temprana, había estado con ella entregándole preservativos, que recién se entero de lo ocurrido hace unos días cuando volví a verla. Entonces la víctima -una mujer con varios años en el oficio- le relató aterrada lo ocurrido, como si hubiese pasado en plena dictadura". Sin embargo la organización decidió no hacer denuncia alguna, ni policial ni judicial por este hecho, y opto por denunciarlo públicamente.

Lucero afirmó que los funcionarios son los responsables por la integridad física y psicológica de las trabajadoras sexuales que puedan sufrir este tipo de vejaciones y agregó: "Fue (el gobernador) Obeid quien se comprometió a derogar los artículos que criminalizan nuestro trabajo luego del asesinato de nuestra compañera, pero esa promesa cayó en saco roto y siguen atropellando nuestros derechos".

De igual modo Lucero puso en evidencia varios episodios que aunque de menor gravedad que el relatado," demuestran que la policía quieren volver a otras épocas". Y enumeró por ejemplo que "en la zona del centro, por calle San Juan la comisaría 2º no deja trabajar a las chicas que deben irse por Entre Ríos o meterse en algún bar".

En tanto otro episodio ocurrido en la zona de la Terminal de ómnibus un móvil del Comando Radioeléctrico amenazó con detener a una compañera, y tras su negativa les advirtió que era testigo en el expediente que investiga el asesinato de Sandra Cabrera, ante lo cual los policías le retrucaron que la iban a llevar detenida por desacato".

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.