CIUDAD › DESPUéS DEL PARO, LOS TAXISTAS PREPARAN NUEVAS PROTESTAS

Sin servicio durante la noche

Tras el paro por la muerte de un chofer que había sido asaltado, los tacheros proponen tomar viajes sólo a través del servicio telefónico de radio taxis. Además amenazan con nuevas medidas de fuerza durante tres días entre las 22 y las 6.

 Por Luis Bastús

El Sindicato de Peones de Taxis evalúa promover la supresión del servicio nocturno y restringirlo sólo al intermedio de empresas de radiollamada, debido a la cantidad de asaltos que acusan y que ayer registró una nueva víctima fatal: el chofer Claudio López, que había sido baleado en un robo ocurrido diez días antes. Todo el gremio, incluidas las cámaras de titulares de licencias, coincidieron en realizar un paro de 24 horas que finalizaba hoy a las 6. Y evalúan otra huelga para la semana entrante, durante tres días entre las 22 y las 6. Por enésima vez, el reclamo expresa el malestar de un sector que se siente blanco del delito, escéptico a las soluciones barajadas en los últimos años y que ayer acusó que el sistema de corredores seguros se ha relajado. "Así como van las cosas, el servicio nocturno de taxis está en peligro. Habrá que modificarlo, habrá que trabajar con las empresas de radio taxis", concluyó Horacio Gianotti, del Sindicato de Peones. Una de las cámaras de titulares también coincide en esa posición.

Durante la madrugada había corrido la noticia de que López había muerto en el Hospital Italiano. Este taxista de 35 años había sido herido de bala en las primeras horas del 26 de febrero, mientras estaba estacionado frente a su empresa de radiotaxis, en bulevar Seguí e Italia. Dos personas en moto lo abordaron para quitarle la recaudación a punta de pistola. Le dispararon tres balazos, uno de los cuales le atravesó un brazo y se alojó en su abdomen. López agonizó hasta ayer. Apenas enterados de su deceso, los distintos sectores que agrupan al gremio consensuaron un paro de 24 horas que finalizaba hoy a las 6. Gianotti, del Sindicato de Peones, adelantó que el lunes definirán la posibilidad de encarar un paro entre las 22 y las 6 horas, durante tres días de la semana. De mínima, plantearán la restricción del servicio nocturno, supeditado sólo a la operación de las empresas de radiotaxis. "Así no se puede seguir, no vamos a esperar que muera otro compañero", advirtió. Hasta ahora sólo es una iniciativa del sector que está definida, pero si llegara a cuajar, implicaría que ya no sería posible conseguir un taxi entre las 22 y las 6 sin antes solicitarlo por teléfono.

Francisco Báez, de la Asociación de Conductores de Taxis, coincide con la idea del sindicato de suprimir el servicio de noche. "Hasta ahora, todas las medidas, GPS, botón de pánico, han significado costos y ninguna solución. De diez robos, ocho son de afuera del coche, esto es inseguridad general, no sólo para taxistas", protestó. Y adelantó la moción de su sector: levantar el servicio nocturno y pedir una reunión con los tres poderes del Estado provincial. "Los jueces tienen que estar, porque ellos tienen que explicar por qué sueltan a un tipo que tiene diez robos calificados encima", añadió.

La medida de fuerza se resolvió en un santiamén por la muerte del chofer, pero no hubo novedades en el diálogo con la policía y el gobierno. La respuesta brindada tras la ola de asaltos que contabilizó 11 casos aquella madrugada en la que balearon a López había sido la de reinstalar el dispositivo de corredores seguros, esto es diez calles y avenidas donde se acentúa el patrullaje nocturno y los agentes interceptan unidades al azar que viajan con pasajeros. Aquella vez, el subjefe de policía provincial, Raúl Ardiles, había prometido que asignaría 200 efectivos a desplegar ese operativo de prevención.

Mario Cesca, de la Asociación de Taxis Independientes, avaló el paro de ayer y reclamó "que el gobierno brinde un plan de seguridad real, porque prometen corredores seguros con más policías, más motos, pero en la práctica no lo vemos. Creemos que no están dadas las condiciones ni están los medios suficientes", cuestionó. Cesca denunció que la misión policial de interceptar unidades con pasajeros "no se está cumpliendo". El representante de ATI disintió con la idea de suprimir el servicio nocturno. "Si cortamos de noche, nos van a asaltar a la mañana", imaginó. Desde la Cámara de Titulares Catiltar, José Tornambé fue drástico: "Esto se nos ha ido de las manos. No sólo para nosotros sino para todos".

Compartir: 

Twitter
 

El servicio nocturno está en peligro dicen los taxistas.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.