CIUDAD › INVESTIGAN APREMIOS ILEGALES CONTRA UN JOVEN EN LA 7ª

Lo desfiguraron para que se declare culpable

La Justicia investiga un presunto caso de apremios ilegales contra un joven de 18 años detenido en la Comisaría 7º, acusado de robo, a quien dos efectivos "le quisieron hacer firmar un papel diciendo que él había matado a un policía", dijo Verónica, la madre del muchacho. La denuncia penal fue presentada ayer por la titular de la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia, Nadia Schujman. En una carta escrita el martes pasado, César le pidió a su madre: "Llamá a Derechos Humanos que me cagaron a palos; estoy todo desfigurado. Por favor, mami, quieren que me haga cargo de un homicidio, y yo no lo maté. Que sea rápido, que me pegan todos los días". Los abogados de la víctima y su familia presentaron un hábeas corpus el mismo martes por la noche, y el juzgado de Instrucción Nº 8 abrió la causa por apremios contra los policías, a quienes se les inició sumario administrativo, y se analiza el pase a disponibilidad.

Según denunciaron la madre y un tío de César, el chico fue detenido hace unos veinte días de manera "irregular". "Entraron a mi casa y lo sacaron brutalmente, acusándolo de un robo", dijo Verónica. Desde entonces, estaba alojado en la seccional.

El hecho por el que se presentó la denuncia tuvo dos capítulos, según relató la familia: el primero sucedió el lunes por la noche, cuando César fue retirado de su celda y "lo golpearon dos policías, pero él no se acuerda si fueron de Homicidios o de Investigaciones", relató Verónica ayer, en los pasillos de Tribunales. "Esos policías le desfiguraron la cara y le fisuraron un tímpano. Querían que mi hijo firmara un papel diciendo que había matado a un policía, pero él se negó; y lo golpearon tanto que le sangraba el oído".

Al día siguiente, lo fue a ver su abuela y lo encontró en un "terrible estado y muy asustado". En esa visita el chico escribió una carta de pocas líneas para su madre, quien fue a verlo esa misma noche con otros familiares y una de las abogadas. César les relató lo que había pasado y su madre le pidió que se quedara tranquilo, que ya habían llamado a la gente de Derechos Humanos. Cuando se despidieron, Verónica no terminó de darse vuelta para salir cuando escuchó gritos: "Los guardiacárceles le habían pegado en las costillas, camino a la celda. Mi hijo dice que le dijeron `tu mamá está rompiendo las pelotas", mientras le daban golpes de puño".

Schujman llegó poco después a la seccional, se reunió con el comisario y pidió que César fuera trasladado a un centro de atención médica, ante el estado de inflamación que tenía en su oído y en todo su rostro. Lo revisaron en el Hospital Centenario y volvió a la comisaría. Según relató ayer Verónica, al enterarse de lo sucedido, el comisario "llevó a los dos policías a su oficina y se escuchaban gritos".

Después de ver a su hijo, la mujer y sus abogados fueron hasta Tribunales y pasadas las 22 presentaron el hábeas corpus. Ayer, se sumó la denuncia de Derechos Humanos, por la paliza. En la presentación penal quedaron plasmados los sobrenombres de quienes lo golpearon, y el horario del hecho. Una de las abogadas que intervino en el caso lamentó que además "lo amenazaron con pasarle corriente. No puedo creer que cosas como éstas pasen todavía", dijo.

Según pudo saber este diario, el Ministerio de Seguridad inició sumario administrativo a ambos efectivos, y se evalúa el pase a disponibilidad. La denuncia llegaría a Asuntos Internos.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.